martes, 12 de noviembre de 2019

Noruega achaca el colapso de la fragata a una cadena de errores y exime a Navantia ( actualizado ).

Navantia

La Autoridad Noruega de Investigación de Accidentes Marítimos (AIBN) ha eximido a la empresa española de fabricación naval, Navantia, de cualquier tipo de responsabilidad en el incidente que acabó con la fragata KNM Helge Ingstad -fabricada en los astilleros de Ferrol- en el lecho marino de la Bahía de Bergen después de colisionar el 8 de noviembre de 2018 -hace ahora justo un año- con un petrolero de bandera maltesa. El golpe abrió una brecha de 50 metros en el casco de la fragata y derivó horas después en su hundimiento, ante las infructuosas maniobras de las autoridades noruegas para mantenerlo a flote. El asunto se enredó de mala manera para Navantia cuando el análisis preliminar realizado por la comisión parlamentaria constituida para tratar de esclarecer el accidente que dio con un buque de más de 400 millones de euros de coste en el fondo marino deslizó que un error en el diseño de los sistemas de estanqueidad de la fragata podría haber precipitado su colapso. 

Una línea argumental que abría la opción inquietante de que la Armada noruega exigiera a la empresa pública española una compensación por los eventuales problemas de diseño que pudieran presentar no solo el Helge Ingstad sino las otras tres fragatas vendidas en su día a Noruega. Las sospechas levantadas desde el flanco político -no sustentadas en ningún momento ni por la comisión técnica de investigación ni por los profesionales de la Armada noruega- aconsejaron al Gobierno español y a Navantia actuar con el máximo nivel de colaboración para 'supervisar' el proceso y evitar derivas problemáticas. Fomento, a través de la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM) solicitó el estatus de 'estado con interés sustancial' en la investigación para garantizar, entre otras cosas, que la comisión investigadora estuviera obligada a someter su dictamen sobre el accidente a las observaciones del Gobierno de España y tenerlas en cuenta antes de publicarlo de manera definitiva. 

Y Navantia remitió a Noruega una comisión de técnicos para colaborar en la investigación y esclarecer cualquier punto oscuro que pudieran encontrar las autoridades noruegas, convencidos de que no había ningún error en el diseño del buque. Así lo concluyó también el 'forensic' interno realizado por Navantia sobre el accidente a partir de la información proporcionada por las autoridades noruegas, que concluía que el accidente habría podido evitarse hasta 40 segundos antes de la colisión y que era achacable a un error humano, y en ningún caso a un defecto de fabricación. 

Una cadena de errores humanos 
Pero faltaban las conclusiones finales del informe de la comisión técnica de investigación abierta por las autoridades noruegas para validar esta aproximación. El informe, fechado este jueves y publicado este viernes, no deja lugar a la duda: el accidente se debió a una cadena de errores humanos que alcanza a la tripulación de la fragata, a la del petrolero y al equipo de gestión de tráfico marítimo de la estación portuaria de la Isla de Fedje, en las proximidades de Bergen. 

Las conclusiones del informe apuntan a que la fragata de la Armada noruega maniobraba 'en la sombra', con los sistemas de identificación (AIS) que permiten que la embarcación sea detectable para otros buques o los servicios portuarios de gestión del tráfico naval, apagados, lo que propició el accidente; que lo hacía además en una zona restringida lo que resultaba una imprudencia aún cuando el buque regresara de unas maniobras de entrenamiento militar; y que la tripulación al mando en ese momento carecía de la formación y la competencia necesaria para manejar un buque con todas las garantías en esa condiciones o incluso para evitar la colisión cuando ésta era posible. El informe también apunta al relajado cumplimiento de los protocolos de seguridad por parte del petrolero de bandera maltesa 'Sola TS' -el otro protagonista de la colisión- por no garantizar que su iluminación fuera lo suficientemente visible para identificarlo como una embarcación sin ningún género de duda y por no sido diligentes ni en la identificación de las señales del radar ni en la comunicación entre el puente y la cubierta. 

A la Administración Costera de Fedje le achaca no haber supervisado a conciencia la situación de tráfico en la zona y de no garantizar una navegación efectiva y segura a las embarcaciones en el mar, como lo demostró el accidente. Le recomienda establecer vías de entrada y salida para evitar este tipo de situaciones en el futuro. El nombre de Navantia apenas se menciona en dos ocasiones en un informe de 217 páginas (se puede consultar aquí en su versión en inglés): la primera en su condición de fabricante de la embarcación, que fue entregada en el año 2009; y la segunda para destacar la colaboración prestada por sus profesionales a lo largo de la investigación. Navantia ha llegado a tener desplazados a Noruega un equipo de en torno a un centenar de técnicos del astillero.  



Otros de los fallos que reconocieron las autoridades noruegas en una rueda de prensa ofrecida el pasado jueves fueron:
1. El entrenamiento que tuvo lugar en el puente esa noche interfirió con sus tareas principales: navegar el barco de una manera segura.
2. Ninguno siguió el radar para tener una mejor impresión de la situación.
3. La Marina carece de sistemas para asegurarse de que la tripulación a bordo tenga suficiente experiencia: los oficiales con poca experiencia se colocaron en posiciones que no deberían estar.
4. La comunicación entre los miembros en el puente de la fragata Helge Ingstad no fue lo suficientemente buena.
5. La única persona responsable de mirar a estribor estaba comiendo justo antes del accidente, una violación de las reglas a bordo.
6. La Marina de Noruega desde 2014 navega sin AIS (siglas en inglés del Sistema Automático de Identificación) como regla general sin insertar medidas compensatorias para aumentar la seguridad. 8. Las luces de la cubierta en el petrolero Sola TS hicieron difícil ver las linternas.
9. El operador de la radio marítima de Fedje falló en planear que la fragata Helge Ingstad entrase en Hjeltefjorden (error humano).

Un segundo informe sobre el accidente, ya definitivo, será publicado el próximo año. Desde la comisión AIBN se asegura que tienen una excelente relación con todas las partes implicadas. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.lainformacion.com/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales! 

Para obtener noticias más actualizadas siga las páginas oficiales de Twitter y Facebook 

Vídeo: así recrea Noruega el accidente de la fragata Helge Ingstad.


La comisión noruega que investiga las causas del accidente de la fragata Helge Ingstad (DAIBN, Defence Accident Investigation Board Norway) ha recreado en un vídeo de casi 8 minutos el accidente que el 8 de noviembre de 2018 acabó con el hundimiento de la fragata tras colisionar con el petrolero Sola TS. 

La fragata Helge Ingstad es la cuarta de la «clase Fridtjof Nansen» de un total de cinco construidas por Navantia en los astilleros de Ferrol entre 2006 y 2011. La F-313 fue entregada a la Real Marina Noruega en 2009. Además, la comisión exonera al astillero Navantia en el informe prelimiar de 14 páginas revelado la semana pasada. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://abcblogs.abc.es/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales! 

Para obtener noticias más actualizadas siga las páginas oficiales de Twitter y Facebook 

Primer ejercicio en el campo de San Gregorio con drones que moviliza a 6.000 militares.

Vigilantes silenciosos: Así son los drones que utiliza el ejército español
 
El ejercicio Toro 19, el mayor del año que celebra el Ejército de Tierra, va a ser el primero en el que participan drones en el Centro Nacional de Adiestramiento San Gregorio (CENAD) que moviliza a 6.000 militares, 750 vehículos y 12 helicópteros. Empieza hoy, dura dos semanas y se celebra bajo el mando de la División Castillejos, tres meses antes de su despliegue definitivo en Huesca. La actuación de los drones empezará con su despliegue en el aeródromo de Soria-Garray y desde allí volarán hasta el campo de San Gregorio. A través del uso de estos vehículos aéreos no tripulados, que también estarán desplegados en los Monegros y en Chinchilla (Albacete), obtendrán la información en el ejercicio. Se preparan para actuar en un conflicto de alta intensidad contra un enemigo de la misma capacidad. 

Fuentes militares señalaron que intervendrá el mayor dron con el que cuenta el Ejército de Tierra, el sistema Searcher MK IIIJ - PASI, que es la primera vez que participa en el CENAD y sale de la provincia de León, salvo su intervención en Afganistán. Estas maniobras llevan planificándose hace un año e incluye la participación del Ejército de Italia, con la agrupación táctica italiana mecanizada, que aporta 400 militares. Los italianos llegaron a Barcelona, en plena movilización independentistas. Las fuerzas de la Brigada Pinerolo aportan 100 vehículos, que llegaron al puerto de Valencia, y tendrán un puesto de mando digitalizado, para integrarse en el ejercicio. Está diseñado con unas estructuras internacionales, para comprobar la interoperabilidad de las fuerzas de países aliados. Está previsto que acudan a Zaragoza el Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, general de Ejército Francisco Javier Varela, y su homónimo italiano, el teniente general Salvatore Farina. 

El grueso de los efectivos procede de la División Castillejos, unos 700 militares, y la Brigada Aragón I, que aportará 1.900 de la Base de San Jorge. También se desplazarán a la capital aragonesa integrantes de las brigadas de Extremadura XI y Galicia VII. Está previsto que integrantes de la Brigada Almogávares I de Paracaidistas de Chinchilla (Albacete) realicen dos saltos paracaidistas en una zona de los Monegros, donde estará instalado el Régimen de Caballería España 11. Además del campo CENAD de San Gregorio, algunas unidades estarán en las bases de Bétera (Valencia), Bótoa (Badajoz), Pontevedra y Asturias. Fuentes militares destacan que la dificultad del ejercicio se debe a la envergadura del mismo, por los efectivos que mueven, y el grado de dificultad en la coordinación de las actividades y el esfuerzo logístico que conlleva. 

Primero se desarrolló el concepto y sus especificaciones, entre septiembre de 2018 y enero de 2019, en la segunda etapa se realizó el planeamiento (de enero a octubre de este año) y la definitiva con el despliegue, desarrollo de las operaciones tácticas y el repliegue de todas las unidades. El Toro 19 está diseñado para ensayar el grado de interoperabilidad de las unidades que participan y testar su preparación, disponibilidad y operatividad para adaptarse a todo tipo de escenarios y proporcionar las capacidades decisivas para España y sus países aliados. El Ejército de Tierra quiere prepararse ante unas acciones ofensivas que se desarrollen en conflictos de alta intensidad, en una operación de combate generalizado, contra un enemigo similar. Además, quieren incrementar la capacidad de integrarse en estructuras multinacionales. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.heraldo.es/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales! 

Para obtener noticias más actualizadas siga las páginas oficiales de Twitter y Facebook