Páginas vistas en total

lunes, 11 de abril de 2016

La Armada analizará a fondo los errores cometidos con el submarino S-80.

Navantia anunciaba la semana pasada que habían terminado de construir y ensamblar el caso del primer submarino S-80, al que se le ha dado el nombre de S-81 Plus. Plus por los siete metros que se le ha tenido que añadir al casco para repartir mejor el peso y que pueda flotar. Este fue el problema de diseño más grave al que se ha enfrentado el programa del S-80. En 2013 se supo que el primero de los prototipos tenía graves problemas de flotabilidad. Se hundía. La culpa la tenían las cerca de 100 toneladas extra de peso que no figuraban sobre el papel del diseño.
Navantia tuvo que contratar a una empresa estadounidense especialista en el diseño de buques submarinos para que analizase el proceso y detectase qué era lo que fallaba y cómo se debía solucionar. El resultado, 200 millones de euros por la auditoría y un retraso en la entrega del primer submarino. Pero no fueron los únicos problemas a los que se ha enfrentado Navantia en la fase de producción. Por el camino se quedó la empresa Abengoa, responsable del diseño de los motores de Propulsión Independiente de Aire (AIP), tras hallar diversos ‘enigmas’: motores que se queman durante las pruebas, problemas para ensamblarlo dentro del casco. Abengoa fue relevada por Técnicas Reunidas, retrasando más el proceso de producción.

Auditoría de la producción
Ahora que el programa parece encaminado a su consecución, aunque cinco años después de lo previsto, la Armada y el Ministerio de Defensa –junto con Navantia- van a realizar una profunda auditoría de todo el proceso.

Se va a analizar, pormenorizadamente, todos los pasos recorridos hasta el momento para detectar en qué se falló y cómo evitarlo en futuras producciones. Ya no sólo para los buques españoles, sino para el caso de que el submarino entre en el circuito comercial internacional.
Este proceso, que en su nombre técnico se denomina CDR - Critical Design Review, revisión crítica del diseño- se llevará a cabo durante todo el 2016. Mientras dure, la producción de los submarinos quedará paralizada. El objetivo es determinar el estándar de calidad necesario para continuar con la producción. Se analizarán, explican fuentes de la Armada, todo el trabajo realizado por los departamentos técnicos y estudios de ingeniería que han participado en alguna fase de la producción.

Criticas en la Armada
El programa del S-80 ha despertado muchas críticas internas en la Armada española durante los últimos años. Principalmente porque al no cumplirse los plazos estipulados en un primer momento, la marina española ha tenido que dar luz verde a la carena de varios de los vetustos submarinos de la clase S-70, pese a que estaba prevista su baja. Los buques sumergibles de la serie S-70 que aún quedan en activo –El ‘Mistral’, el ‘Galerna’ y el ‘Tramontana’- han ido pasando por talleres en los últimos años para someterse a una gran carena que alargue su vida operativa hasta cinco años. El ‘Tramontona’ fue el último de ellos, y se espera que sea entregado este 2015.

Sin embargo, existen en la Armada dudas razonables sobre estas previsiones, y algunos ven “demasiado optimista” que estos buques continúen en servicio activo cinco años más. “En 2016 nos quedaremos con dos cuando se dé de baja el S-71 ‘Galerna’ –el más antiguo de la serie-, y habrá que llegar hasta finales de década con el Tramontana y el Mistral, contando con rotaciones y reparaciones, y eso siempre que alcancen esos años” aseguran las fuentes consultadas en la Armada. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SI TUS COMENTARIOS EMPLEAN PALABRAS CON INSULTOS HACIA MI PERSONA, PAIS, COMENTARISTA, RELIGIÓN O QUE NO ESTE RELACIONADO CON LA NOTICIA SERAN BORRADO AL INSTANTE Y NO SERAN PUBLICADOS, SI AUN ASIN SE SIGUE INSULTANDO DEJARE DE PUBLICAR SUS COMENTARIOS PARA SIEMPRE. SALUDOS Y GRACIAS POR SU VISITA.