miércoles, 18 de diciembre de 2019

EEUU quiere desplegar dos destructores y 600 marinos más en la base de Rota.

 
El Pentágono quiere aumentar en un 50% su presencia en Rota (Cádiz), reforzando su papel como principal base naval estadounidense en el sur de Europa. El propósito, según fuentes militares y diplomáticas, es aumentar de cuatro a seis los destructores de la clase Arleigh Burke desplegados en la base gaditana, además de sustituir los actuales por buques más modernos dotados de helicópteros. De aprobarse este refuerzo supondrá el despliegue en Rota de otros 600 militares y obligará a reformar el convenio bilateral entre España y EEUU, que data de 1988 y ha sido modificado ya en tres ocasiones. El objetivo de la USS Navy, explican fuentes militares, es contar en la base gaditana con una escuadrilla completa de destructores y asegurarse de que la denominada Fuerza Naval Avanzada Desplegada en Europa o FDNF-E (Forward Deployed Naval Forces-Europe) dispone en todo momento de cuatro unidades operativas, pues es habitual que dos estén inmovilizadas por revisión programada o avería. 

Rota tiene capacidad de sobra para albergar dos buques más y para el astillero público Navantia, que se encarga de su mantenimiento ordinario en la base naval, supondría una inyección de carga de trabajo, agregan. Fuentes gubernamentales sostienen que, aunque el tema se ha abordado a nivel técnico, no se ha planteado en el político. En todo caso, añaden, no cabe abrir la negociación sobre un asunto de este calado hasta que, superada la investidura, haya un Gobierno con competencias plenas y no en funciones. Lo que sí está dispuesto el Gobierno a aceptar sin reservas es la sustitución de los cuatro destructores que llegaron a Rota entre los años 2014 y 2015 (USS Carney, USS Donald Cook, USS Porter y USS Ross) por otros más modernos, que llegarán de forma escalonada a partir del año que viene hasta 2022. 

A diferencia de los anteriores, los nuevos buques estarán dotados cada uno con un Sikorsky SH-60 Seahawk, de la clase Romeo, por lo que Rota albergará también una escuadrilla de helicópteros navales. Aunque esta unidad no figura entre las 12 citadas en el anexo del vigente convenio bilateral, que detalla todas las autorizaciones de uso concedidas a EE UU en las bases de Rota y Morón de la Frontera (Sevilla), el Gobierno se basa en informes jurídicos que aseguran que los helicópteros forman parte de la dotación de los buques y están implícitamente incluidos en el tratado. Esos informes concluyen que no es necesario retocarlo ni someterlo a la aprobación del Parlamento, aunque sí se informará al Congreso. En todo caso, agregan las mismas fuentes, no se superará el tope de personal estadounidense autorizado en la base gaditana: 4.250 militares y 1.000 civiles. Sin embargo, la llegada de dos destructores más sí obligará a reformar el convenio para ampliar el número de buques y elevar el techo de personal. 

Al tratarse de un tratado internacional, habrá que obtener la autorización del Congreso, como ya sucedió con las anteriores reformas, en 2002 (para incluir los servicios de información de la Marina y el Ejército del Aire), 2012 (los cuatro destructores) y 2015 (la fuerza de reacción rápida del Cuerpo de Marines). El jefe del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, hizo valer la participación española en misiones internacionales (Afganistán, Irak, Líbano o Malí) y la cesión de las bases de Rota y Morón de la Frontera durante la breve conversación que mantuvo con el presidente estadounidense, Donald Trump, en el cóctel que el pasado día 3 ofreció la reina de Inglaterra a los asistentes a la cumbre de la OTAN en Londres. Trump suavizó las críticas a la escasa inversión de España en defensa (0,92% del PIB), aunque advirtió genéricamente a los países que no cumplen el objetivo de dedicar el 2% a gasto militar que pagarán esa factura en forma de aranceles. 

Los destructores estadounidenses de Rota forman parte del escudo antimisiles diseñado por la OTAN para hacer frente a un hipotético ataque de Irán o Corea del Norte. También cumplen otras misiones, tanto aliadas como unilaterales de EE UU, como patrullar el mar Negro para disuadir a Rusia o intervenir en el conflicto de Siria. En abril de 2017, el US Porter y el USS Ross lanzaron misiles de crucero contra instalaciones militares de Damasco en represalia por el uso de armas químicas por Bachar el Asad. En una carta a su homóloga Margarita Robles, desvelada por EL PAÍS, el secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, agradeció en septiembre pasado que “España acoja a las fuerzas estadounidenses presentes en las bases de Morón y Rota”, así como la cooperación española en la OTAN y en la coalición contra el Estado Islámico. 

“Espero expandir nuestra cooperación para avanzar en la paz y la seguridad global”, añadía. En un gesto hacia los aliados, el Gobierno ha prorrogado por seis meses la presencia de una batería de misiles Patriot en el sureste de Turquía para hacer frente a un hipotético ataque del régimen de Damasco. Militarmente la misión se ha vuelto inútil, pues hace tiempo que la amenaza no existe. Además, Italia ha retirado su batería sin que Francia la releve y dejando a España sola. Pero los Patriot españoles permiten a la OTAN mantener viva la misión y sostener que la solidaridad con Turquía se mantiene, pese a las profundas diferencias entre aliados por su invasión del norte de Siria. 

Fuente: https://elpais.com/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook

Indra participará en la modernización de la flota AWACS de la OTAN.


Indra participará en la modernización de la flota de AWACS de la OTAN, para extender su vida útil hasta el año 2035. Un programa valorado en 1.000 millones de dólares. Indra sigue sumando en defensa. El programa para extender la vida útil de la flota de AWAC,s de la OTAN hasta 2035, por un valor de 1.000 millones de dólares, contará con la participación de Indra, según informa la tecnológica española en un comunicado, en el que explica que: 

«Indra trabajará en la modernización de los AWACS, el avión de alerta temprana, vigilancia y mando y control con el que la OTAN ha protegido el cielo de los países aliados durante décadas y que ha aportado a la Alianza una enorme superioridad a la hora de recoger inteligencia y dirigir operaciones en los escenarios más complejos.» El presidente de Boeing International, Michael Arthur, citó a Indra entre los miembros que integrarán la alianza industrial de empresas europeas y norteamericanas que abordarán el conocido como AWACS Final Lifetime Extension Program (FLEP). 

LOS OJOS DE LA OTAN 
Este avión militar basado en el Boeing 707 actúa como los ojos de la OTAN en sus principales misiones de vigilancia. La OTAN dispone actualmente de 14 de estos aviones de vigilancia en servicio, cuya característica más distinguible es el radar ensamblado en la parte superior del fuselaje, capaz de detectar a más de 400 kilómetros de distancia cualquier aeronave hostil que vuele a baja altura intentando burlar los sistemas de defensa aérea. 

Localiza también objetivos en el mar y ofrece una capacidad mejorada de mando y control de operaciones aéreas, terrestres o marítimas. Cada una de estas aeronaves puede controlar en solitario más de 310.000 kilómetros. Estos aviones blindaron y defendieron el cielo de EE.UU tras los ataques terroristas del 11-S y respaldaron las intervenciones de la Alianza en Irak, Afganistán o Siria. Han sido un activo clave en la lucha contra el Estado Islámico (ISIS) y la piratería y han protegido el cielo de los países aliados durante grandes eventos. 

Nuevo apoyo institucional a Indra
La ministra de Industria en funciones Reyes Maroto visitó las instalaciones de Indra, en un claro gesto de apoyo a la tecnológica española que ha sido designada por el Gobierno como coordinador industrial del programa FCAS en España. Según informa la compañía en un comunicado, Indra presentó a Reyes Maroto su oferta de transformación digital y su impacto positivo en empresas, instituciones y en la sociedad, tanto en los mercados de Tecnologías de la Información como en los de Transporte y Defensa. 

«Reyes Maroto puso en valor el compromiso de Indra para ejercer como elemento tractor de la industria española dentro del FCAS». La ministra se interesó por la última generación de tecnologías de Defensa, tras la nominación de Indra como coordinador nacional industrial en el programa europeo FCAS y puso en valor el compromiso de Indra para ejercer como elemento tractor de la industria española Indra reiteró su objetivo de facilitar que la industria española alcance el máximo nivel de participación en el FCAS y de acceso a las oportunidades de generación de conocimiento, desarrollo de negocio y de capacidad exportadora, creación de tecnologías -utilizables también en el ámbito civil- y creación de empleo de alto valor.

Fuente: https://fly-news.es/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook

Así se cerró el casco del nuevo submarino ‘Isaac Peral’ S-81 de la Armada Española.



El astillero de Navantia Cartagena ha sido el escenario esta mañana de una ceremonia poco frecuente: el cierre del casco del primero de los nuevos submarinos españoles de la clase S-80. El buque, que llevará el nombre de «Isaac Peral» y el numeral S-81, se encuentra situado en la grada número 1 de armamento de submarinos de este astillero (en la grada número 2 está actualmente el que será el «Narciso Monturiol» S-82). 

Según ha informado Navantia, el cierre del casco resistente «es un hito fundamental en la construcción de un submarino puesto que éste queda constituido como buque completo. Previamente, se ha llevado a cabo el embarque de todos los módulos principales y un nivel de terminación de las secciones muy elevado. El siguiente paso es la finalización de los trabajos de armamento y el comienzo de la etapa de pruebas».

El próximo reto: la puesta a flote del submarino en octubre de 2020
Vídeo: Navantia cierra el casco del submarino S-81 Isaac Peral

Navantia ha señalado que esta ceremonia supone un cambio en la fase de obra del submarino, dirigiéndose a partir de ahora los trabajos a su puesta a flote, que está prevista para octubre de 2020. La construcción de los submarinos S-80 es todo un reto para Navantia, pues la industria naviera española no había un construido buques submarinos de guerra desde la década de 1960, cuando la Empresa Nacional Bazán, predecesora de la actual Navantia, construyó los dos pequeños submarinos de la clase «Tiburón» o S-50, con una eslora de sólo 18,8 metros.

Las características de los nuevos submarinos de la clase ‘Isaac Peral’
El «Isaac Peral» es un submarino convencional con 80,81 metros de eslora, 11,68 metros de manga y 13,69 metros de puntal, con un diámetro de 7,3 metros, un desplazamiento en superficie de 2.695 toneladas, una velocidad de 19 nudos y una autonomía de 50 días. Llevará una tripulación de 32 marinos y podrá acomodar además a 8 operadores de fuerzas especiales. Sus características le convertirán en el mayor submarino operado hasta la fecha por la Armada Española. 



Según ha indicado Navantia, los S-80 tienen propulsión anaerobia, es decir, que no necesita subir a la superficie ni elevar el snorkel para tomar aire, como ocurre con los submarinos diésel-eléctricos. Esto es posible gracias al llamado sistema PIA (Propulsión Independiente de Aire), que se basa en una pila de combustible alimentada por hidrógeno. Gracias a este tipo de propulsión, la firma acústica de los nuevos submarinos será «extremadamente baja», según indica Navantia, lo que hará más difícil su detección una vez sumergidos.

Ya están en construcción cuatro unidades de los submarinos S-80
De momento están en construcción las siguientes unidades de la clase «Isaac Peral» o S-80:
  • El «Isaac Peral» S-81. Debería ser entregado a la Armada Española en 2022.
  • El «Narciso Monturiol» S-82. Su entrega está prevista en 2024.
  • El «Cosme García» S-83. Con entrega prevista en 2026.
  • El «Mateo García de los Reyes» S-84. Se le espera para 2027.
Estos submarinos deberán sustituir a los tres de la clase «Agosta» actualmente operados por la Armada Española: el «Galerna» S-71, el «Mistral» S-73 y el «Tramontana» S-74 (el cuarto buque español de esta clase, el «Siroco» S-72 fue dado de baja en 2012, a causa de los recortes presupuestarios, al no haber fondos para su reparación). Hace unos años se habló de encargar a Navantia otros dos posibles submarinos de la clase S-80, el S-85 y el S-86, pero no han sido confirmados. Hay que tener en cuenta que disponer de tres o cuatro submarinos está por debajo de las necesidades de una fuerza naval de la entidad de la Armada Española. La Real Armada Australiana, con una entidad similar, opera seis submarinos.

Fuente: http://www.outono.net/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook