Páginas vistas en total

jueves, 15 de septiembre de 2016

Cuatro militares españoles ilesos tras pisar su blindado una mina en Libano.



Imagen del blindado español tras explotar la mina que pisó.

Cuando apenas falta un día para que se cumplan diez años de la participación de España en la misión de la ONU en Líbano, la explosión de un artefacto al paso de un blindado español parecía que iba a empañarlo todo, aunque al final todo ha quedado en un susto. Eran las 15:30 (hora local) cuando un vehículo «Lince» con cuatro cascos azules a bordo se encontraba realizando tareas de observación entre las regiones de Ebel el Saqi y Qiam, a poco más de un kilómetro al sur de la base española «Miguel de Cervantes». 

Cuando concluyeron, el blindado dio marcha atrás y la rueda trasera pisó un artefacto que se encontraba fuera de la vía y explotó. Los ocupantes resultaron ilesos y sólo se registraron daños materiales en las ruedas del vehículo. Inmediatamente, los ocupantes del segundo vehículo han organizado un cordón inicial de seguridad y se han desplazado al lugar una unidad de protección y apoyo desde el cuartel general del Sector, incluyendo un equipo de desactivación de explosivos (EOD), y una célula de estabilización, ha confirmado el Ministeriod e Defensa en un comunicado. Tras el incidente, las investigaciones se han centrado en averiguar si lo ocurrido había sido un ataque premeditado o si, por el contrario, ha sido un artefacto perteneciente a una guerra pasada, una de las miles de minas que inundan el sur del país y que los uniformados se afanan en desactivar. Todos los indicios, según fuentes militares, apuntan a lo segundo, a un explosivo antiguo fuera del camino.

El contingente español desplegado en Líbano está compuesto por 600 militares, la mayoría de ellos pertenecientes a la Brigada Paracaidista «Almogávares VI» (BRIPAC), junto a los que se encuentran efectivos del Regimiento «Lusitania» 8 y de la Agrupación de Apoyo Logístico 11. El grueso se encuentra en la base «Miguel de Cervantes» de la localidad de Marjayoun, desde donde la Brigada española lidera el control del sector Este. Al mando de todos ellos, el general Alfredo Pérez de Aguado. La misión de los cascos azules es la de patrullar la «Línea azul», que separa Líbano e Israel, para evitar incidentes entre Hizbulá e Israel. Para ello, además de hacerlo a pie, también tienen bajo su responsabilidad tres puestos avanzados. El último incidente de la misión se produjo en enero de 2015, cuando un proyectil israelí acabó con la vida del cabo Francisco Javier Soria. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.larazon.es/
Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

SI TUS COMENTARIOS EMPLEAN PALABRAS CON INSULTOS HACIA MI PERSONA, PAIS, COMENTARISTA, RELIGIÓN O QUE NO ESTE RELACIONADO CON LA NOTICIA SERAN BORRADO AL INSTANTE Y NO SERAN PUBLICADOS, SI AUN ASIN SE SIGUE INSULTANDO DEJARE DE PUBLICAR SUS COMENTARIOS PARA SIEMPRE. SALUDOS Y GRACIAS POR SU VISITA.