martes, 11 de diciembre de 2018

La Armada recibirá en poco más de un mes a su barco más moderno.


A primera hora de la mañana el Buque de Acción Marítima (BAM) «Furor» partía del astillero de Navantia Ferrol para realizar la última prueba de mar. El barco, el más moderno de la Armada española, está prácticamente listo para la entrega, tras superar con éxito el examen de los últimos detalles. El «Furor» es un patrullero polivalente que sirve tanto para control de costas, como lucha contra la piratería o tráfico de drogas. La Armada lo recibirá el próximo 21 de enero. 

Durante las pruebas realizadas esta mañana se han comprobado dos aspectos fundamentales, la densidad de la espuma antiincendios y también el sistema de comunicaciones con los helicópteros «amigos». Uno de ellos ha sobrevolado el patrullero, informan fuentes de Navantia. Las pruebas se han realizado a unas 20 millas de la costa ferrolana y culminan el proceso iniciado el pasado mes de septiembre. Durante ese mes el «Furor» salió en cuatro ocasiones al mar y en el mes de octubre se repitieron otras cuatro veces los ensayos. Entre las novedades de este BAM y del que se construye en San Fernando (Cádiz) está que permiten tener la cámara de máquinas desatendida, sin ninguna persona en estas dependencias. «Es el buque más moderno de la Armada, con 40 marineros se controla todo el barco y además incluye muchas mejoras de tipo ecológico», resalta la compañía pública. El Programa del Buque de Acción Marítima (BAM) surgió ante la necesidad de reemplazar a un conjunto de buques de la Armada española con características muy heterogéneas, dedicados en su mayor parte a tareas de vigilancia y patrullaje, que estaban próximos a finalizar su vida útil. 


El día 31 de julio de 2006 la Armada española y Navantia firmaron la orden de ejecución para la fabricación de los cuatro primeros BAM. La última de estas unidades fue entregada en 2012. Posteriormente, el 1 de agosto de 2014 se autorizó la construcción de dos unidades más, una en San Fernando y otra en Ferrol. Según Navantia, estos dos últimos barcos han generado «una media anual de empleo de 1350 ocupados, con un valor añadido directo e indirecto para la economía de, aproximadamente, 114,8 millones de euros anuales». La finalización del «Furor» dejará a los astilleros ferrolanos sin una importante carga de trabajo. En las gradas de Navantia en la localidad gallega se construye actualmente el buque logístico AOR «Supply», encargado por la armada australiana, que ya fue botado el pasado 24 de noviembre. Mientras en Fene se trabaja en las plataformas para la eólica marina, los astilleros ferrolanos siguen a la espera de que se firme la orden de ejecución del otro gran encargo prometido por el Gobierno, la construcción de cinco fragatas F-110 para la Armada española. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                    

Líbano: un túnel de Hizbolá en la misión española.

Líbano: un túnel de Hizbolá en la misión española

La misión española en Líbano con la ONU, en la frontera con Israel, tiene un denominador común: la tensa calma como preludio a un gran estallido de violencia. España lo sabe bien. En 2007, seis «cascos azules» españoles murieron tras un atentado de la organización terrorista Hizbolá; en 2015, el cabo Francisco Javier Soria murió tras un ataque con proyectiles del Ejército israelí a la posición española en el puesto de vigilancia fronterizo 4-28 (fue una respuesta a un ataque previo con cohetes de Hizbolá). Entre dos fuegos y con la creciente influencia desestabilizadora de Irán en el tablero de Oriente Medio, la misión española en la base Miguel de Cervantes (Marjayún) conoció esta semana la existencia de un túnel cavado por Hizbolá en su misma zona de vigilancia. 


«El objetivo es trasladar la táctica de guerrilla de Hamás en Gaza a este otro escenario caliente en la frontera norte de Israel», explican a ABC fuentes militares no oficiales. Mismo modus operandi de los enemigos de Israel. Al sur y al norte. La noticia se dio a conocer el pasado 4 y 6 de diciembre, cuando el Gobierno de Israel informó, a bombo y platillo, sobre la existencia de los dos túneles entre las localidades de Ramyeh (Líbano) y Za’rit (Israel) y Kafer Kela (Líbano) y Metula (Israel), éste último en el sector Este, en la zona de control donde España despliega unos 600 militares.

40 metros en territorio israelí
«Tiene una longitud aproximada de 120 metros en territorio libanés y 40 metros en territorio israelí. Aprovecharon una fábrica de cemento existente para iniciar el túnel», explican. «Primer vídeo dentro del túnel de ataque construido por Hizbolá desde Líbano hacia la ciudad de Metula en Israel» o «Unifil tiene que profundizar sus actividades para verificar la implantación de las resoluciones 1701 y 1559 del Consejo de Seguridad» fueron algunos de los mensajes que colgó en su cuenta de Twitter el portavoz de la Embajada de Israel en España, Yoav Katz.

El jefe de la misión de la ONU, el general italiano Stefano de Col, observa junto a militares israelíes uno de los túneles

Desde Israel no se esconde el descontento con esta misión de la ONU, creada por el Consejo de Seguridad en 1978 pero reforzada en 2006 tras la guerra entre Israel e Hizbolá. Se pide que se ataje la creciente influencia de Hizbolá y su estrategia de construir infraestructuras subterráneas de cara a un futuro conflicto bélico. «En Oriente Medio a veces hay que elegir entre lo horrible y el desastre. Y quizá es hora de que la misión de la ONU y el propio Ejército libanés se centren en la primera de las opciones e impidan la expansión de esos túneles de terror», subraya una fuente diplomática israelí.

La resolución 1701 de la ONU -impulsada tras la guerra de 2006- sirve de base jurídica para la misión. En ella se pide expresamente el desarme de todos los grupos armados en Líbano que implica Hizbolá, el «partido de Dios». Algo en la práctica muy difícil de llevar a cabo, máxime cuando este grupo chií ha participado activamente en la guerra de Siria ofreciendo su fuerza a Bashar el Assad. El retorno de estos combatientes es uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta ahora la misión de la ONU, y con ella el contingente español. En los próximos días Israel podría anunciar el descubrimiento de una decena de nuevos túneles. Una amenaza, que unida a la «lluvia de misiles» junto a la frontera de Gaza, podría desencadenar un nuevo estallido de violencia. La calma siempre es tensa en Líbano. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://abcblogs.abc.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook