jueves, 15 de agosto de 2019

Mar Báltico: la maniobra del EF-18 español que dejó en desventaja al caza Su-27 ruso.


En declaraciones publicadas ayer por Radio Free Europe, Lungescu confirmó que el incidente ocurrió el 13 de agosto, es decir, el mismo día que el Ministerio de Defensa ruso lo comunicó a los medios. Los aviones interceptados fueron un avión de transporte Tupolev Tu-214, que era el avión en el que viajaba al ministro de Defensa ruso Sergei Shoigu, y dos cazas Sukhoi Su-27 “Flanker”. 

La misión de intercepción fue realizada por dos EF-18M del Ala 12 del Ejército del Aire de España (actualmente desplegados en la base aérea de Šiauliai, Lituania, en misión de Policía Aérea del Báltico), y no uno, como daba a entender la información publicada por el Gobierno ruso.

Sin plan de vuelo, con los transpondedores apagados y sin responder al control de tráfico aéreo
Lungescu fue clara al dar la clave de la misión de los aviones españoles: “El Tu-214 tenía un plan de vuelo válido. Sin embargo, los dos escoltas Su-27 volaron sin un plan de vuelo, sus transpondedores estaban apagados y no se comunicaron con el control de tráfico aéreo“.


Además, Lungescu señaló que los aviones rusos volaban “sobre el Mar Báltico cerca del espacio aéreo de la OTAN”, de forma que los cazas españoles fueron alertados, “como es rutina”, para identificar a los aviones que volaban sin proporcionar ninguna identificación y sin informar sobre su destino. Llevar los transpondedores apagados es una gran irresponsabilidad. Estos dispositivos son obligatorios en el espacio aéreo de la Unión Europea. Entre otras cosas, permiten conocer si un avión ha sido secuestrado.

Una irresponsabilidad muy frecuente en los vuelos rusos por la zona
Los aviones rusos que vuelan a Kalinigrado lo hacen a menudo con los transpondedores apagados, sin planes de vuelo y sin mantener comunicación alguna con las agencias de control de tráfico aéreo de la zona, un comportamiento que algunas fuentes interpretan como una provocación a la OTAN, mientras que otras advierten que de esta forma los rusos ponen a prueba los sistemas de defensa aérea de la OTAN, obteniendo, por ejemplo, los tiempos de respuesta de los cazas al recibir una alerta Scramble. Estos incidentes han ido en aumento tras la crisis provocada por la anexión rusa de Crimea (Ucrania) en 2014. En 2015 hubo 410 intercepciones de aviones rusos y en 2016 fueron 780.

La OTAN critica la “maniobra insegura” realizada por uno de los Su-27
Sobre el incidente entre los dos EF-18 españoles y los dos Su-27 rusos, Lungescu añadió: “Monitorearon los aviones a una distancia segura, pero uno de los cazas rusos realizó una maniobra insegura, cortando la ruta de vuelo de uno de los aviones de la OTAN“. Esto es corresponde con lo que mostró el propio vídeo del incidente publicado por Rusia, en el que se ve a uno de los EF-18 virando bruscamente para evitar una colisión con un Su-27 que cortó su ruta (a partir del segundo 0:16):

El piloto español fue hábil y dejó al avión ruso en una situación de desventaja
Dicho sea de paso, el piloto ruso no sólo actuó de forma arriesgada, sino que además en un combate aéreo el Su-27 habría quedado en una situación muy vulnerable frente al EF-18. Hay dos factores que otorgan ventaja a un caza en un combate aéreo: la velocidad y la altitud. Por lo que se ve en el vídeo, el armamento de los dos cazas era similar. 

El EF-18 (el C.15-68, 12-26) llevaba dos misiles aire-aire de corto alcance IRIS-T y dos misiles aire-aire de medio alcance AIM-120 AMRAAM, además del cañón M61A-1 Vulcan de 20 mm que lleva en el morro. Según The Aviationist, el Su-27 llevaba dos misiles aire-aire de medio alcance Vympel R-27 y dos Vympel R-73 de corto alcance, además de su cañón GSh-30-1 de 30 mm en la raíz del ala de estribor. El piloto español se vio sorprendido por la maniobra insegura del Su-27 y empezó un viraje a babor para evitar la colisión con el Su-27:


Si hubiese continuado con ese viraje, el caza ruso habría quedado en una situación ventajosaen caso de combate aéreo, al tener al avión español a sus 12. Pero no ocurrió eso: como vemos en la siguiente imagen, el piloto español empezó a enderezar su avión:


Y justo después, empezó a ganar altura:


El caza ruso no supo reaccionar a esta maniobra y el EF-18 siguió ganando altura, obteniendo con ello una ventaja táctica:


En esta imagen el EF-18 vira ligeramente a babor mientras sigue ascendiendo:


El piloto ruso sigue en la inopia, continuando su maniobra como si no se hubiese dado cuenta de que el piloto español le está ganando ventaja:


Cuando por fin el EF-18 estabiliza su vuelo, el piloto español obtiene una clara ventaja táctica en altitud sobre el Su-27, cuyo piloto sigue descendiendo sin reaccionar a lo ocurrido:


Esto habría permitido al caza español ejecutar una maniobra que se denomina “yo-yo alto” en términos aeronáuticos, una táctica difícil de contrarrestar por parte del rival. En este vídeo ruso lo que ha quedado claro es la gran profesionalidad del piloto español y la torpeza de su rival.

Los medios rusos ocultan la explicación de a OTAN o la dan ocultando datos
Como cabía esperar, los principales medios del Gobierno ruso han silenciado la explicación de la OTAN. Russia Today no la ha publicado. A su vez, Sputnik News sólo ha informado de ello en su edición polaca y en la italiana, pero en la edición polaca omite las explicaciones de Lungescu sobre los transpondedores apagados y la falta de plan de vuelo de los Su-27, y recoge sólo la objeción de la portavoz de la OTAN a la maniobra insegura hecha por uno de los aviones rusos. 

Sin embargo, la referencia a los transpondedores sí aparece en la edición italiana del medio ruso: ¿por qué la han omitido en la edición polaca? Por otra parte, Sputnik News explica esa peligrosa maniobra afirmando que el Su-27 “no permitió que el F-18 se acercara al avión con el ministro, alejándolo”. Cabría preguntarse si para los redactores de ese medio es legítimo que un caza ruso se interponga en la trayectoria de vuelo de un avión español, con el consiguiente riesgo de colisión. Lo mejor de todo es que el propio medio ruso repite el vídeo en el que se observa al EF-18 evitando la colisión. Las mentiras tienen las patas muy cortas. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.outono.net/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!

Para obtener noticias más actualizadas siga las páginas oficiales de Twitter y Facebook 

La fragata “Navarra” regresa a la Base Naval de Rota tras participar en la Operación “Atalanta”.

La fragata 'Navarra' regreso a Rota tras participar en la operación 'Atalanta' | Foto: Armada

La fragata “Navarra” ha atracado esta mañana en la Base Naval de Rota tras cinco meses y medio desplegada como buque de mando de la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR) en Somalia, que se centra en la lucha contra la piratería en el Cuerno de África y el Océano Índico occidental, así como en la protección de los buques del Programa Mundial de Alimentos. Durante los últimos 176 días, el buque ha recorrido más de 30.000 millas náuticas a través del Mar Mediterráneo, Mar Rojo, Golfo de Adén, Mar Arábigo y el Océano Índico, durante los que ha cumplido con su cometido de lucha contra la piratería en aguas de Somalia. 

En este sentido, el hecho más significativo tuvo lugar durante la última semana de abril, en la que la dotación de la fragata liberó al jabeque yemení secuestrado “Al Azham”, deteniendo a su vez a cinco presuntos piratas que fueron puestos a disposición de las autoridades judiciales en las islas Seychelles. La “Navarra” ha sido relevada en el puerto de Yibuti por la fragata “Canarias”, de su misma clase, con lo que España sigue mostrando su compromiso con la Operación “Atalanta” de la que ha sido impulsora desde sus inicios en 2008, para contribuir a la defensa de los derechos internacionales en la zona.

Sobre la fragata “Navarra”
La fragata “Navarra” es la quinta de las seis fragatas que componen la 41ª Escuadrilla de Escoltas clase “Santa María”. Fue entregada a la Armada en mayo de 1993. Cuenta con una eslora de 138 metros, una manga de 14 metros, y un desplazamiento superior a las 4.000 toneladas. 

Está equipada con sensores y armas que le permiten desarrollar sus cometidos principales como buque de escolta y vigilancia marítima. Al mando del capitán de fragata Eduardo Guitian Crespo, esta ha sido la tercera vez que el buque es desplegado en la Operación Atalanta, y la primera como buque de mando de la Operación. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.armada.mde.es/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!

Para obtener noticias más actualizadas siga las páginas oficiales de Twitter y Facebook