lunes, 20 de mayo de 2019

La crisis naval con EE UU también salpica al contrato de los destructores de Rota.

Las relaciones bilaterales entre España y Estados Unidos se encuentran en un momento muy delicado tras la retirada por parte del Gobierno español de la fragata 'Méndez Núñez' (F-104) del operativo de combate norteamericano Abraham Lincoln. Las maniobras navales en el Golfo Pérsico no incluían la participación española en zonas de alto riesgo y, menos aún, una demostración de fuerza militar ante Irán. 

España no quiere verse arrastrada de forma involuntaria en un conflicto con el gobierno de Teherán. Por ello, la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ordenó el pasado lunes la retirada temporal de la fragata española, con 215 marineros a bordo, del grupo de combate encabezado por el portaaviones 'USS Abraham Lincoln' ante la escalada de tensión entre EE UU y Irán. La flota norteamericana ha cruzado ya el estrecho de Bab el Mandeb, que une el mar Rojo con el océano Índico, y se dirige al estrecho de Ormuz para entrar en el golfo Pérsico, pero ya lo hace sin la escolta española. Esta decisión política del Gobierno español puede acarrear serios problemas para los intereses económicos de nuestro país. No hay que olvidar, que la relación industrial entre España y Estados Unidos tiene como nexo de unión a la empresa pública Navantia. 

En algunos foros de debate se considera la retirada de la fragata española como un "desplante" a Estados Unidos. La acción-reacción que pueda adoptar a partir de ahora del Gobierno de Washington ante la medida española es lo que provoca más inquietud y incertidumbre entre la plantilla de Navantia. De hecho, la empresa española tiene dos grandes frentes abiertos con Estados Unidos que pueden verse alterados como consecuencia de la retirada de la F-104. Así, Navantia funciona en la Base Naval de Rota como el cuarto astillero de la Bahía, dedicado exclusivamente al mantenimiento de los cuatro destructores que la Us-Navy tiene desplegados en el Mediterráneo como escudo antimisiles. Este contrato lo firmó el Gobierno de Rodríguez Zapatero en octubre de 2013 tras una larga negociación. El acuerdo incluía el ciclo de vida de los cuatro buques durante un periodo de seis años. 

Un contrato prorrogado 
Precisamente, el acuerdo expiró a finales del pasado 2018 y fue el gobierno de Estados Unidos el que prorrogó su vigencia hasta 2020. Esta tesitura es la que preocupa a la empresa pública española y a la plantilla destinada en Rota, que teme que Estados Unidos pueda decidir ahora no renovar el acuerdo y traslade el mantenimiento de los cuatro destructores a otra de sus bases en el Mediterráneo. En Rota trabajan unas 500 personas, incluida la industria auxiliar naval de la Bahía. El importe de esta nueva ampliación, que supone 3,1 millones de horas de trabajo para la Bahía, alcanza los 57 millones de euros, por lo que el techo de gasto de todo el programa suma con esta prórroga los 261 millones de euros. 

Además, antes del conflicto surgido con la retirada de la F-104, España se ha mostrado a favor de albergar en Rota la sede de la VI Flota norteamericana en el Mediterráneo, cuyo cuartel general se encuentra en Nápoles. Así, el PP pidió el pasado diciembre al Gobierno de Pedro Sánchez que negociara con Estados Unidos la ubicación de este contingente naval en la Base de Rota. La decisión de ubicar en Rota el escudo antimisiles fue netamente estratégica. Los expertos consideran que el apoyo que presta España a los destructores estadounidenses es decisivo, ya que multiplica su capacidad operativa: su estacionamiento en Rota les ahorra la travesía del Atlántico cada vez que tienen que desplazarse al Mediterráneo Oriental, su zona habitual de operaciones; y el apoyo de las F-100 –tanto en escolta antiaérea como en radar—permite al Pentágono liberar buques para otras misiones. España juega un papel clave en el escudo antimisiles y no se limita ya a ceder su territorio para que EE UU lo use como plataforma para sus operaciones militares. 

Un quinto destructor 
LA VOZ ha podido saber que se estaba a la espera de la confirmación de la llegada de un quinto destructor a la Base Naval de Rota para un trabajo extraordinario. 

Las mismas fuentes han confirmado que se trata de una actuación de mejora de su chimenea. Los destructores con sede en Rota son de la clase Arleigh Burke, la primera de la US Navy en armarse con el sistema de combate Aegis, capaz de detectar, seguir y derribar misiles enemigos. Son el 'USS Donald Cook', que llegó a la Base de Rota el 12 de febrero de 2014, el 'USS Ross', que se incorporó al despliegue el 16 de junio de 2014, el 'USS Porter', que atracó en Rota el 30 de abril de 2015, y el 'USS Carney', que participa en el escudo antimisiles desde el 21 de septiembre de 2015. La crisis originada por el desplante pone en cuarentena la continuidad del acuerdo, aunque distintas fuentes consultadas prefieren no amplificar este tema para evitar repercusiones mayores. La integración de la fragata 'Méndez Núñez' en el grupo de combate norteamericano se planeó hace al menos un año para mejorar la interoperatividad y el adiestramiento conjunto. 

Estaba previsto que se prolongase seis meses, desde finales de abril hasta el 31 de octubre, cuando debe arribar al puerto de San Diego (California) tras haber cruzado el Mediterráneo, el mar Rojo, el océano Índico, el mar de China y el Pacífico. Además del Lincoln, con 85 aeronaves, el grupo está formado por un crucero lanzamisiles, tres destructores y un buque logístico, así como un submarino. Sin embargo, las tensiones entre Whasington y Teherán han ido en aumento tras anunciar que dejará de cumplir dos de los compromisos asumidos en el acuerdo nuclear con las grandes potencias, del que Washington se retiró hace un año. A continuación, Trump anunció nuevas sanciones centradas en el estratégico sector de los metales industriales. La UE se ha desmarcado de estas sanciones e insiste en intentar salvar el acuerdo con Irán. 

Para el PP, la retirada es una improvisación de alto riesgo 
El candidato del PP a la Alcaldía de Ferrol, José Manuel Rey Varela, ha alertado de que la decisión del Ministerio de Defensa de retirar la fragata F-104 'Méndez Núñez', uno de los buques escolta del portaaviones norteamericano 'Abraham Lincoln', es una «improvisación» que «pone en riesgo» la posible venta de una veintena de fragatas de Navantia a Estados Unidos. 

El popular ha trasladado que es necesario «exigir al Gobierno socialista es seriedad y planificación», ya que, a su entender, «no se puede desplazar un barco a miles de millas» y darse de cuenta de que «lo mejor es que cambie y no cumplir los compromisos internacionales». Rey Varela ha pedido «seriedad» para que el sector naval no vea afectada su venta de barcos a otros países. «Navantia tiene que tener plena competitividad, es importante venderle barcos a la Armada Española, pero también ser capaces de hacerlo a otros países», ha señalado. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook           

jueves, 16 de mayo de 2019

Noruega concluye que reparar la fragata dañada es más caro que armar una nueva.


El informe presentado este miércoles por la Agencia de Material de Defensa noruega concluye que reparar la fragata Helge Ingstad, construida en Navantia Ferrol y que en noviembre sufrió un grave accidente, sería más caro que encargar una nueva, según recoge Efe. 

El estudio calcula que el coste de las reparaciones será de entre 12.000 y 14.000 millones de coronas noruegas (de 1.223 y 1.427 millones de euros), mientras que el de adquirir una nueva sería de 11.000 a 13.000 millones (de 1.121 a 1.325 millones). La mencionada agencia apela a «daños totales» en un buque que estuvo tres meses sumergido casi por completo y sostiene que los riesgos desde el punto de vista técnico, económico y de tiempo son mayores que adquirir una nueva. «Sería una tarea especialmente amplia y costosa reparar la Helge Ingstad como fragata operativa», declaró en rueda de prensa el jefe de capacidad marina de esa agencia, Thomas Wederwang, quien solo dio a conocer las conclusiones del estudio. «La pérdida de una fragata para una nación marítima como Noruega es grave. Ahora estudiaré el informe con detenimiento antes de tomar una decisión definitiva», dijo en un comunicado el ministro noruego de Defensa, Frank Bakke-Jensen. 

La sutura que mantiene de nuevo a flote la fragata noruega Helge Ingstad

Este añadió que, si el Gobierno decide no repararla, se solicitará al comandante en jefe de Defensa «asesoramiento profesional sobre cómo reemplazar su capacidad operativa». Si optase por destruirla, tendría que emplear en ello entre 50 y 100 millones de coronas (5 y 10 millones de euros). El accidente se produjo en noviembre del pasado año, cuando la fragata chocó contra un petrolero. Un informe apela a un conjunto de factores, como la confusión entre las luces emitidas por el carguero y la terminal en la tripulación de la fragata, que tuvo que ser evacuada por el peligro de hundimiento de la nave. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.lavozdegalicia.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook          

¿Está el Ejército español entre los ejércitos más poderosos del mundo?


Seguramente, en alguna ocasión se haya preguntado qué papel ocuparía el Ejército español en un hipotético ránking mundial o si España está entre los países más poderosos del mundo militarmente hablando, más aún después de la “espantá” de la fragata española Méndez Núñez, que ha abandonado la flotilla liderada por el portaaviones estadounidense USS Abraham Lincoln porque, según la ministra de Defensa, participaba en un ejercicio previamente pactado y ahora, ante la escalada de tensión entre Estados Unidos e Irán, Washington ha decidido modificar la misión. 

Este tipo de decisiones poco o nada tienen que ver con aquellos tiempos en que la Monarquía Hispánica dominaba el mundo y nuestros Tercios eran temidos en toda Europa. España tuvo el ejército más poderoso del mundo durante todo el siglo XVI y buena parte del XVII hasta que, poco a poco, su hegemonía fue decayendo en favor de Francia o Inglaterra. Desde entonces y hasta hoy, nuestro país ha tenido un papel secundario a nivel mundial y nuestras fuerzas armadas apenas han participado en conflictos internacionales. Pero, ¿en qué situación se encuentra actualmente el Ejécito español?, ¿es insignificante? Evidentemente, no somos una gran potencia, pero sí que nuestras fuerzas armadas ocupan un lugar medio alto en la esfera internacional y, aunque estamos lejos de Estados Unidos, China, Rusia, Francia o Reino Unido, seguimos siendo un país importante y a temer aún.

Con el fin de “retratar” a cada país, se ha dado a conocer, un año más, el índice Global Fire Power, un prestigioso ránking que tiene en cuenta hasta 55 factores, desde la disponibilidad de efectivos para enrolar ante un posible conflicto hasta el número total de armas de que dispone, pasando por factores geográficos o la industria local de armamento. En este caso, hace un listado de 137 países en el que España ocupa el puesto 20, uno menos que el año pasado, aunque cabe decir que en años anteriores ocupábamos el puesto 28. Por delante de nosotros, evidentemente, y en orden de mayor a menor, Estados Unidos, Rusia, China, India, Francia, Japón, Corea del Sur, Reino Unido, Turquía, Alemania, Italia, Egipto, Brasil, Irán, Indonesia, Israel, Pakistán, Corea del Norte y Australia. En la mayoría de los casos se trata de grandes potencias económicas o países situados en zona de conflicto o dictaduras militares que invierten un porcentaje mayor que España en Defensa. Por detrás de España también potencias económicas como Canadá, Polonia, Arabia Saludí, Ucrania o Grecia.

Este informe asigna a España 522 aeronaves, 172 helicópteros 18 de los cuales son de ataque, 327 carros de combate, 46 buques de guerra (destacando un portaaviones y seis fragatas) y 139.500 personas que forman parte del personal militar. Italia, por poner un ejemplo, que está en el puesto número 11, tiene 831 aeronaves (aunque sólo tiene 94 aviones de combate frente a los 136 de España), 200 carros de combate (menos que España, aunque dispone de 4.000 vehículos blindados o 164 piezas de artillería autopropulsada frente a las 2.040 y 100 de España, respectivamente), 143 buques de guerra y un contingente militar de 357.000, aunque cabe destacar que Italia tiene una población de 62,2 millones frente a los 49,3 de España. Alemania, en el puesto número 10 y con una población superior a los 80 millones de personas, tiene 613 aeronaves (122 de combate) o 65 helicópteros de ataque, 900 carros de combate (aunque sólo 209 piezas de artillería autopropulsada) y apenas 81 barcos de guerra, de ellos ningún portaaviones.

Dentro de los países de la OTAN el ránking sitúa a España como el séptimo país más poderoso y dentro de la Unión Europea como el quinto, siendo Francia el primero, seguido de Reino Unido, Alemania e Italia. Aunque España no está en ninguna de las categoráis entre los 10 primeros puestos, sí destaca que está entre los 13 países del mundo que disponen de un buque portaaeronaves (tanto aviones como helicópteros), en este caso el buque “Juan Carlos I”, pese a tener un carácter más polivalente. En este ránking, Estados Unidos se sitúa muy por encima del resto, con 20, seguido de Japón y Francia, con cuatro cada uno, Egipto, Reino Unido, Italia y Australia, con dos, y Rusia, Corea del Sur, India, Tailandia y China, junto con España, con uno cada uno.

Éste es el ránking de los 50 ejércitos más poderosos del mundo
1 Estados Unidos
2 Rusia
3 China
4 India
5 Francia
6 Japón
7 Corea del Sur
8 Reino Unido
9 Turquía
10 Alemania
11 Italia
12 Egipto
13 Brasil
14 Irán
15 Indonesia
16 Israel
17 Pakistán
18 Corea del Norte
19 Australia
20 España
21 Canada
22 Taiwan
23 Vietnam
24 Polonia
25 Arabia Saudita
26 Tailandia
27 Argelia
28 Grecia
29 Ucrania
30 República checa
31 Suecia
32 Sudáfrica
33 Suiza
34 México
35 Países Bajos
36 Noruega
37 Myanmar
38 Argentina
39 Bielorrusia
40 Rumania
41 Malaysia
42 Perú
43 Venezuela
44 Nigeria
45 Bangladesh
46 Colombia
47 Etiopía
48 Uzbekistan
49 Bulgaria
50 Siria

Fuente: https://www.larazon.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook          

miércoles, 15 de mayo de 2019

La Álvaro de Bazán abandona el dique de Navantia tras su puesta a punto.


La primera de las cuatro fases del nuevo ciclo operativo de la Álvaro de Bazán (F-101) finaliza este jueves con la puesta a flote de la fragata. Varada en el dique número 2 de Navantia para trabajos de chorreado, pintado y los mantenimientos pautados en el período de inmovilización programado (PIP), a partir de las diez de la mañana comenzará el llenado que permita su salida, prevista para las tres de la tarde. 

Con la finalización de la obra, el buque afrontará otras dos fases de pruebas antes de la asignación de misiones, enmarcadas ya en el último punto del ciclo operativo. Cada ciclo tiene una duración aproximada de dos años. La media de tiempo fuera de su base de Ferrol es de cien días anuales, principalmente en aguas y puertos extranjeros, colaborando con buques de todo el mundo. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.lavozdegalicia.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook