viernes, 7 de abril de 2017

NAVANTIA FIRMA UN CONTRATO DE APOYO A LAS FRAGATAS NORUEGAS POR CINCO AÑOS.

[METnopoly] Polonia recibe sus Fragatas Fridtjof Nansen
 
Navantia ha firmado con el Ministerio de Defensa de Noruega un contrato por cinco años de apoyo al sostenimiento para las cinco fragatas de la clase Fridjoft Nansen (F310), construidas por Navantia en el Astillero #Ferrol entre 2000 y 2011 y que están actualmente en servicio en la Armada Noruega. Este contrato es una continuación del firmado por ambas partes en junio de 2013, y que ahora se extiende, demostrando de esta forma la confianza del Gobierno Noruego en  Navantia, así como el compromiso de la empresa con el sostenimiento de los buques.

Este nuevo contrato, además de abarcar los servicios de asistencia técnica, mantenimiento, reparación, estudios de ingeniería, implementación de mejoras, adiestramiento y suministro de repuestos y componentes, que ya tenía el anterior contrato, incorpora un servicio continuo de apoyo al mantenimiento del Sistema Integrado de Control de Plataforma de estos buques, así como un control de la obsolescencia en repuestos y componentes (detección y solución a la pérdida de vigencia de dichos elementos) y mantenimiento de la configuración de los buques. Navantia abrió el mes de junio del año pasado una oficina comercial en Bergen, junto a la Base Naval en la que están basados los buques, en una apuesta de la compañía por afianzar su presencia en el país e incrementar las relaciones comerciales con este cliente estratégico para Navantia. (Jesús.R.G.)
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              


El Ejército del Aire pide a Airbus cambiar un motor del A400M entregado en noviembre.

Tres meses después de la majestuosa presentación y entrega del avión militar A400M al Ejército del Aire, Airbus Defence and Space ya ha tenido que meterle mano. Aunque la aeronave ya venía con retraso por los diversos problemas que se ha ido encontrando por el camino el proyecto, la compañía ha tenido que cambiar ahora uno de los cuatro motores por completo y ha sustituido piezas en otros dos. 

Estas modificaciones estaban previstas y “pactadas con el cliente”, según ha explicado un portavoz de la compañía a Estrella Digital. Es más, la sustitución completa del motor fue una petición del Ejército del Aire, según han confirmado fuentes militares. Se trata de uno de los aparatos que giran en sentido contrario a las agujas del reloj (dos giran a favor y otros dos, en contra) aunque no han trascendido los motivos de su cambio. Desde Airbus han declinado hacer más comentarios al respecto. Pero, además, se han cambiado piezas de dos motores, más en concreto componentes de las cajas reductoras (Propeller Gear Boxes, PGB) de los motores 1 y 3 -que giran en sentido de las agujas del reloj-. Se trata de dos componentes metálicos en los que se producían unas grietas en las hélices y provocaban que las partículas cayeran en el sistema de aceite del avión. Este problema ya se había detectado en junio del año pasado en un avión entregado a Reino Unido, momento en el que comenzaron a realizarse revisiones en todas las aeronaves y se pidió a los clientes que realizaran inspecciones cada 200 horas de vuelo. 

Pero, en el caso del avión entregado al Ejército del Aire, se han cambiado directamente. Airbus ha enviado a Zaragoza a un grupo de técnicos desde su factoría de Sevilla, según recoge el 'Heraldo de Aragón'. Estos expertos de la empresa se han sumado a otros 30 que ya se encontraban en el Ala 31, un grupo de trabajadores que se encuentran en las bases desde donde operan estos aviones de transporte militar. El Ejército del Aire, que oficialmente considera estos cambios como algo previsible, estima que estas modificaciones estarán terminadas entre esta semana y la que viene. Además, se cambiarán los sensores de combustible, que también habían dado problemas. Estas revisiones forman parte de un programa iniciado por la compañía tras la detección de múltiples fallos. Los del último año, se han centrado precisamente en los cuatro motores turbohélice. La mitad de los aviones tuvieron que cambiar las cajas reductoras, por un lado, y además había un fallo en los propulsores de los aviones. Solo la revisión de los aviones ya entregados y el cambio de las cajas reductoras de los motores para paliar estos problemas ha supuesto 1.200 millones de euros. 

Reunión en Madrid 
La noticia del cambio del motor solicitado directamente por el Ejército del Aire se conoce apenas un día antes de la reunión de alto nivel de los países que integran el proyecto A400M que se producirá en el Ministerio de Defensa este jueves. 

El secretario de Defensa, Agustín Conde, organizó el encuentro después de que el consejero delegado de Airbus, Tom Enders, pidiera una renegociación del contrato por los costes sobrevenidos precisamente por los múltiples problemas en el proyecto. Enders pedía recuperar de alguna manera los 2.200 millones invertidos en los retrasos y fallos en la construcción del avión y la respuesta no se hizo esperar. “El consejero delegado de Airbus sorprendió a estos siete países con unas declaraciones ante los medios de comunicación sobre diferentes problemas que afectan al desarrollo actual del programa”, indicó el Ministerio de Defensa horas después en una nota. Asimismo, se pedía de manera clara que Airbus expusiera “los problemas ocurridos en el programa A400M” que motivaron las declaraciones. Pero el CEO de Airbus, no acudirá a la reunión de este jueves en el Ministerio de Defensa, según han confirmado fuentes del departamento a este diario. 

Al encuentro, acudirá una delegación de la compañía donde habrá representantes de España, el resto de países que forman parte del proyecto (Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica, Turquía y Malasia -a Luxemburgo lo representará el delegado belga) y de OCCAR, la organización de países participantes en el proyecto. En cualquier caso, desde la Secretaría de Estado tienen claro que los fallos no son responsabilidad de España y que Airbus no es una compañía comercial, sino que depende de los países que la participan. Durante la reunión, se discutirá la situación actual del programa y, probablemente, la sustitución completa de un motor será uno de los temas de conversación que mantengan los representantes del proyecto. La intención de la compañía es que los países no le penalicen por los retrasos en las entregas y la disminución de capacidades de las aeronaves. "Estas penalizaciones son injustas”, dijo hace un mes el consejero delegado de Airbus, Tom Enders, que pidió "flexibilidad" a los países participantes en el proyecto, aunque ahora no aparezca en la reunión convocada por Conde. 

24 aviones entregados 
En total, se han entregado 24 aviones a los ejércitos de Francia, Reino Unido, Alemania, Turquía y Malasia, además de la aeronave entregada a comienzos de noviembre a España. El Ejército del Aire tiene previsto recibir otros 14 aviones que se dirigirán directamente al Ala 31 de Zaragoza para sustituir progresivamente a los 10 aviones de transporte Hércules, operativos desde 1975 y que se siguen usando para transporte militar. 

El Ejército del Aire compró en total 27 aviones de este tipo, pero se decidió que solo operarían y mantendrían 14. Los 13 restantes serán vendidos a otros países aunque, por el momento, no hay información al respecto. También Indonesia se sumará a la lista de países que tendrán el A400M en su flota. Este mismo miércoles, tras la visita del presidente francés, François Hollande a Yakarta, el país ha hecho firme su intención de comprar estas aeronaves, aunque no se ha especificado la cantidad. ha formalizado su intención de comprar aviones A400M, según ha informado El Elíseo. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Defensa deberá pagar 243 millones por 13 aviones militares que ya no quiere.

España tendrá que abonar 243 millones de penalización a la empresa Airbus si finalmente no compra los 27 aviones de transporte A400M que se comprometió a adquirir, según ha revelado este jueves en el Congreso el secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde. Su antecesor en el cargo, Pedro Argüelles, pactó con el gigante aeronáutico europeo recibir 14 aparatos entre el año pasado y 2022 y posponer la recepción de los 13 restantes hasta 2025. Pero Defensa ya ha declarado estos 13 aviones como “no operables” –es decir, innecesarios—y ha aceptado pagar a Airbus 243 millones por la cancelación de este pedido. 

La única forma de evitar la multa es que España consiga vendérselos a otro país, al margen de las exportaciones que Airbus está haciendo por su cuenta a países como Malasia e Indonesia. Esta penalización se sumaría a los 5.018 millones que el Ejército del Aire pagará por los 14 aviones que sí va a recibir. A lo que no ha aludido el secretario de Estado es a las penalizaciones que los países clientes del A400M pueden imponer a Airbus por los retrasos en las entregas y el incumplimiento de los requerimientos operativos. Este era el objeto de la reunión que este mismo jueves mantuvo Conde en Madrid con sus homólogos de Alemania, Francia, Reino Unido, Turquía, Bélgica y Luxemburgo y responsables de Airbus Defence & Space (ADS) y Europrop International, fabricante del motor. No acudió el consejero delegado de Airbus, Tom Enders, quien había exigido reunirse con los ministros de Defensa. Alemania es el socio más firme a la hora de reclamar fuertes sumas a Airbus por los retrasos en las entregas, mientras que España estaría dispuesta a aceptar compensaciones en forma de repuestos y servicios suplementarios. 

El Ejército del Aire español apenas ha sufrido retrasos –unos meses en el primer aparato, entregado a finales del año pasado—pero comparte con sus homólogos europeos la falta de capacidades del A400M en reabastecimiento de helicópteros o lanzamiento de paracaidistas. También tendrá que cambiar un motor al avión que acaba de recibir, ya que adolece de fallos en la caja reductora ya resueltos en los últimos aviones salidos de la cadena de montaje. La flexibilidad española se explica, en parte, por el hecho de que el A400M se monte en Sevilla, aunque sus componentes procedan de Alemania o Reino Unido. Conde ha dado por sentado que el proyecto de presupuestos generales del Estado que este viernes aprobará el Consejo de Ministros incorporará una partida de 1.824 millones de euros en el capítulo de Defensa para atender la factura del año pasado y este de los llamados Programas Especiales de Armamento (PEAS), cuyo importe total suma 30.000 millones (de los que 21.000 están pendientes) que hasta ahora se financiaban con créditos extraordinarios declarados ilegales por el Constitucional. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Submarino S-80: con el techo actual de gasto (2.135 millones) sólo hay para una unidad.

El secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde, compareció ayer en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados para dar cuenta de la situación de los Programas Especiales de Armamento (los conocidos como PEAs).

Entre ellos, informó sobre la situación del submarino S-80, que está siendo construido por Navantia, como contratista principal, pero que cuenta con la participación de otras empresas nacionales e internacionales como Indra, Saes, Técnicas Reunidas, Gamesa, Exide, Bionet, Sainsel o Lockheed Martin. Habiéndose firmado la orden de ejecución del programa en marzo de 2004, se contemplaba la construcción de cuatro submarinos diésel-eléctricos con sistema de propulsión anaerobia AIP (Air Independent Propulsion), para proporcionarle mayor autonomía y discreción. Durante su comparecencia, Conde afirmó que, tras los retrasos acaecidos en el programa, ahora «se prevé que el primer submarino sea entregado a la Armada Española a finales de 2021».La entrega del resto de la serie está siendo analizada entre el Ministerio de Defensa y el astillero, y probablemente tenga lugar entre los años 2023 y 2026.

El coste estimado del programa es de 2.135,54 millones de euros (Acuerdo Consejo de Ministros de 2 de agosto de 2013), habiéndose efectuado pagos ya por importe de 1.774 millones de euros, financiados por el Ministerio de Industria (que lo hace en el 100% del programa). «La entrada en servicio de los nuevos submarinos implica la adecuación de infraestructuras (fosas de atraque de los submarinos, taller de torpedos) y la instalación de dos simuladores para el adiestramiento de dotaciones. Industrial y tecnológicamente este programa supone más de 6,4 millones de horas en ingeniería y 4,8 millones de horas por buque de producción, y hay involucradas más de 2.127 empresas, 854 de ellas españolas», informó el secretario de Estado de Defensa.


Conde quiso detallar los retrasos que han sucedido en el programa S-80, cuyas unidades estaban previstas para febrero de 2013. Primer retraso (noviembre 2005): como consecuencia de la Revisión de Proyecto Preliminar (RPP) celebrada en noviembre de 2005. Segundo retraso (octubre 2008): como consecuencia del retraso en la consecución de determinados hitos debido a dificultades surgidas durante el proceso constructivo de las secciones resistentes del submarino, se produce un nuevo cambio en la fecha de entrega de la primera unidad, S-81, pasando de Febrero de 2013 a Diciembre de 2013.


Tercer retraso (julio 2010): durante el desarrollo y la construcción de los submarinos, se producen nuevos retrasos, que son puestos de manifiesto en la auditoría realizada para Navantia, por la firma de la DNV (Det Norske Veritas) en julio de 2010, lo que provoca una nueva planificación detallada de las unidades S-80. «El 25 de marzo de 2011, el Almirante Jefe del Apoyo Logístico de la Armada acuerda, mediante carta dirigida al presidente de Navantia, la modificación de la fecha de entrega de las unidades S-80, de acuerdo a la propuesta realizada por Navantia (fijando la entrega del primer buque en marzo de 2015 y de la última unidad en mayo 2019)». Cuarto retraso. Desviación de Pesos y Rediseño del Submarino (S-81+) (2013-2016): En diciembre de 2012, se detecta por parte de Navantia un desvío de pesos en el submarino de 125 toneladas, siendo necesario acometer un nuevo rediseño del mismo, con un incremento en la eslora en 10 metros.
 
En la actualidad, está prevista la entrega de la unidad S-81+ para diciembre de 2021, mientras que la última se prevé para octubre de 2026 o junio de 2028, según los escenarios posibles. «Como consecuencia del proceso de rediseño llevado a cabo y el retraso acumulado, es necesario adaptar la Orden de Ejecución a la situación real, incluyendo los hitos de financiación y el techo del programa», informó Conde. El techo actual está en 2.135 millones de euros (como se dijo con anterioridad) una cifra que sólo permitiría entregar el primer submarino, reconoció el «número 2» del Ministerio de Defensa. Finalizar la construcción del resto de la serie (4 unidades, aunque también se ha llegado a hablar de sólo 3, según fuentes consultadas) exigiría pues aumentar el techo de inversión del programa en una cantidad aún no acordada entre la empresa y el Ministerio de Defensa. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

El Ejército del Aire enviará finalmente cinco F-18 a su próxima misión en Estonia.


El Ejército del Aire finalmente desplegará cinco aviones de combate F-18 «Hornet» en la próxima misión de Estonia, que tiene previsto comenzar el próximo 3 de mayo. Junto a ellos se destinará un contingente de un centenar de militares, según fuentes militares consultadas. Aunque en un principio estaba previsto que formaran parte del contingente cuatro de esos cazas, se añadió otro aparato para asegurar el ciclo de operatividad y la buena puesta a punto de estos aviones dentro de la operación de la OTAN «Baltic Air Policing», cuyo objetivo es vigilar el espacio aéreo de Estonia, Letonia y Lituania, frente a potenciales incursiones aéreas foráneas, principalmente de la fuerza aérea de Rusia. Hay que recordar que los F-18 y el contingente que desplegará en Estonia pertenecen al Ala 15 del Ejército del Aire, con base en Zaragoza. 

Con esta nueva misión por cuatro meses será el tercer año consecutivo que el Ejército del Aire participa en la también conocida como Policía Aérea del Báltico. En 2015 el Ejército del Aire desplegó cuatro cazas Eurofighter en la misma base estonia de Amari que cobijará a los F-18 a partir de mayo. En 2016 el escenario elegido para el despliegue de otros cuatro Eurofighter fue Lituania, en la base de Siauliai. La otra vez que España participó en esta misión de la OTAN fue en 2006. En aquella ocasión desplegaron cuatro cazas Mirage F-1 CE del Ala 14 de Albacete. Asimismo, a nivel de Ejército del Aire, ya se ha dado el visto bueno a seguir participanos en 2018 en la «Policía Aérea del Báltico» en otra misión durante cuatro meses que podría tener como base Lituania o Polonia, según informan las mismas fuentes. Dicha decisión debe ser refrendada aún a nivel ministerial.  (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Trump utiliza dos destructores con base en Rota para el ataque con misiles “Tomahawk” sobre Siria.

Trump utiliza dos destructores con base en Rota para el ataque con misiles “Tomahawk” sobre Siria

EE.UU. lanzó los 59 misiles Tomahawk contra el régimen sirio de Bashar el Asad desde los destructores USS “Ross” y USS “Porter”, desplegados en el mar Mediterráneo y que tienen a Rota (Cádiz) su base principal cuando no se encuentran desplegados en actividades militares. Según informa la armada estadounidense -quien ha facilitado fotografías de algunos lanzamientos- los misiles de crucero Tomahawk fueron lanzados desde estos dos destructores de la clase “Arleigh Burke” equipados con el sistema de combate Aegis y que también forman parte del denominado componente naval del sistema de defensa antimisiles de la OTAN, el más conocido como «escudo antimisiles». 

Este dispositivo lo completan asimismo los destructores USS “Donald Cook” y USS “Carney”. Hay que recordar que el acuerdo por el cual Rota se convirtió en pieza clave del sistema de defensa antimisiles y de operaciones navales de EE.UU. en el Mediterráneo fue anunciado por el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en octubre de 2011 en Bruselas –un mes antes de las elecciones– y culminado por el gobierno de Mariano Rajoy durante su primera legislatura.

Imagen facilitada por la US NAVY del USS "Porter" (DDG 78) en el momento de lanzar un misil / US NAVY
El destructor USS Ross (DDG 71) en el momento de lanzar un misil Tomahak / US NAVY
El destructor USS Ross (DDG 71) en el momento de lanzar un misil Tomahak

Hay que subrayar que el ataque lanzado por la Administración de Donald Trump contra la base aérea de Shayrat se lanzó como buques estadounidenses y no en misión del “escudo antimisiles” de la OTAN. Washington eligió para su ataque contra el régimen de Asad esta instalación militar situada cerca de la ciudad de Homs y desde la cual se habría lanzado el último ataque con armas químicas en la localidad opositora de Jan Shijún, donde habrían muerto 72 personas, una veintena de ellos niños.

Precisamente uno de los destructores que ha participado en el ataque con misiles Tomahak es el “Ross”, visitado por Barack Obama en su visita a España cuando aún era presidente de EE.UU. en mayo de 2016. En septiembre de 2014 la US Navy empleó otro destructor desde el Mediterráneo, en este caso no era de los basados en Rota, para lanzar misiles Tomahawk contra el autoproclamado Estado Islámico.

LANZAMIENTO DE MISILES DESDE EL USS “PORTER” AL RÉGIMEN SIRIO
El “Tomahawk” -que debe su nombre al hacha de guerra utilizada por los nativos norteamericanos- es un misil de crucero de largo alcance que puede ser lanzado desde un submarino, un buque destructor o crucero de la US. Navy. Tiene un alcance de entre 1.600 y 1.800  kilómetros por lo que puede lanzarse desde un buque fondeado en aguas internacionales. El “Tomahawk” fue un misil guiado diseñado en plena Guerra Fría por la compañía estadounidense General Dynamics en la década de los 70. Ahora lo fabrica la empresa Raytheon, después de adquirir la división de misiles de General Dynamics en 1997. En el panorama balístico Raytheon fue reconocido por sus archiconocidos misiles “Patriot” que frenaron a los iraquíes “Scud” durante la Guerra del Golfo en 1991.

Personal civil y militar revisan una cápsula de misiles "Tomahawk" destinada  al submarino USS "Frank Cable" / US NAVY
Personal civil y militar revisan una cápsula de misiles “Tomahawk” destinada al submarino USS “Frank Cable”

El “Tomahawk” es un misil al que se le puede asignar 16 objetivos predeterminados y que se guía por GPS pudiéndose reconfigurar en el último momento el objetivo de este misil. Su última versión (“Tomahawk” Block IV) incluye la posibilidad de hacerle navegar sobre el teatro de operaciones sin rumbo a la espera de fijar el objetivo en el momento preciso. Más de 2.000 misiles “Tomahawk” han sido utilizados en los diferentes escenarios bélicos en los que ha tenido presencia, aseguran desde la empresa armamentística fabricante que emplea a unos 71.000 trabajadores y con unas ventas de 25.000 millones de dólares en 2011. El misil “Tomahawk” tiene entre 5-6 metros de longitud y medio metro de diámetro. Capaz de transportar 450 kilogramos de explosivo convencional. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook