lunes, 1 de julio de 2019

Fotos: adiestramiento conjunto del Ejército español y los Marines de EEUU en Badajoz.


Hace unos días se desarrolló un adiestramiento conjunto entre el Cuerpo de Marines de Estados Unidos y la Brigada “Extremadura” XI del Ejército de Tierra en la Base General Menacho de Badajoz. Este ejercicio, dirigido a mejora la interoperabilidad entre fuerzas aliadas, se desarrolló en el amplio campo de maniobras situado en torno a esta base, con una extensión de 2.183 hectáreas. El USMC ha publicado una serie de fotos de este adiestramiento, tomadas por la Cabo Margaret Gale. Os muestro algunas a continuación.


Sobre estas líneas, un par de marines mostrando a sus colegas españoles el funcionamiento de sus ametralladoras M-240B de calibre 7,62 mm. Los marines pertenecen a la Special Purpose Marine Air-Ground Task Force for Crisis Response (SP-MAGTF) con base en Morón (Sevilla).


Un marine estadounidense preparándose para avanzar durante una incursión simulada en el campo de maniobras de la Base General Menacho. El 27 de abril de 2018 el Ministerio de defensa declaró este campo de maniobras como zona de interés para la Defensa Nacional.


Un soldado español de la Brigada “Extremadura” familiarizándose con la ametralladora M-240B. Derivada de la ametralladora belga FN MAG. El Ejército de EEUU y los Marines empezaron a usar este arma en 1977, y progresivamente ha ido desplazando a la famosa M-60. La M-240B es una versión específicamente diseñada para infantería. En España sólo se usa la M-240B en las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), concretamente a bordo de los helicópteros pesados CH-47D Chinook, donde también ha sustituido a la M-60.


En primer plano, un soldado español de la Brigada “Extremadura” con una ametralladora ligera Heckler & Koch MG-4E de calibre 5,56 mm. Al fondo vemos marines armados con carabinas M-4.


El Coronel Rafael Dengra Tello, jefe del Regimiento de Infantería “Saboya” nº6, hablando con un grupo de marines. Este Regimiento es una de las unidades más veteranas del Ejército español: fue fundado en 1537 por el Emperador Carlos V como Tercio de Saboya, con veteranos procedentes del Tercio de Lombardía.


Un militar español comentando con un marine los movimientos a seguir en el campo de maniobras. En esta foto se observan bien las diferencias entre el camuflaje M09 pixelado boscoso que usa el Ejército español y el famoso MARPAT en versión boscosa de los Marines, sin duda el más eficaz de los camuflajes pixelados diseñados hasta ahora, y que el USMC exhibe como elemento distintivo hasta tal punto que se ha negado a compartirlo con otras ramas de las Fuerzas Armadas de EEUU (según algunas fuentes, lo usan como aliciente para el reclutamiento).


Un marine observando los movimientos de su escuadra en el campo de maniobras de la Base General Menacho. Va armado con una carabina M-4.


Un militar español de la Brigada “Extremadura” familiarizándose con el montaje de una carabina M-4. Hasta 2015 la carabina reglamentaria del USMC era la M-16A4, una variante del famoso rifle usado por los EEUU en la Guerra de Vietnam y de cañón más largo que el M-4. A partir de ese año los Marines adoptaron el M-4 como el arma principal de sus batallones de infantería, debido a su menor peso y a su mayor facilidad de uso en combates en lugares cerrados respecto de la M-16.


Dos marines mostrando una carabina M-4 a un militar español. En este caso la carabina está equipada con un lanzagranadas M-203, situado en el guardamanos. Un accesorio que ya demostró ser muy útil con la carabina M-16.


Dos marines en la zona de combate en poblado del campo de maniobras de la Base General Menacho. El marine de la derecha posa su mano izquierda en el hombro de su compañero como aviso para avanzar. Es una seña muy habitual en los combates CQC (Close Quarters Combats, combates el espacios cerrados).


Dos marines en el campo de tiro situado al norte de la Base General Menacho. El marine de la izquierda lleva en el lado izquierdo de su chaleco una bolsa de cargadores, que sirve para ir depositando con facilidad los cargadores vacíos cuando se recarga la carabina. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.outono.net/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela!

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook        

Condecoran a tres militares por una acción «con uso de la fuerza» en Irak.


Condecoran a tres militares por una acción «con uso de la fuerza» en Irak

En la misión española contra el yihadismo de Daesh en Irak también se realizan operaciones que van más allá del mero adiestramiento a las tropas iraquíes (principal cometido desde que se iniciara en enero de 2015).
Tales excepciones pueden ser el acompañamiento a los efectivos iraquíes entrenados por parte de operaciones especiales a una área designada -siempre en la distancia, nos advierten- o las evacuaciones médicas. A veces, estas operaciones menos conocidas incluyen uso de la fuerza armada y dan como resultado acciones que no son reveladas a las 24 ó 48 horas.

«Reacción ejemplar»
Es el caso de lo acontecido en Tarmiyah el 7 de agosto de 2018, ya con Pedro Sánchez al frente del Gobierno tras haber ganado la moción de censura dos meses antes. Casi un año después, el Ministerio de Defensa informa de la concesión a un capitán, un cabo y un soldado de tres Cruces del Mérito Militar con distintivo azul (la segunda en importancia tras la roja). «Como consecuencia de un enfrentamiento entre las Fuerzas de Seguridad iraquíes y el Daesh, la unidad de operaciones especiales de las Fuerzas Armadas españolas que se encontraba realizando una misión con las citadas fuerzas iraquíes, les prestó apoyo, atendió y procuró la evacuación de heridos y cumplió la misión tal y como se había planeado inicialmente», explican a ABC fuentes oficiales del Estado Mayor de la Defensa (EMAD). 
 
En la nota distribuida previamente por el Ministerio de Defensa, se reconocía el uso de la fuerza armada en la citada localidad de Tarmiyah, situada a 25 kilómetros al norte de Bagdad. «Todos ellos reaccionaron de forma profesional y ejemplar durante su misión de apoyo a las fuerzas iraquíes que adiestran, demostrando su involucramiento y compromiso con ellos, acompañando en todo momento a las unidades con las que día a día trabajan para incrementar su eficiencia profesional», añaden desde el EMAD. Como consecuencia de los actos descritos, se concedió la Cruz del Mérito Militar con distintivo azul al capitán del Ejército de Tierra Disdier Heyns. 
 
Como jefe de la unidad de operaciones especiales española desplegada en Tarmiyah ese día «mostró durante toda la operación unas dotes significativas de mando y serenidad en todas las decisiones que tomó y una acertada dirección y empleo de la unidad, serenidad e iniciativa», destacan. Por su parte, el cabo del Ejército de Tierra Juan Carlos López de Atayala Rubio recibió la misma condecoración: «Como guerrillero del equipo 2 de la unidad, durante la operación lideró las dos asistencias médicas en una situación de bajas múltiples, siendo la primera vez en su vida que se enfrentaba a una situación de este tipo. Supo mantener la calma, dirigir la actuación del resto de componentes de la unidad que le auxiliaron y en general mostrando grandes dotes de iniciativa y valor».

Asistencia médica
El soldado del Ejército del Aire Nicolás Antonio Castillo Rodríguez recibió la Cruz del Mérito Aeronáutico con distintivo azul por prestar «una valiosa asistencia médica y un inteligente y eficaz desempeño de sus cometidos específicos como paramédico siendo la primera vez que se enfrentaba a una situación real de este tipo». Sin querer entrar en detalles de cómo fue la operación, desde el Ministerio de Defensa se informa que en aquel día de batalla en Tarmiyah «perdieron la vida 12 miembros de las Fuerzas de Seguridad de Irak y 18 resultaron heridos».

No se especifica el número de bajas causadas al Daesh. Tras cuatro años y medio de misión en Irak frente a Daesh, fuentes militares conocedoras de la situación reconocen los avances obvios logrados en todo el territorio pero advierten, de modo muy gráfico: «En cuanto se retiren las tropas occidentales, vuelta a las andadas». (Jesús.R.G.)


Fuente: https://abcblogs.abc.es/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela!

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook        

El Ejército logra derribar drones con artillería antiaérea.

El Ejército de Tierra se toma en serio la amenaza de los drones. Las aeronaves no tripuladas aparecen ya en numerosos documentos del Ministerio de Defensa como un elemento muy a tener en cuenta, no sólo en su uso por parte de las Fuerzas Armadas, sino porque pueden ser un elemento hostil en muchos escenarios. En este contexto, Confidencial Digital ha podido conocer detalles de un recientemente ejercicio de tiro antiaéreo en el que el Ejército comprobó su capacidad para hacer frente a esa amenaza de un dron hostil. El Regimiento de Artillería Antiaérea nº 94 se ejercitó a finales de mayo en el Campo de Maniobras y Tiro “La Isleta”, en Las Palmas de Gran Canaria, para mejorar su adiestramiento frente a “amenazas emergentes”. 

Según explican desde la jefatura del regimiento, desplegaron tres secciones de cañón 35/90, una Red Local de Vigilancia Aérea y un Puesto de Mando, de forma que se configuraron como Unidad de Defensa Antiaérea “Tucán”. Para probar cómo detectar y derribar drones, la Unidad de Aviones Blanco Radio Dirigidos del Grupo de Artillería Antiaérea I/94 desplegó dos aviones en vuelo de forma simultánea. Esos aviones blanco simulaban ser drones de categoría RPAS Clase I mini, que tiene un peso inferior a 150 kilos. A través de sensores radáricos y de tipo de óptico, que forman esa Red Local de Vigilancia Aérea, se detectan los drones. Entonces entran en juego los cañones Oerlikon bitubo de 35 mm, que con la dirección de tiro Skydor y la gran cadencia de tiro de la munición de última generación “AHEAD”, “son un medio muy adecuado para combatir la amenaza RPAS”, explican desde este regimiento con base en Las Palmas de Gran Canaria. La variedad de características, tamaños y parámetros de vuelo de los drones obliga al Ejército de Tierra a decidir los diferentes medios para contrarrestarlos. 

Si en este ejercicio se ejercitó cómo abatirlos con artillería antiaérea, en los últimos tiempos las Fuerzas Armadas y sobre todo el Ejército de Tierra están desarrollando e incorporando otros sistemas para hacer frente a la amenaza de drones hostiles, que puede ir artillados, tener una misión de espionaje, incluso ser manejados por terroristas para estrellarse o dejar caer explosivos contra un determinado objetivo. Por ejemplo, hace unos meses la Subdirección General de Adquisiciones de Armamento y Material compró un sistema C-RPAS, que con un radar detecta este tipo de aparatos y mediante un equipo de radiofrecuencia interfiere e inhibe la señal del dron, de forma que provoca que caiga al suelo. Además, algunas unidades militares también han probado un sistema que permite no hacer que caiga el dron, sino tomar el control del sistema de navegación y así conducirlo a una zona de captura segura, una opción más interesante. Ese sistema podría instalarse en las estaciones de armas de vehículos blindados, para así protegerlos en misiones. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://defence-blog.com

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela!

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook