martes, 14 de enero de 2020

Así es como se despliega un helicóptero SH-60 Seahawk en un buque de la Armada Española.


La 10ª Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves de la Armada Española dispone de 14 helicópteros SH-60 Seahawk (12 SH-60B y 2 SH-60F) para diversas misiones y con capacidad de guerra antisubmarina. Esos 14 helicópteros están desplegados habitualmente en las seis fragatas FFG de la clase ‘Santa María’ (con capacidad para transportar hasta dos helicópteros de este tipo) y en las cinco fragatas F-100 de la clase ‘Álvaro de Bazán’ (con capacidad para uno). 

Uno de los buques que tienen desplegado actualmente un helicóptero de este tipo es la fragata ‘Victoria’ F-82, de la clase ‘Santa María’, actualmente desplegada en la misión EU NAVFOR (European Naval Force) Somalia. La EU NAVFOR ha publicado un interesante vídeo en el que podemos ver el despliegue del Seahawk en la cubierta de vuelo del buque. Hay que tener en cuenta que, por las limitaciones de espacio, estos aparatos se guardan en el hangar de la fragata con el rotos principal y la cola plegada:


Fuente: http://www.outono.net/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook

Cinco años de misión en Irak: algo más que adiestrar a soldados contra el Daesh.

De la misión en Irak contra Daesh no está todo contado. Uno de los capítulos menos conocidos y difundidos por el Ministerio de Defensa fue la participación de militares de operaciones especiales españoles en la toma de Mosul en junio de 2017. Aquella fue una batalla decisiva para el desmoronamiento del califato del Estado Islámico, autoproclamado tres años antes desde la gran mezquita de Al Nuri de esa ciudad, situada a 400 kilómetros al norte de Bagdad y, por tanto, lejos de las bases donde despliegan las tropas españolas. Aquella fue una batalla ganada edificio a edificio, túnel a túnel, por las tropas iraquíes. 

«Puedes contarlo ya, sí,… porque no creo que los españoles sepan que nuestros equipos de Operaciones Especiales participaron en la toma de Mosul junto a las unidades del Ejército iraquí que adiestraban. Fue una misión de acompañamiento. Porque en Irak no solo hemos adiestrado al Ejército iraquí. Eso sí, nunca pusimos pie en Mosul, nos quedamos en los alrededores», detalla a ABC una fuente militar conocedora de una operación decisiva que contó con el apoyo fundamental, en la retaguardia próxima, de la fuerzas de la Coalición Internacional. Precisamente el 22 de enero se cumplen cinco años de la llegada a esta nueva misión en Irak de los primeros 30 efectivos del Mando de Operaciones Especiales. Conocido como el MOE o las «boinas verdes», ésta es la unidad de élite del Ejército de Tierra cuya base se localiza en Rabasa (Alicante). Este lustro de misión llega en un momento delicado en la región por la muerte del general iraní Qassem Suleimani y sus lugartenientes tras un bombardeo de un dron MQ-9 Reaper de EE.UU. en las inmediaciones del aeropuerto de Bagdad. 

La chispa que faltaba en la creciente tensión entre EE.UU. e Irán. Ahora la misión de adiestramiento es más compleja y numerosa que en sus inicios. Involucra a adiestradores, también en operaciones especiales, equipo de obtención de inteligencia mediante drones o asesoramiento a los cuadros de mando del Ejército iraquí, entre otras tareas. España incluso aporta seis helicópteros de transporte (tres Cougar y tres Chinook) integrados en una brigada de aviación de combate de EE.UU. (244th Combat Aviation Brigade), siendo la primera vez que se alcanza este hito de integración con EE.UU. en una misión internacional. A la operación primigenia «Inherent Resolve» de la Coalición, formada por sesenta países y organizaciones internacionales, se une otra menor de la OTAN, donde España desempeña un papel importante en el asesoramiento en la desactivación de explosivos improvisados. 

La Administración Trump quiere que la Alianza Atlántica se involucre más en Irak, de ahí esta nueva misión lanzada tras la Cumbre de Bruselas en 2018. En años anteriores los militares españoles llegaron incluso a adiestrar a las tropas iraquíes en el uso de carros de combate o guerra química. Se trata de toda «una universidad de la guerra del siglo XXI» -como Afganistán, ciertamente- con el objetivo de que los iraquíes sean capaces de retomar su defensa e impedir que Daesh -u otra fuerza- resurja de sus cenizas y amenace la estabilidad de la región. La participación de las Fuerzas Armadas españolas fue autorizada por el Pleno del Congreso de los Diputados el 22 de octubre de 2014 por 314 votos a favor, 11 en contra y cuatro abstenciones. Entre los diputados que votaron en contra se encontraba un joven Alberto Garzón, próximo ministro de Consumo. Podemos aún no tenía presencia en el Congreso. Según cifras extraoficiales, 551 militares y guardias civiles despliegan en Irak (506 bajo el «paraguas» de la Coalición y 45 con la OTAN). 

Se reparten en cuatro bases: Besmayah (347 efectivos), Taji (70 militares con seis helicópteros Cougar y Chinook), Al Taqqadum (número sin determinar) y Bagdad, donde permanece un número desconocido en tareas de adiestramiento y tres efectivos en los cuarteles de la OTAN. Otros diez militares españoles fueron evacuados esta semana de la «Zona Verde» de Bagdad hacia Kuwait como medida preventiva ante una posible venganza iraní. La fuerza española en Irak representa aproximadamente un 5 por ciento del total internacional, con EE.UU. liderando el despliegue. «La situación en las bases es de normalidad dentro de la suspensión de actividades», relata a ABC un militar español. Finalmente la «venganza» del régimen de los ayatolás sucedió en la base de Al Asad, donde se encuentran fuerzas iraquíes y estadounidenses principalmente, «aunque en su día por allí también pasaron temporalmente efectivos de operaciones especiales españoles», nos cuentan. 

Y es que la labor de estos efectivos, codo con codo con las fuerzas iraquíes, es muy flexible y demandante según las regiones del país donde desplegaban las tropas iraquíes a las que adiestraron. Por su parte, Defensa se remite al último comunicado y no desea ofrecer más información: «La situación en Besmayah es de total normalidad, sin que haya habido ningún cambio en la misma. Cualquier decisión que se tome será bajo el paraguas de de OTAN o de la Coalición» (7 de enero). Eso sí, ambas misiones decidieron suspender sus actividades tras la muerte de Suleimani, «lo que implica permanecer dentro de las bases y reducir contacto próximo con los locales», detalla otra fuente militar que constata igualmente «la normalidad de esta semana, dentro de las circunstancias». 

Misión sin medalla
«La rotación en la que serví vivió la caída de Mosul. Muchos de los combatientes iraquíes que se bregaron allí habían sido instruidos en la base Gran Capitán de Besmayah por cuadros de mandos españoles. Vivimos sus penas y alegrías como propias», relata un militar que desplegó en Irak. Curiosamente, esta misión que cumple cinco años este mes, no cuenta con el reconocimiento de la «medalla de campaña» correspondiente para los más de 3.500 militares y guardias civiles que han pasado por Irak. 

Creada por el anterior Ejecutivo de Rajoy, es una fórmula que viene a rellenar un vacío existente en aquellas misiones a las que acuden los militares españoles y no están bajo el mandato de la UE, la OTAN o la ONU. A Irak, por entonces, sólo se iba con la Coalición que lidera EE.UU. Defensa mantiene congelado el proyecto de «medalla de campaña» para Irak. Se prefiere mirar para otro lado. Eso sí, muchos de ellos aún guardan firme el recuerdo de aquellos días en los alrededores de Mosul. Una historia no contada de Irak. 

Fuente: https://www.abc.es/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook

Unidades de la Armada realizan adiestramiento conjunto en aguas del norte peninsular.

Unidades de la Armada realizan adiestramiento conjunto en aguas del norte peninsular MAR _31

La semana del 13 al 17 de enero tendrán lugar los ejercicios navales MAR-31. Estas maniobras estarán dirigidas por el capitán de navío Santiago Vila Barrón, Comandante de la 31ª Escuadrilla de Superficie. Contarán con la participación de las fragatas “Reina Sofía“ y “Navarra“ de la 41ª Escuadrilla de Escoltas con base en Rota, las fragatas “Álvaro de Bazán” y “Cristóbal Colón” y el buque de aprovisionamiento de combate “Cantabria” de la 31ª Escuadrilla de Superficie, con base en Ferrol. Además, en esta edición del ejercicio por primera vez, se contará con la participación de la fragata francesa “Latouche Treville”, con base en Brest. 

También participarán como medios colaboradores el submarino de la Armada española “Tramontana”, la unidad de buceo de Ferrol, el remolcador de altura “Mahón” y aeronaves del Ejercito del Aire, así como aviones de patrulla marítima de la Marina francesa. El objetivo principal del ejercicio es elevar el nivel de adiestramiento en procedimientos tácticos y navales, en las áreas de guerra antisubmarina, antiaérea y de superficie. La participación de medios franceses servirá para incrementar el nivel de cooperación entre ambas naciones en el ámbito bilateral, y mostrar el alto nivel de compromiso mutuo. Al finalizar el ejercicio, está previsto que la fuerza visite durante el fin de semana los puertos de Gijón, Ferrol (submarino “Tramontana”) y A Coruña para presencia naval. 

Fuente: https://www.navyrecognition.com/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook