martes, 10 de diciembre de 2019

La fragata “Blas de Lezo” finaliza la participación en el ejercicio francés “PEAN 19” con el portaaviones “Charles de Gaulle”.

La fragata "Blas de Lezo" finaliza la participación en el ejercicio francés "PEAN 19" con el portaaviones "Charles de Gaulle"

Entre los días 25 de noviembre y 6 de diciembre de 2019, la fragata F-103 “Blas de Lezo” ha participado en el ejercicio aeronaval francés “PEAN 19”, en aguas del Golfo de León y mar Tirreno. Esta es la última actividad programada del despliegue operativo de la fragata F-103, que se ha extendido durante casi 4 meses, teniendo prevista llegada a puesto base en Ferrol el 15 de diciembre. PEAN-19 es el ejercicio de integración y certificación del grupo aeronaval francés (o “CDG Carrier Strike Group”), compuesto por el portaaviones FS “Charles De Gaulle” y diversos escoltas, entre los que se encontraba la fragata “Blas de Lezo”. Para la F-103 ha supuesto la primera toma de contacto con las unidades francesas, previo al despliegue en los meses de marzo y abril 2020. 

Las unidades participantes en PEAN-19 procedían de diferentes países aliados, como Estados Unidos, que ha participado con el destructor “USS Ross”; Italia con la fragata “ITS Luigi Rizzo” y un helicóptero embarcado NH 90; España, que ha aportado la fragata “Blas de Lezo” y por último Francia que, como país anfitrión, ha proporcionado el grueso de los medios navales (1 portaaviones, 2 fragatas, 2 corbetas y 1 buque de aprovisionamiento para el combate), y aéreos embarcados (unidad aérea embarcada compuesta por 20 cazas Rafale, 3 helicópteros y 550 personas) y basados en tierra (NH-90). El ejercicio PEAN-19 se ha dividido en una fase seriada, donde se han realizado diversos ejercicios en las áreas antiaérea y antisuperficie, destacando el ejercicio de tiro antiaéreo con armamento secundario y principal, así como el área de vuelo, con operaciones en cubierta de vuelo con los helicópteros de otras unidades, que permitió verificar la interoperabilidad entre medios y la potenciación de capacidades. 

Por otro lado en la fase táctica, o de guerra abierta, han destacado adiestramiento en capacidades de mando y control de las diferentes guerras, adiestramiento en escolta cercana del portaaviones ante amenazas de superficie y aéreas, donde tuvo la oportunidad de ejercer el control de aeronaves francesas Rafale en patrulla de combate (CAP). Durante el ejercicio se potenció el conocimiento mutuo entre la Marina Nacional francesa y al Armada Española, también mediante el intercambio de oficiales de enlace. Adicionalmente, para fomentar el entendimiento de los procedimientos franceses de empleo de aeronaves, embarcó un controlador aéreo francés a bordo. 

El día 28 de noviembre, el contralmirante Aussedat (COMFRMARFOR y CTF473) realizó una visita de cortesía a la fragata para saludar a la dotación y conocer las capacidades operativas del buque, pudiendo comprobar de primera mano el buen hacer de la dotación y la hospitalidad que le precede. PEAN-19 ha tenido una duración de 12 días, donde se ha navegado por el Golfo de León a levante, sur y poniente de las islas de Córcega y Cerdeña. En este período la actividad operativa fue intensa, realizando un relleno de combustible en la mar con el FS “Var”, 6 horas de control de cazas del portaaviones y bastantes operaciones de vuelo con helicópteros franceses, como el “Dauphin” y el helicóptero italiano del “ITS Luigi Rizzo”, el NH90. 

Por otro lado la fragata “Blas de Lezo” ha desempeñado funciones de escolta del portaaviones durante más de 130 horas, 24 de ellas como escolta cercano y pudiendo observar de cerca los ciclos de cubierta de vuelo de este barco, donde despegaban una media de 12 aeronaves en menos 15 minutos. Por último, cabe destacar el protagonismo que obtuvo la F-103 en el ámbito aéreo del ejercicio, ya que se ejerció como Comandante de la Guerra Antiaérea del grupo de combate durante la mayor parte del tiempo. El 6 de diciembre finalizó el ejercicio “PEAN 19” y la fragata “Blas de Lezo” hizo escala en Toulón para realizar presencia naval y actividades logísticas, antes de comenzar el tránsito de vuelta a su puerto base en el Arsenal Militar de Ferrol haciendo escala en Tarragona y en Rota.

Fuente: http://www.armada.mde.es

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook

EE UU rebaja la presión sobre España por el gasto militar.


El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante su participación en la cumbre de la OTAN, la semana pasada en Londres.

España logró salir casi ilesa de la difícil cumbre de la OTAN celebrada la semana pasada en Londres. Frente a lo ocurrido en otras ocasiones, Estados Unidos rebajó la presión sobre España en el asunto que más enfrenta a ambos países desde la llegada de Trump al poder: el modesto gasto militar español. La presencia estadounidense en las bases de Rota y Morón se ha convertido en un poderoso argumento que apacigua la retórica de EE UU. El secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, ha agradecido la colaboración a la ministra Margarita Robles y le ha pedido ampliarla. 

Una breve conversación durante el cóctel que ofreció la reina de Inglaterra el pasado 3 de diciembre en el Palacio de Buckingham sirvió para relajar la tensión entre Madrid y Washington. Había pasado casi un año y medio desde los reproches directos que lanzó el líder estadounidense a España por sus cifras de gasto militar y el argumento resurgió en Londres. Esta vez Pedro Sánchez tenía munición preparada. El presidente, según explican fuentes gubernamentales, le dijo “todo lo que está haciendo España” en el plano militar, con más de 1.000 soldados desplegados en misiones aliadas. Pero sobre todo le habló de un elemento clave para EE UU: la presencia de sus tropas y sus equipos en las bases militares de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla). Y Donald Trump admitió que se trata de una muestra del compromiso español con la seguridad, también con la estadounidense, según las mismas fuentes. 

Atrás quedaba la beligerancia que mostró Trump en la última cumbre de la OTAN, en julio de 2018. Desde Bruselas, sede de la Alianza, Trump apuntó directamente con el dedo a Sánchez para reprocharle las cifras de gasto militar. Ese episodio puso en guardia a España de cara a próximas citas. Para la de Londres, la diplomacia había ensayado bien los dos principales argumentos para convencer a los miembros de la OTAN, y en particular a EE UU, de que España es un aliado fiable pese a que su gasto militar no despegue del 0,92% del PIB. Como reconocimiento a su contribución, Sánchez fue el tercer líder en intervenir en la reunión de la OTAN, después del mandatario estadounidense, que suele arrancar el turno de intervenciones, y del británico, que era el anfitrión. La distensión con España, pese a todo, no estaba garantizada. 

Horas antes de la recepción en Buckingham, Trump había realizado unas declaraciones a la prensa en las que seguía lamentando que “un par de países” ni siquiera llegaran al 1% de su PIB en gasto militar, cuando la meta de la OTAN (aunque para 2024 y sin obligación legal) se sitúa en el 2%. Solo España, Bélgica y Luxemburgo se quedan por debajo de ese 1%, según cifras oficiales. Pero la mayor prudencia mostrada por el líder estadounidense en esta cita —al menos dentro de la sala, donde se limitó a leer la intervención que llevaba escrita, en lugar de improvisar invectivas— y los argumentos que había amasado España relajaron la tensión. No es la primera vez que Washington ensalza esa contribución española que consiste en prestar dos bases claves para las amenazas provenientes de África y de Oriente Próximo. 

El secretario de Defensa estadounidense que Trump nombró el pasado julio, Mark Esper, envió una carta de agradecimiento a la ministra española, Margarita Robles, a principios de septiembre. El texto, al que ha tenido acceso EL PAÍS, ensalza la colaboración entre Madrid y Washington y alude particularmente a las bases. “Valoro que España acoja a las fuerzas estadounidenses presentes en las bases de Morón y de Rota y aplaudo las robustas contribuciones militares globales de España”, señala el documento de tres párrafos. Lejos de las críticas de otras ocasiones, Esper alaba la colaboración entre los dos países en el marco aliado. “Nuestro trabajo en la OTAN y en la coalición contra el Estado Islámico es vital para nuestra asociación trasatlántica. 

Espero que sigamos colaborando en abordar los desafíos que afronta el flanco sur de Europa”, añade. Ese énfasis en la importancia de las bases españolas coincide con un momento en que Washington ya ha trasladado informalmente al Ejecutivo español que quiere ampliar su presencia en Rota. Ese deseo se desliza ya en la carta: “Espero expandir nuestra cooperación para avanzar en la paz y en la seguridad global”, señala ya en el primer párrafo. Ese aumento de activos consiste en desplazar más helicópteros, como avanzó este diario. España accede y garantiza que se hará en el marco del convenio que regula esa presencia estadounidense en las bases sureñas. Eso implica que el Ejecutivo no necesita el respaldo del Parlamento, aunque la ministra Robles tiene intención de informar al Congreso. 

Fuente: https://www.defense-aerospace.com

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook