lunes, 20 de enero de 2020

Relevo del contingente español en la misión eFP de la OTAN.


La base de Adazi, en Letonia, ha acogido el acto de Transferencia de Autoridad (TOA) del contingente español en la misión enhanced Forward Presence (eFP) de la OTAN en el país báltico. El contingente eFP V, compuesto sobre la base de la Brigada “Extremadura” XI, sita en Bótoa (Badajoz), ha sido relevado por el contingente eFP VI de la Brigada “Guzmán el Bueno” X, con sede en Cerro Muriano (Córdoba). El acto ha sido presidido por el jefe de la Brigada X, general Aroldo Lázaro Sáez, y ha contado con la asistencia de la embajadora de España en Letonia. 

Durante el mismo se ha formalizado el relevo de mando de contingente entre el teniente coronel Fernando Ávila Muñoz y el teniente coronel Emilio Hermoso Orzáez. Asimismo, se ha realizado la entrega de condecoraciones, concedidas tanto por el ejército letón como por el canadiense, a diverso personal de eFP V y un acto a los caídos en el que el general Lázaro y la embajadora han colocado una corona de laurel en el monolito. 

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook

El Ejército del Aire, al límite de su operatividad si no llegan inversiones.


De la lírica (y las buenas palabras) a la prosa (y la recuperación de inversiones). Este es el estado de demanda en el que se encuentran hoy las Fuerzas Armadas que, ya con alivio por tener un Gobierno sin estar en funciones y con nuevo Jemad, solicitan unos Presupuestos acordes a la capacidad operativa que un país como España pretende tener en el contexto de la UE post-Brexit y tras una crisis (2008-2014) que se llevó un tercio de la inversión en el Presupuesto de Defensa de España sin volver a recuperarse. 

Dentro de las capacidades más urgentes, fuentes militares alertan a ABC sobre la situación del Ejército del Aire, y su capacidad de proyección aérea en esta década si no llegan nuevas inversiones: «No ya a largo plazo como el futuro avión de combate europeo FCAS, en el que participa España junto a Alemania y Francia, que es un proyecto que dará resultados en 2040-2045, sino inversiones inminentes». Hasta 2023 el margen de maniobra es escaso, señalan las fuentes. En esa fecha está previsto que en el Ejército del Aire causen baja cuatro de sus flotas de aviones sin un relevo programado ya: los 12-15 cazas F-18 Hornet del Mando Aéreo de Canarias, en servicio desde 1986; los tres P3 Orión de vigilancia marítima que vuelan desde 1973; el Falcon 20 especializado en guerra electrónica; y los 8 Airbus CN-235 de vigilancia marítima. 


«Todo será de modo escalonado pero 2023 es una fecha clave para el Ejército del Aire. Eso sin contar que aunque algunos aviones finalmente no se den de baja por razones operativas, es muy difícil ya repararlos por falta de repuestos en el mercado», explican. Además, en 2027 también deben causar baja los aviones de entrenamiento en combate: 12-15 aviones operativos Northrop F-5M Freedom Fighter, del Ala 23 de Talavera la Real (Badajoz), que forman a 8-10 pilotos del Ejército del Aire al año. «Por otro lado, faltan aviones cisterna, de transporte estratégico y guerra electrónica desde que se dieron de baja los cuatro Boeing 707 que realizaban esas funciones. Durante dos décadas no se ha hecho nada y ahora lo vamos a pagar; en la última década el Ejército del Aire ha perdido el 40 por ciento de sus horas de vuelo, la situación es insostenible», alertan. 

Y así se refleja en documentación interna que maneja el Ejército del Aire y que será presentada en próximas reuniones tanto a la ministra de Defensa, Margarita Robles, como al nuevo jefe de Estado Mayor de la Defensa, el general Miguel Ángel Villarroya, que precisamente es del Ejército del Aire y que bien conoce la situación en las Islas Canarias con los F-18 donde fue jefe del Mando Aéreo de Canarias entre julio de 2015 y abril de 2017. La solución para sustituir a la quincena de F-18 operativos en el archipiélago pasa por abrir un concurso internacional para comprar nuevos aviones o desplazar hasta Canarias otros aviones F-18, de las bases de Torrejón o Zaragoza, o Eurofighter, desde Sevilla o Albacete. Incluso una de las posibilidades que se pensó fue establecer algún tipo de misión rotatoria para Canarias con aviones y dotaciones provenientes de la Península para adoptar así un tipo de solución temporal. 


Los relevos de las aviones de vigilancia marítima (P-3 Orión, usados en misiones en el Mediterráneo o contra la piratería en aguas del Índico, o los Airbus CN-235) podrían ser relevados por variantes del Airbus C-295 que se fabrica en Sevilla, aunque todavía no hay un plan concreto sobre esta posibilidad. Pero más allá de aviones, otra fuente militar alerta de que la situación también afecta al personal: desde la crisis económica el Ejército del Aire ha perdido 4.000 efectivos (14% del personal). Si en 2008 tenía 27.750, ahora son 23.600 (datos de diciembre de 2019). Sin contar que a muchos militares se les está prejubilando con 45 años. Además, el personal civil se ha reducido otro 45% siendo «crítica su pérdida para labores de mantenimiento». De 2008 a 2018, los gastos corrientes se redujeron un 49,7%, y las inversiones un 78%. Nada se ha recuperado desde entonces, Las horas de vuelo totales de todas sus unidades en 2007 fueron 95.000 mientras que en 2019 fueron 65.000. 

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook