miércoles, 15 de mayo de 2019

La Álvaro de Bazán abandona el dique de Navantia tras su puesta a punto.


La primera de las cuatro fases del nuevo ciclo operativo de la Álvaro de Bazán (F-101) finaliza este jueves con la puesta a flote de la fragata. Varada en el dique número 2 de Navantia para trabajos de chorreado, pintado y los mantenimientos pautados en el período de inmovilización programado (PIP), a partir de las diez de la mañana comenzará el llenado que permita su salida, prevista para las tres de la tarde. 

Con la finalización de la obra, el buque afrontará otras dos fases de pruebas antes de la asignación de misiones, enmarcadas ya en el último punto del ciclo operativo. Cada ciclo tiene una duración aproximada de dos años. La media de tiempo fuera de su base de Ferrol es de cien días anuales, principalmente en aguas y puertos extranjeros, colaborando con buques de todo el mundo. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.lavozdegalicia.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook          

Washington traslada informalmente a Madrid su malestar por la retirada de la fragata.

La Embajada de Estados Unidos en Madrid trasladó este informalmente al Ministerio de Exteriores su malestar por no haber sido informada de la decisión de retirar temporalmente la fragata Méndez Núñez del grupo de combate encabezado por el portaaviones Abraham Lincoln,ante la escalada de tensión con Irán. El departamento dirigido por Josep Borrell dio explicaciones, pero tardías: la decisión, adoptada por Defensa, fue comunicada al Pentágono a través de los canales militares, pero no circuló por vía diplomática. Ni la Embajada de EE UU en Madrid ni la de España en Washington estaban al corriente. El departamento dirigido por Josep Borrell ha confirmado este miércoles que ayer "hubo una conversación entre personal de Exteriores y de la Embajada estadounidense [en Madrid] así como de nuestra Embajada en Washington con la Administración americana", pero ha insistitod en que "no ha habido, sin embargo, una queja formal". 

El propio Borrell se escabulló del asunto cuando fue preguntado el martes por la mañana en un encuentro informativo sobre la campaña electoral europea. Tras contestar con un lacónico “sí, claro” a la pregunta de si España había medido las consecuencias de retirar su fragata, agregó: “Prefiero no entrar en arenas movedizas, es una situación complicada”. “Tampoco hay que tomárselo a la tremenda”, concluyó en un intento por quitar hierro al episodio. Borrell, habitualmente locuaz, eludió defender en público una decisión en la que no había participado, aunque pudiera compartirla en el fondo. Exteriores y Defensa llevaban días sopesando la retirada de la fragata española ante el rápido deterioro de la situación en el golfo Pérsico. Finalmente fue la ministra Margarita Robles la que tomó la decisión, según las fuentes consultadas. La titular de Defensa, que se encontraba en una reunión de la UE en Bruselas, insistió en todo momento en que se trataba de una decisión “técnico-militar”, no política. 

La ministra recordó que en el acuerdo que se firmó hace casi dos años sobre la integración de la Méndez Núñez en el grupo de combate estadounidense ya se preveía la posibilidad de que la fragata española atracara en puertos diferentes. Robles subrayó que lo previsto era un despliegue para mejorar el adiestramiento y la interoperatividad, enmarcado en el quinto centenario de la primera vuelta mundo y que, si EE UU se salía de ese programa, España también podía hacerlo. “Si el Gobierno norteamericano entiende que el portaaviones Abraham Lincoln tiene que ir a una determinada zona para una determinada misión que en ningún momento acordó con España, nosotros provisionalmente salimos de ese grupo de combate”, argumentó la ministra. Robles no quiso especificar qué nueva misión, no prevista en el acuerdo, había atribuido EE UU al grupo de combate, pero el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, aseguró que se trataba de “enviar un mensaje claro e inequívoco” a Irán de que “cualquier ataque contra EE UU o sus aliados se enfrentará con una fuerza implacable”. 

Además del grupo de combate, el Pentágono ha desplegado en el golfo misiles Patriot, bombarderos B-52 y el buque de desembarco USS Arlington. EE UU lleva días intentando convencer a sus aliados de que Irán prepara un ataque, pero los europeos se muestran escépticos y lo enmarcan en la escalada de presión sobre Teherán. Fuentes militares explicaron que en el plan de navegación del grupo de combate figuraba expresamente el golfo Pérsico como una de las posibles zonas de operaciones, por lo que entrar en el mismo no supone un incumplimiento del programa, lo que sí ha cambiado, admiten, es la naturaleza y el objetivo de la misión, dirigida ahora expresamente contra Irán, con carácter disuasorio o incluoso punitivo. La fragata española se ha dirigido a Bombay (India), donde hará escala a la espera de que el grupo de combate salga del golfo Pérsico. Cuando la situación se normalice debería reengancharse al Abraham Lincoln y continuar la singladura rumbo a San Diego (California), donde está prevista su llegada el 13 de octubre. 

Robles, no obstante, admitió la posibilidad de que la retirada provisional se haga definitiva. En ese caso, la Méndez Núñez se incorporaría a la Operación Atalanta de la UE para luchar contra la piratería en el Índico, cuyo cuartel general está en la base naval de Rota (Cádiz). El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, pidió explicaciones por la retirada de la fragata. "Pido al Gobierno que dé explicaciones, que explique a todos los españoles su decisión, es lo mínimo que merecemos", declaró durante una visita a Ávila, informa Europa Press. La ministra portavoz, Isabel Celaa, justificó la retirada por "cautela y prudencia" ante la "imprevisibilidad" del presidente Donald Trump; mientras que la vicepresidenta Carmen Calvo aseguró que España "va a apostar siempre por la distensión y más en un lugar como ese", en alusión al golfo Pérsico. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://elpais.com/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook          

INDRA suministrará un radar militar desplegable de última generación a Reino Unido.


 
Indra se ha adjudicado un contrato para suministrar a la Royal Air Force de Reino Unido un avanzado radar desplegable de largo alcance de defensa aérea.
 
La compañía resultó elegida tras competir con las principales empresas del sector. Entregará el sistema a finales de este mismo año, cumpliendo con unos plazos ajustados. El radar LTR25 en banda-L de Indra se distingue por ofrecer unas capacidades de detección a largo alcance muy elevadas, comparables a las de radares fijos de mayor tamaño, pero con la ventaja añadida de poder ponerse en operación de forma muy rápida y transportarse en aviones de tamaño reducido, como el C130. Se trata de una solución robusta pensada para facilitar los despliegues fuera del territorio nacional, reforzar la vigilancia de forma puntual en una zona concreta o contar con él como respaldo en caso de que alguno de los radares fijos sea atacado o sufra daños.
 
Indra es una empresa líder en el desarrollo de radares y uno de los principales suministradores de este tipo de soluciones para la OTAN. La compañía se ha hecho con todas las licitaciones adjudicadas por la Alianza en los últimos cinco años. Sus sistemas cubren además toda la vigilancia del flanco sudoeste de Europa. Ha entregado en total más de 50 radares Lanza a países de los cinco continentes, por lo que las capacidades de sus equipos han sido ampliamente demostradas en todo tipo de escenarios y entornos. La compañía tiene experiencia también en el suministro de sistemas de defensa aérea completos para distintos países. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://aptie.es/


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook