miércoles, 6 de marzo de 2019

El Ejército se coloca a la vanguardia en equipos de detección con el Husky 2G-WD.

Husky 2G-WD con detector de cables
Husky 2G-WD con detector de cables
Husky 2G en detección en una ruta
Husky 2G en detección en una ruta

El Ejército se ha colocado a la vanguardia en cuanto a equipos de detección de artefactos explosivos tras la integración en un mismo vehículo de la tecnología de última generación de paneles GPR (radar de penetración terrestre) con el detector de cables (WD). Estos vehículos son los Husky 2G-WD, con los que se aumenta de forma significativa la versatilidad del núcleo de limpieza de rutas, pudiendo adaptarse a diferentes tipos de despliegue.

La interoperatividad de ambas tecnologías se puso a prueba en el campo de maniobras y tiro de Matagrande (Burgos), por parte de personal del Regimiento de Ingenieros nº1. Gracias a esta integración, el operador dispone de herramientas que mejoran la explotación de la información, reduciendo los falsos positivos, y que permiten realizar análisis post-misión. Además, la información sobre la disposición de las amenazas mejora en gran medida la toma de decisiones del jefe del núcleo de limpieza de rutas y de los equipos de desactivación. Con la implantación del WD en los vehículos Husky 2G, el ET dispone del más moderno y eficaz sistema para la lucha contra artefactos explosivos improvisados. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.ejercito.mde.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook   

La “mala fama” del S-80 aleja a Navantia del contrato convocado en Holanda.


Que Navantia esté en posición de proponer sus nuevos submarinos a una marina extranjera es, en sí, una buena noticia para el proyecto S-80. Al menos, así lo entienden en la compañía voces internas en una conversación con ECD. “Esto significa que el proyecto ya ha madurado y puede comenzar su ciclo de exportaciones, algo que no estaba claro en las fases más difíciles” del desarrollo del submarino S-80, que entrará en servicio en la Armada española previsiblemente en 2022 -con unos diez años de retraso de lo previsto originariamente-. 

Sin embargo, eso no implica que la oferta de Navantia tenga grandes opciones de hacerse con el contrato holandés para sustituir a los submarinos clase ‘Walrus’. Y es que, como recuerdan, “habrá que trabajar mucho para conseguir el primer contrato internacional, y parece que aún es pronto”. Y es que Navantia, como admiten en la compañía, tiene rivales fuertes en el concurso. También ha presentado su oferta la sueca Kockums Naval Solutions, propiedad de Saab, la francesa Naval Group (antigua DCNS, desarrollador de los S-70 españoles) y la alemana ThyssenKrupp Marine Systems. Pese a que no han trascendido muchos detalles de las ofertas, todos los competidores acudirán al concurso aliados con consorcios navales de la industria local. Fórmula habitual para lograr una mayor valoración de la oferta cediendo al país comprador parte del proceso de desarrollo y fabricación de los buques. 

Algunos medios holandeses ya han señalado que la marina Real holandesa se inclina más hacia la oferta sueca de Saab y la francesa de Naval Group. Preguntadas fuentes internas de Navantia sobre estas informaciones, admiten que la descripción de la situación “es bastante acertada”. “Tecnológicamente, la oferta de Navantia es muy superior a prácticamente todos sus competidores, pero hay que asumir que es una tecnología que aún no ha sido probada y que todavía arrastra cierta mala fama por los contratiempos en su construcción” aseguran. Una mala fama que, como advierten, los competidores de la firma española se han encargado de “extender” entre potenciales clientes. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.elconfidencialdigital.com/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook   

A Defensa le costará 50 millones concentrar las tropas de Melilla en un solo cuartel.



La ejecución final del Plan de Concentración de la Ciudad Autónoma de Melilla, es decir la unificación de todos los militares de la ciudad en un solo acuartelamiento, le va a costar al Ministerio de Defensa un total de 50 millones de euros. Así lo admite el Gobierno en una respuesta por escrito al grupo parlamentario de Ciudadanos, en la que cifra en 40 millones de euros la inversión realizada hasta ahora, más una pendiente por valor de 10 millones de euros para la realización de obras de mejora en el Acuartelamiento Alfonso XIII, que será el que condense todas las unidades militares para optimizar recursos. El plan se diseñó en 1996 pero ha ido revisándose y aplicándose por fases. Primero se produjo el desalojo y desafectación de los acuartelamientos ‘Pajares’, ‘Gabriel de Morales’ y ‘Santiago’. 

Resta por hacerlo en el cuartel ‘Teniente Coronel Fernando Primo de Rivera’, que será declarado como “propiedad innecesaria” y destinado a venta o permuta. En ningún caso se podría realizar una cesión del terreno al gobierno local, ya que la ley no permite la enajenación con pérdida patrimonial. Algo que ocurre también, por ejemplo, con los terrenos de la antigua fábrica de Armas de La Vega en Oviedo. El destino final de todas las unidades, una vez ejecutado el plan, será el Acuartelamiento Alfonso XIII. Allí quedarían encuadrados los efectivos del Grupo de Regulares Melilla 52, el Tercio Gran Capitán I de la Legión, el Regimiento Acorazado Alcántara 10, el Regimiento de Artillería Mixto 32, el Regimiento de Ingenieros 8 y la Unidad Logística 24, todos ellos dependientes de la Comandancia General de Melilla. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.elconfidencialdigital.com/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook