martes, 22 de mayo de 2018

Infantes de Marina, de San Fernando a Koulikoro.

en Videos

«Como infante de Marina, mi misión será sagrada,en su cumplimiento venceré o moriré». Es el séptimo mandamiento del decálogo del infante de Marina, que en la mañana de este viernes se ha escuchado en la plaza de armas 'Lope de Figueroa' del Cuartel de San Carlos-Batallones de Marina de San Fernando donde se ha realizado el acto de despedida de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina para Mali FIMAR EUTM-MALI XII. 

Formados en la plaza de armas del Tercio de Armada (TEAR), con el comandante del Primer Batallón de Desembarco del que forman parte a la cabeza, los 64 militares que irán a Malí como fuerza de protección para velar por la seguridad de los instructores que forman a este ejército africano, han aguantado estoicamente al sol. Equipados con el uniforme de campaña, a pesar del calor que a mediodía de este viernes de mayo envolvía La Isla. Probablemente, esta Fuerza Expedicionaria, compuesta por dos secciones, es consciente de que las altas temperaturas gaditanas no son comparables a las que sufrirá en Malí durante los próximos seis meses, donde formará parte del Grupo Táctico español bajo mando del Ejército de Tierra. 

Una noble causa 
«Con la fama que os precede seréis el foco de atención», les ha dicho el segundo comandante del Tercio de Armada, el coronel Juan Báez de la Rosa, durante la despedida. Al tiempo que les ha recordado que son «herederos de un cuerpo que lleva 500 años de servicio en los que ha combatido en todas las latitudes del planeta». Un cuerpo cuya adaptabilidad ha resaltado el coronel como seña de identidad. «Vais a participar en una noble causa, crear un entorno seguro y estable en Mali», ha asegurado el segundo comandante del TEAR a estos hombres y mujeres. «Vuestra contribución engrandece a España, la Armada y el cuerpo de Infantería de Marina», ha subrayado. Asimismo, les ha dicho a ellos y a sus familias que siempre podrán contar con el Tercio de Armada y se ha dirigido a estas últimas, a los seres queridos de los militares que pasarán seis meses lejos de sus casas, para decirles que «pueden sentirse orgullosos» de ellos y pedirles que, a pesar del sacrificio de la separación, «sean su apoyo moral». Una intervención que ha terminado con el lema de la Infantería de Marina, «¡valientes por tierra y por mar!». 

«¡Valientes por tierra y por mar!», han respondido al unísono tanto los militares que parten hacia Malí, como las autoridades presentes y la escuadra de gastadores, la banda de música del Tercio del Sur y las dos compañías de honores del Primer Batallón que les acompañaban en la formación. «No me llores madre mía si en la lucha he de quedar por la Patria su sangre derramar», han entonado los infantes de Marina en su himno antes de concluir este acto de despedida. Poco después se conocía el fallecimiento del soldado Antonio Carrero al salirse de la carretera el vehículo en el que viajaba en Mali. Este soldado de infantería de Marina era uno de los 59 militares del Segundo Batallón de Desembarco desplegados en este país desde el mes de enero, al que relevará la fuerza expedicionaria que se ha despedido este viernes. 

Adiestramiento específico 
Los 64 integrantes de la FIMAR EUTM-MALI XII encaran los próximos seis meses «con mucha ilusión por salir de misión después de cuatro años en casi sequía. Merecemos estar ahí y tenemos muchas ganas», según ha declarado el jefe del contingente, el capitán Manuel Gambero Quirós. Para ello, durante los últimos cuatro meses han realizado un adiestramiento específico muy intenso, en el que «el personal ha hecho una labor que se merece demostrar en misión». Este adiestramiento específico del infante de Marina es «muy exigente» y lo han orientado a Mali, «a la misión que hacemos allí que es diferente a lo que hacemos en operaciones anfibias generalmente». 

Ha habido que enfocar este adiestramiento a las reglas de enfrentamiento de esta misión y también, por supuesto, conocer la cultura maliense. Durante este proceso de preparación han tenido la oportunidad, algunos de ellos, de viajar a Mali para reconocer la zona de operaciones, donde estuvieron una semana con sus compañeros del primer contingente y «viendo operaciones», ha señalado el capitán Gambero, que ya lleva tres misiones en Afganistán a sus espaldas. Asimismo, han estado en contacto directo con sus predecesores, que les mantenían informados de las «actividades y de lo que nos espera durante los próximos seis meses». Un despliegue que comienzan con una triste noticia, pero seguros de que el adiestramiento recibido les hará cumplir con la misión que les ha sido encomendada. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SI TUS COMENTARIOS EMPLEAN PALABRAS CON INSULTOS HACIA MI PERSONA, PAIS, COMENTARISTA, RELIGIÓN O QUE NO ESTE RELACIONADO CON LA NOTICIA SERAN BORRADO AL INSTANTE Y NO SERAN PUBLICADOS, SI AUN ASIN SE SIGUE INSULTANDO DEJARE DE PUBLICAR SUS COMENTARIOS PARA SIEMPRE. SALUDOS Y GRACIAS POR SU VISITA.