jueves, 6 de junio de 2019

El innovador fusil de asalto G36, versión avanzada de la que hoy dota a Policía y Guardia Civil en España.

Los cambios propuestos por Steyr y Wilcox inciden en la obtención de una mejor precisión en las acciones de fuego de los fusiles G36, sobre todo en condiciones extremas. Desde hace un tiempo, las Fuerzas Armadas alemanas están inmersas en un complejo proceso de selección y obtención de un nuevo fusil de asalto que sustituya a los Heckler & Koch (HK) G36 del calibre 5,56x45 milímetros que tienen en dotación. 

El reemplazo de esas armas de asalto es urgente como resultado de una negativa experiencia en combate donde se constató una deficiente precisión en una situación de fuego intenso contra fuerzas talibanes. En España, donde están en servicio unos ochenta mil ejemplares de esa misma arma de asalto tanto en la versión estándar E como en las más compactas KV y C -también los emplean la Policía Nacional, la Guardia Civil o los Mossos d’Esquadra-, no se ha conocido problema que afecte a esas armas y, de momento, no se ha emprendido oficialmente ningún estudio para su sustitución. Es verdad que hay otros muchos países donde se emplea el mismo modelo y en ellos no parecen haberse detectado fallos concretos.


El proceso de mejora es sencillo y pueden realizarlo, en buena parte, los escalones de mantenimiento de las unidades que tengan asignadas estas armas. En todo caso, y avanzándose a una hipotética necesidad, hemos conocido recientemente, en el marco de la feria FEINDEF que se celebró en los últimos días de mayo en Madrid, una primicia internacional. Se trata de un prototipo puesto a punto por la firma austriaca Steyr Arms en colaboración con la estadounidense Wilcox. Lo que ambas proponen es una serie de cambios que mejoren las armas actuales para hacerlas más eficaces, precisas y funcionales. Un punto importante en la mejora, que puede asumirse en su totalidad o parcialmente, viene determinado por el reemplazo del cajón de mecanismos original de polímero por uno nuevo de aleación de aluminio que aporta más rigidez al conjunto e incide, como ya se ha demostrado en pruebas, en la precisión.


Nos han apuntado que las agrupaciones a cien metros con ese conjunto son un cincuenta por ciento mejores que las originales, ratio que aún es mejor cuando se disparan varios cargadores consecutivos y el arma alcanza una elevada temperatura. Un nuevo cajón de mecanismos de aleación de aluminio incide en una mejor precisión y en una más alta fiabilidad cuando se pone el arma en una situación límite. Para incidir en algunos problemas que pudiesen surgir en este último caso proponen también cambiar el cañón por uno de acero forjado en frío que está mejor adaptado para soportar los rigores de la lucha. La mejora de la plataforma de combate pasa por adoptar un brocal del cargador que permita el uso de cargadores estandarizados dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). 


Esas soluciones, obra de Steyr Arms, podrían ser completadas por una aportación de Wilcox. Proponen un nuevo guardamanos, designado Fusion, que ha sido transformado para que acoja en su interior unas baterías y con ellas pueda alimentar desde una potente linterna al sistema de elementos optrónicos de puntería que quedarían fijados en su asa superior. El tirador obtendría así una mejor autonomía logística en sus medios de iluminación, tanto visible como láser, y de puntería y se beneficiaría de una óptima integración ergonómica en su manejo y empleo. Los cambios que se proponen para mejorar el fusil de asalto G36 son una apuesta novedosa en el concepto y bastante más económica que adquirir un arma nueva, con los problemas de instrucción y de logística que esa decisión puede requerir. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://defensayarmas.blogspot.com

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook           

Los buques Elcano, Juan Carlos I y Cristóbal Colón coinciden rumbo al Báltico.

Los buques Elcano, Juan Carlos I y Cristóbal Colón coinciden rumbo al Báltico

Una de las imágenes que nos dejó el fin de semana fue la coincidencia, en el golfo de Vizcaya, del buque escuela Juan Sebastián de Elcano, el buque insignia Juan Carlos I y la fragata Cristóbal Colón (F-105). Los tres buques de la Armada Española se encontraban cerca de la localidad francesa de Brest con rumbo para cruzar el Canal de la Mancha.


Posteriormente se dirigirán al mar Báltico donde el buque escuela Juan Sebastián de Elcano recalará por primera vez en Polonia, en el puerto de Szczecin (la famosa Stettin en idioma alemán, desde donde se alzaba el Telón de Acero hasta Trieste). También hará escala en Kiel (Alemania), puerto de entrada al Báltico. El Juan Carlos I y la fragata Cristóbal Colón se dirigen también al Báltico para participar este mes de junio en las maniobras navales de la OTAN «Baltops 19». En este ejercicio también participará la fragata Almirante Juan de Borbón (F-102), que está integrada en la Agrupación Naval Permanente n°1 de la OTAN. (Jesús.R.G.)
 
Fuente: https://abcblogs.abc.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook           

Cockerill se asocia con Abengoa, ItaInnova y SDLE para reforzar su oferta de torretas armadas sobre vehículos de combate.


La compañía belga John Cockerill especializada en la concepción, desarrollo y fabricación de torretas armadas modulares para vehículos militares ha tomado la decisión de fortalecer su presencia en España y liderar una cadena de suministro española para su familia de torretas modulares, a la vez que reforzar su expansión internacional de cara a convertirse en un importante actor en el nuevo mercado de la industria de defensa que comienza a abrirse en Europa. Como primer paso para conseguirlo, su filial John Cockerill España ha suscrito diferentes acuerdos por separado con las empresas españolas Abengoa, ItaInnova y SDLE con la finalidad de desarrollar proyectos y presentar ofertas conjuntas en el marco de los programas de vehículos blindados y acorazados que están en marcha o pueden activarse en breve en el seno del ministerio de Defensa y en distintos países europeos.


La antes conocida como CMI International ‒que cambió su denominación a mediados de mayo por la de John Cockerill, el hombre de negocios que fundó la compañía en 1817‒ posee una amplia familia de torretas modulares Cockerill® armadas con cañones de 25 a 120 mm. aptas para ser montadas sobre medios acorazados ligeros y medios, tanto de ruedas como de cadenas. Toda su gama combina “un alto poder de fuego con un peso ligero para dotar a los vehículos de alta movilidad y garantizar su rendimiento y la protección de la tripulación” subraya la compañía establecida en Seraing, en las inmediaciones de Lieja y a una hora en automóvil de Bruselas. Para competir en el mercado español, Cockerill ha desarrollado las torretas Van Halen 3030 ‒de calibre 30 mm.‒ y 3105 ‒de 105 mm.‒ en las modalidades tripulada y no tripulada, que son versiones de su Serie 3000 ya en servicio, cuyas “principales características son su modularidad, comunalidad y disponibilidad” destaca la compañía.

John Cockerill España ha identificado diversos programas del ministerio de Defensa en los que contempla oportunidades de negocio, principalmente en lo que respecta a sus posibilidades de dotar con sus torres modulares al Vehículo de Combate Ruedas (VCR) 8×8 “Dragón”, y como relevo del carro de combate M-60 de Infantería de Marina, que la Armada confía en poder solventar mediante la instalación de una torre con cañón de 105 mm. sobre una plataforma VCR 8×8. También aspira a ser una de las opciones para la actualización del vehículo de combate de Infantería Pizarro de 26,3 toneladas armado con un cañón de 30 mm y, como no, a ser el reemplazo de los Centauro 8×8 de 24 toneladas con un cañón de 105 mm. del fabricante italiano IVECO, ahora integrado en la corporación italiana Leonardo. De conseguirlo, le daría paso al mercado de exportación, ya que diversas versiones del Centauro están en servicio en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Italia, Jordania y Omán.



El primer hito dado por la filial John Cockerill España ha sido renovar su colaboración de años atrás con Abengoa, multinacional española con sede central en Sevilla especializada en los sectores de las infraestructuras, energía y medioambiente. Tras su fallida incursión en el ámbito naval con un sistema de propulsión independiente de aire (AIP) para el nuevo submarino S-80 de Navantia, la compañía que preside Gonzalo Urquijo ha resuelto abrir “una nueva línea de negocio” en el campo terrestre de la defensa. Ambas entidades han constituido una empresa conjunta para ofertar sistemas de armas y productos electrónicos para dotar a vehículos militares tanto españoles como extranjeros. Se trata de una iniciativa que en fuentes de Abengoa consideran una “oportunidad para seguir participando en proyectos de alto contenido tecnológico, incrementar nuestra cartera de productos y aumentar el número de potenciales clientes”.

La alianza suscrita con Abengoa es el reflejo de nuestra “apuesta por el mercado de defensa español”, destaca el presidente de John Cockerill Defense, Thierry Renaudin, que afirma que establecer una empresa conjunta con Abengoa “se adapta perfectamente a nuestra estrategia de expansión internacional diseñada para atender a nuevos clientes importantes, como las Fuerzas Armadas españolas”. La compañía belga también ha elegido como socio a SDLE, porque es una empresa “respetada por los clientes y la industria”, supone “un complemento perfecto para nuestra oferta”, a la vez que “refuerza en gran medida nuestra participación en el importante mercado de defensa español”, aseguran desde Cockerill Defense. Desde la perspectiva de SDLE, su presidente Manuel Estrella destaca que el hecho de unir fuerzas con una empresa de defensa global como Cockerill va a suponer una colaboración “sólida y a largo plazo” que proporcionará a las torretas belgas “soporte de mantenimiento en España y en otros mercados”.

Como colofón de sus acuerdos con Abengoa y SDLE, Cockerill ha seleccionado al Instituto Tecnológico de Aragón ‒entidad empresarial pública perteneciente al Departamento de Innovación, Investigación y Universidad del Gobierno de Aragón‒ para que ejerza la labor de soporte tecnológico de sus iniciativas en España. El acuerdo de la sociedad belga también conocida ItaInnova significa un espaldarazo a la base tecnológica industrial española y a su línea de I+D+i, lo que permite a la entidad pública aragonesa “expandir aún más sus capacidades en España y a escala internacional”, asegura su director, Ángel Fernández. Cockerill ha aprovechado FEINDEF 2019 para mostrar en un amplio pabellón una amplia gama de sus torres modulares y cerrar los acuerdos con Abengoa, SDLE y el Instituto Tecnológico de Aragón. Con una plantilla superior a los 6.000 empleados y ventas en 23 países de los cinco continentes, el volumen de negocio de John Cockerill en 2018 alcanzó una cifra de 1.300 millones, señalan fuentes de la compañía. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://aptie.es/


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook