martes, 27 de agosto de 2019

«Somos la frontera avanzada de Europa en el Sahel».

Los infantes de Marina de San Fernando desplegados en Malí con población local durante la misión.
 
Finales de agosto de 2019. Llueve en Malí y la temperatura es agradable, de unos 24ºC. A un lado del teléfono, el capitán Diego Páramo, el teniente José Sanromán, el sargento Roberto G. Movellán, el cabo Miguel Ángel Rivero y el soldado Alberto Gutiérrez. Al otro, a 4.000 kilómetros de distancia, la redacción de LA VOZ.  El pasado 20 de mayo, mochila al hombro, salieron de Cádiz rumbo al Sahel. Su tarea en Malí: incorporarse a la misión de la Unión Europea para proteger a los instructores de las Fuerzas Armadas del país africano.
 
El capitán Páramo con líderes locales.
El capitán Páramo con líderes locales
 
«Llegamos hace tres meses y el relevo con el anterior contingente de infantes de Marina lo realizamos sin ningún problema», explica el capitán Páramo, jefe de los 60 militares del Tercio de Armada de San Fernando que componen la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina para Malí (FIMAR EUTM-MALI XIV). «Nos estuvieron explicando sus labores, aunque ya las conocíamos del reconocimiento de zona. Y vimos con más detalle los cometidos y cómo se ejecutan las misiones aquí en Malí», detalla el capitán Páramo que, integrado dentro de la plana mayor del grupo táctico, es oficial de inteligencia y encargado de proyectos de cooperación cívico-militares (CIMIC).
 
Consejos que, como subraya el sargento Roberto G. Movellán, «nos han guiado estos tres meses y nos han servido de apoyo para empezar la misión»Estos consejos, junto con el adiestramiento previo al despliegue les están siendo de gran utilidad. «Fue necesario implementar durante el adiestramiento todas las capacidades porque son las que estamos utilizando aquí. Una vez que se ejecutan esas capacidades, es ir llevándolo poco a poco, con mucho trabajo», declara el teniente José Sanromán.
 
El teniente Sanromán charlando con población maliense.
El teniente Sanromán charlando con población maliense
 
Seguridad y protección
Dentro de la compañía de Fuerza de Protección el teniente Sanromán manda una sección, junto a otras del Ejército de Tierra. Realizan escoltas, guardias, patrullas y «cometidos de seguridad y protección sobre todo», declara. El sargento Movellán se encarga de mandar un pelotón. Mientras que el cabo Miguel Ángel Rivero es tirador y el soldado Gutiérrez conductor de blindado. «Cuando llegamos hacía bastante más calor, como unos diez grados más de media. 
 
El cabo Rivero en su posición de tirador.
El cabo Rivero en su posición de tirador
 
Ahora, con la época de lluvias, las temperaturas se han suavizado y la verdad es que es más llevadera la misión para todos. Hace menos calor, en las guardias la gente no sufre tanto y se agradece la lluvia», apunta el capitán Páramo. Lluvia que «de momento no nos está dando muchos problemas con los vehículos», señala el soldado Gutiérrez. «A veces se te queda más en el barro, pero sólo eso», dice el conductor.
 
Todos iguales
En primer plano, el sargento Movellán (izq) y el soldado Gutiérrez (der), en su vehículo.
En primer plano, el sargento Movellán (izq) y el soldado Gutiérrez (der), en su vehículo
 
Cada día en la base de Koulikoro, que comparten con medio millar de militares de 26 países diferentes, es distinto. «Según lo que nos toque», puntualiza el cabo Rivero, «guardia, cometido...» 
 
Los militares del Tercio de Armada desplegaron en Malí, junto a la brigada de infantería ‘Canarias XVI’, contingente al que se unieron militares del ejército de la República Checa. «Hemos hecho bastantes amigos de otros países y con el Ejército de Tierra muy bien, desde que tuvimos el primer contacto en Canarias no hay diferencia Tierra-Armada. Somos todos iguales», afirma el cabo Rivero. El tiempo de ocio que tienen lo emplean en llamar a la familia, aprovechando que en la base disponen de conexión a WhatsApp con sus móviles. «Hablamos bastante y se hace mucho más ameno al poder ver a los niños, a las mujeres y estar en contacto con ellos constantemente», declara el soldado Gutiérrez. Y también en realizar otras actividades, como hacer deporte, descansar, jugar al ping pong, tomarse un café con los compañeros y jugar a videojuegos.
 
No obstante, puntualiza el teniente Sanromán, «vemos muy necesario ese tiempo de ocio pero intentamos minimizarlo para que el personal tenga tiempo para disfrutar leyendo un libro o lo que sea pero muchos tiempos vacíos propician que los días se pasen más lentos, y eso es lo que queremos evitar». Todavía les quedan tres meses de misión aproximadamente. «Seguimos con muchas ganas e ilusión. Sabiendo cuál es nuestra misión aquí y que somos la frontera avanzada de Europa en el Sahel», dice el capitán Páramo, jefe del contingente de infantes de Marina isleños. «Vamos a contribuir a que en Malí continúe mejorando la situación para que puedan controlar todo el Estado con su ejército y así incrementar el nivel de seguridad en toda la región». (Jesús.R.G.)  

Fuente: https://www.lavozdigital.es/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales! 

Para obtener noticias más actualizadas siga las páginas oficiales de Twitter y Facebook