lunes, 29 de julio de 2019

Asesinos de barcos: estos son los misiles antibuque de la OTAN que usa España.

Son verdaderos asesinos de barcos y todo en ellos se ha diseñado para ser letales contra cualquier buque. Son, junto a los torpedos y las minas, la principal amenaza para cualquier navío y la mayor preocupación para su tripulación cuando navegan en zonas de conflicto. Hablamos de los misiles antibuque. Unos ingenios diseñados para alcanzar al barco y explotar en sus entrañas causando daños devastadores. Utilizan tecnología ultramoderna y funcionan de muy diversos modos. Vamos a explicarles cómo son los mejores ingenios de este tipo que usa la OTAN y también España, cómo funcionan y por qué son tan mortíferos. En la memoria es muy posible que tengamos las recientes imágenes de petroleros ardiendo en el Golfo Pérsico. Se especuló con ataques de torpedos, minas e incluso misiles antibuque. 

Las imágenes que se pudieron ver indicaban que esos ataques no se debieron a nada de lo anterior. Un torpedo casi con seguridad hubiera partido en dos al buque y una mina, aun de escasa potencia, hubiera causado graves daños, habría abierto una vía de agua y el buque se vería escorado. Un misil antibuque habría hecho un enorme boquete y el petrolero habría ardido por completo. Este es el efecto de este tipo de misiles. Misiles antibuque hay muchos y de muchos tipos, características y tamaños. Dentro de los fabricados por países occidentales uno de los más conocidos es el misil Exocet, de origen francés pero usado por muchos países clientes habituales de Francia, como es el caso de Marruecos. El Exocet se hizo famoso durante la Guerra de las Malvinas cuando los argentinos, que tan solo disponían de cinco misiles, hundieron al destructor Sheaffield y causaron serios daños a otros buques, entre ellos el transporte Atlantic Conveyor.

Carga de un misil UGM-84 Harpoon en el submarino nuclear USS Olympia (SSN-717) (US NAVY)
Carga de un misil UGM-84 Harpoon en el submarino nuclear USS Olympia (SSN-717)

El Exocet
El Exocet es un misil de los denominados 'rozaolas', pues en su trayectoria vuela a velocidad subsónica a ras del agua, a unos 10 metros de altura. Es de guiado autónomo, es decir, de los que se denominan 'Fire and Forget' (dispara y olvida), pues el avión o buque lanzador solo tiene que introducir unos datos básicos y el misil se guía por su propio radar durante la última fase de su vuelo. El Exocet, sin embargo, adquirió cierta mala fama pues en varias ocasiones su cabeza de guerra no detonó. 

Fue el caso del ataque al mencionado HMS Sheffield, aunque el buque acabó hundido por el incendio desencadenado. También falló en la detonación durante el ataque iraquí a la fragata norteamericana USS Stark en 1987. Aquí un Mirage F1 lanzó contra el buque dos Exocet que impactaron, pero de los que solo uno detonó. Aún así, el buque se mantuvo a flote milagrosamente y pudo ser reparado. España no dispone de Exocet pero sí de otros dos misiles muy importantes y conocidos que nos servirán de ejemplo para explicar el funcionamiento de estos ingenios. Nos referimos al archiconocido AGM-84/RGM-84 Harpoon y al AGM-119 Penguin.

Uno de los mejores del mundo
El Harpoon es un arma antibuque muy eficaz que goza de gran prestigio. Es posible su lanzamiento desde casi cualquier plataforma. Cuando se utiliza desde buques (incluso corbetas ligeras) son versiones denominadas RGM, si es desde aviones son AGM y si se lanzan desde submarinos son UGM. En la versión naval (RGM) pesa 690 kg y tiene 4,6 metros de largo. Va propulsado por un turborreactor de propelente sólido que le permite alcanzar una velocidad de 537 mph (864 km/h) y su cabeza de guerra consiste en 221,6 Kg. de alto explosivo semi-blindado (para permitir la penetración del buque) con espoleta de impacto. Realmente mortífero.
Una vez lanzado el misil es autónomo, del tipo 'Fire and Forget'; vuela rozando las olas por medio de un radio-altímetro muy preciso hasta que llega al punto de activación, donde enciende su radar activo de búsqueda, efectúa el rastreo (busca posibles objetivos) y engancha al blanco, momento en el que puede ser detectado por sus emisiones. La forma de rastreo es la clave del éxito y se puede preprogramar de dos formas diferentes: RBL (Range and Bearing Launch) con indicación de rumbo y alcance y BOL (Bearing Only Launch) con indicación solo de rumbo.

Modos de lanzamiento y búsqueda
Esquema de funcionamiento del misil Penguin (grafikartdisseny.com)
Esquema de funcionamiento del misil Penguin (grafikartdisseny.com)

El modo RBL tiene a su vez dos (tres en realidad) modos de búsqueda: S y L (pequeña y grande, aunque se puede definir una intermedia). Con esta definición lo que se está haciendo es ordenar que el radar del misil busque en un cono (o ventana) estrecho pero profundo (RBL-S) o que lo haga en un cono más amplio pero de menor profundidad (RBL-L). El primer modo se utiliza cuando se dispone de una localización bastante precisa del objetivo, así el buscador se centrará en la posición inicial, evitará fijar otros posibles objetivos cercanos y será menos sensible a las contramedidas. Si por el contrario la posición del objetivo es solo aproximada, un cono ancho de búsqueda permitirá al misil un rastreo más amplio, pero asumiendo el riesgo de fijar otro objetivo en las inmediaciones. 

Lanzamiento de un misil AGM-119 Penguin desde un MH-60 norteamericano (US NAVY)
Lanzamiento de un misil AGM-119 Penguin desde un MH-60 norteamericano

Por eso es un misil que no se puede utilizar en entornos con tráfico marítimo neutral en las inmediaciones, algo que por otra parte le ocurre casi a todos los misiles de este tipo. Cuando del objetivo solo se conoce su ubicación aproximada o estimada se utiliza el modo BOL. En este caso el punto de activación del radar es casi inmediato y con un cono de unos 900, que es su máxima amplitud. 

Este lanzamiento es poco preciso, pero puede ser muy eficaz si se coordina con otros ataques (por ejemplo desde aviones) a la formación naval enemiga. Además del modo de búsqueda, al Harpoon se le pueden dar instrucciones sobre el tipo de objetivo a atacar. Con ello el misil busca la señal más parecida a la que se le programó antes del lanzamiento. Para ello entre los datos de tiro se le introduce un parámetro de “señal”, es decir, de alguna manera se le está indicando el “tamaño” del objetivo que debe atacar. Tras el lanzamiento el misil toma altura, realiza un picado y vuela a ras del agua hasta el punto de activación en el que, o bien sigue así hasta su objetivo o bien realiza una maniobra denominada 'pop-up' (esto es otro parámetro seleccionable), trepando hasta los 1.800 metros de altura y encendiendo su radar activo. En unos cortos barridos localizará su objetivo y volverá a picar fuertemente en rumbo de ataque hasta el buque.

El Penguin: disparando a lo 'John Wayne'
El Penguin es un misil de origen noruego. Su denominación es Rb 12 o AGM-119 para la US NAVY. Se trata de un misil antibuque de alcance corto – medio con la particularidad de que su guiado es pasivo mediante buscador infrarrojo (IR, se guía por la fuente de calor de su objetivo) cuando es más habitual en este tipo de misiles utilizar un buscador de radar activo.
Es también un misil del tipo 'dispara y olvida' (fire and forget) que una vez lanzado, no requiere ninguna intervención por parte del helicóptero (o buque o avión según versiones) lanzador, que puede inmediatamente ponerse a cubierto o emprender acciones evasivas. El misil pesa 385 kg y dispone de una cabeza de guerra de 120 kg de alto explosivo con espoleta retardada (aproximadamente 1 segundo) para hacer explosión en el interior del buque.

Colocando un misil AGM-84D Harpoon bajo el ala de un P-8A Poseidon (US NAVY)
Colocando un misil AGM-84D Harpoon bajo el ala de un P-8A Poseidon


Para disparar el misil el helicóptero lanzador debe 'adquirir' el objetivo (localizarlo y engancharlo con su radar) así como sus datos de movimiento. Con estos parámetros el computador calcula e introduce los datos de tiro, entre los que se incluye una predicción de la posición del objetivo tras 100 segundos (lo que dura el vuelo del misil) así como un 'waypoint' o punto de paso, en realidad de giro. Una vez lanzado, el misil se dirige hacia el 'waypoint' y realiza un giro en la dirección establecida, hacia la derecha o la izquierda, volando a medio metro sobre el agua y a velocidad subsónica alta, recordemos, totalmente pasivo y por tanto, casi indetectable. 

En la última fase del vuelo el misil activa su buscador infrarrojo, programable para búsqueda estrecha o ancha y realiza una maniobra de 'pop-up' antes de impactar en el barco. En casos de precisarse un lanzamiento muy rápido se utiliza un modo de lanzamiento que se denomina 'John Wayne'. En este modo el misil se lanza con datos mínimos y en el rumbo del helicóptero lanzador, alcanzando en este modo una distancia de unas 17 millas (31 km) aunque se pierde precisión pues el buscador se activa nada más lanzar el misil y éste atacará el primer objetivo que pille.

¿Cómo defenderse de estos misiles?
Misil Penguin (KONGSBERG)
Misil Penguin

Difícil papeleta para cualquier barco. El primer problema ante un Harpoon es que nadie se entera de que se lo han lanzado hasta que lo tiene encima. Con el Penguin es parecido, pero como el helicóptero que lo lanza debe localizar el objetivo, el barco atacado puede ya sospechar algo.

Una vez en fase de ataque, que es cuando el Harpoon puede ser detectado, solo caben dos acciones: tratar de engañarlo con contramedidas utilizando los lanzadores de 'Chaff' (tiras de aluminio que crean falsos ecos de radar) o destruirlo con misiles antimisil (tipo RAM, por ejemplo) o armas de defensa de punto, ametralladoras o cañones ligeros de tiro rápido. Todo ello con unos tiempos de reacción realmente mínimos. Contra el Penguin lo más seguro es, ante la sospecha de un ataque, realizar lanzamientos de “Flares” o bengalas, que producen focos de calor separados del barco que pueden engañar al misil haciéndole dirigirse hacia la bengala. En última instancia y ya detectado el misil en su maniobra de ataque, solo queda recurrir a intentar derribarle (muy difícil) con el armamento ligero de defensa cercana. De las muchas versiones del Harpoon, España utiliza la versión naval RGM-84D Bloque 1 y Bloque 1C y la versión lanzable desde aviones (de momento solo por el F-18) AGM-84L Bloque 2. 

Ambas son muy buenas versiones, la de la Armada con alcances extendidos hasta los 220 km y posibilidad de introducir puntos de paso o “waypoints”, aspecto muy importante. La versión del Ejército del Aire es más moderna e incorpora guiado por GPS, que permite atacar con mayor precisión. El empleo de guiado adicional por GPS supone una importante mejora y por ello la Armada tiene previsto modernizar sus misiles Harpoon llevándolos a un estándar Bloque 2. En España el Penguin solo lo usa la Armada lanzándolo desde los helicópteros SH-60B de la Décima Escuadrilla, siendo un arma muy apropiada para su uso en aguas costeras y contra buques ligeros (fragatas o corbetas) que no cuenten con misiles de defensa aérea. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.elconfidencial.com/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela!

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SI TUS COMENTARIOS EMPLEAN PALABRAS CON INSULTOS HACIA MI PERSONA, PAIS, COMENTARISTA, RELIGIÓN O QUE NO ESTE RELACIONADO CON LA NOTICIA SERAN BORRADO AL INSTANTE Y NO SERAN PUBLICADOS, SI AUN ASIN SE SIGUE INSULTANDO DEJARE DE PUBLICAR SUS COMENTARIOS PARA SIEMPRE. SALUDOS Y GRACIAS POR SU VISITA.