miércoles, 10 de abril de 2019

Defensa prueba un sistema para capturar drones que amenazan a las tropas españolas.

Las Fuerzas Armadas buscan protegerse frente a la amenaza de drones enemigos. Y en ese marco se desarrolla el proyecto CONDOR, que tiene como objetivo proporcionar a las unidades militares españolas sistemas para neutralizar UAS/RPAS en operaciones. Confidencial Digital ha podido conocer detalles de uno de los sistemas contra drones (llamados C-UAS/RPAS) seleccionados por la Subdirección General de Planificación, Tecnología e Innovación para la Fase II del proyecto CONDOR, que consistirá en la evaluación operativa de las propuestas diseñadas por distintas empresas en entornos operativos con unidades de las Fuerzas Armadas.

Se trata del sistema NFZRONE/ATENEA, desarrollado por la empresa Centum. Fuentes de esta empresa explican a ECD que su sistema antidrones se basa en técnicas de ‘spoofing GPS’, que consiste, básicamente, “en engañar al sistema de navegación del dron, suplantando las señales procedentes de la constelación de satélites GPS por las generadas en tierra por ATENEA”, el sistema antidrones. “De esta manera, el dron cree estar en una posición distinta a la real, permitiendo dirigirlo a una zona de captura preestablecida”, explican desde Centum. Esta captura electrónica se realiza a través de síntesis de señal de navegación por satélite (Global Navigation Satellite System-GNSS). La empresa que va a desarrollar uno de los sistemas que probarán las Fuerzas Armadas explica la diferencia de su propuesta: “Muchos de los sistemas antidrones actuales basan su neutralización en el bloqueo de las comunicaciones entre el dron y el operador, empleando un inhibidor de frecuencia. 

Cuando se activa esta contramedida, el dron puede aterrizar o puede volver al punto desde el que ha despegado (vuelta a casa). En ocasiones, este tipo de neutralización no es deseable por varios motivos: el dron puede caer de manera incontrolada encima de una concentración de gente, contra una infraestructura crítica o incluso alguna vivienda”. De forma que con el sistema ATENEA consiguen “capturar el dron de una manera segura, tomando el control del sistema de navegación del dron y conduciéndolo a una zona de captura predefinida”, lo que reduce la posibilidad de daños colaterales provocados por contramedidas convencionales que buscan la neutralización de la amenaza. “Además, resulta muy útil recuperar el dron tras su neutralización debido a la información que se podría obtener mediante un análisis forense del aparato”, explican desde Centum.

Con la empresa que opta a la torre del nuevo 8x8
Las fuentes consultadas por ECD explican que se están desarrollando pruebas de integración de ATENEA, antes de iniciar pruebas de evaluación y experimentación en las distintas unidades de las Fuerzas Armadas. La clave de este sistema es que va instalado en la estación de armamento de mando remoto instalado sobre vehículo táctico. Por cierto, que la empresa desarrolladora apunta que “no es necesario que ATENEA esté operada por técnicos de CENTUM. La idea es que cualquier operador (tras una breve formación) pueda usar ATENEA a través de una sencilla interfaz de usuario”.

Además de Centum, entra en juego una segunda empresa: la española Escribano, que cuenta con la Estación de Armas Remota Guardian 2.0. Se trata de la torre de armas que incluyen vehículos tácticos del Ejército de Tierra o de la Armadas, que funcionan de forma remota, es decir, no es necesario que sobre el vehículo se asome un militar para empuñar y disparar el sistema de armas, sino que se dirige desde dentro del vehículo. Precisamente la torre Guardian 2.0 ha sido también seleccionada, por su parte, para el programa tecnológico del Vehículo de Combate sobre Ruedas (VCR) Dragón 8x8, del Ejército de Tierra. Compite con la torre Mini-Typhoon de la israelí Rafael.

Necesidades de Tierra, Armada y Aire
Las Fuerzas Armadas contemplan la amenaza que suponen los drones, muchas veces de pequeño tamaño y peso, tanto para el tráfico aéreo como para unidades militares en zonas de operaciones, como ha ocurrido, por ejemplo, en la lucha contra los terroristas yihadistas del Daesh en Irak.
La documentación del contrato de integración del sistema anti-RPAS en la estación de armamento (la de Escribano) habla de que “las necesidades de sistemas C-RPAS llevan creciendo en los últimos años debido a la amenaza detectada ante elementos RPAS hostiles, este crecimiento transcurre en paralelo con los requerimientos operativos planteados por los Ejércitos y la Armada”.

Tres fases del proyecto CONDOR
A través del proyecto CONDOR, Defensa está potenciando que distintas empresas desarrollen sistemas adecuados a las necesidades de sus unidades ante la amenaza de esos drones hostiles. En la primera fase se probaron en laboratorio las prestaciones de los sistemas participantes, con sistemas portátiles (como Proteus, de la empresa Engino, y Aeroscope, de DJI) y otros fijos.

Los sistemas que han sido seleccionados para la Fase II, como Atenea, se van a probar con unidades operativas de las Fuerzas Armadas. Después se realizarán los desarrollos de I+D necesarios para adaptar los sistemas C-RPAS a los requisitos de las unidades militares. Por ejemplo, Centum cuenta con un contrato de un año para completar las pruebas de integración de Atenea en la Estación de Control Remoto (RWS-Remote Weapon System) Guardian 2.0, y las pruebas de evaluación y experimentación en las unidades de las Fuerzas Armadas. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.elconfidencialdigital.com/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook    

Airbus entregará sus dos últimos Eurofighter al Ejército del Aire en mayo y julio.

Airbus entregará sus dos últimos Eurofighter al Ejército del Aire en mayo y julio

Airbus entregará “en mayo y  junio-julio” los dos últimos cazas Eurofighter destinados al Ejército del Aire, alcanzando así las 72 entregas estipuladas en el contrato (en servicio estarán 70 tras los dos accidentes de la flota en Morón de la Frontera y Albacete), informaron fuentes de la compañía aeronáutica que este lunes abrió las puertas de su factoría en Getafe (Madrid) a un grupo de medios especializados. A este número habrá que sumar el aparato que ya fue entregado a Austria y también salió de la línea de ensamblado final (FAL) de Getafe.


Un Eurofighter de Tranche 1

Estas dos últimas entregas para el Ejército del Aire no supondrán el fin del “programa Eurofighter” en España ya que la misma factoría de Getafe ha iniciado los trabajos de modernización de las unidades de la Tranche 1 (17 aviones) que, hasta 2023, permitirá mantener la FAL madrileña con actividad.  Este “retrofit” de la Tranche 1, con equipos ya integrado en la Tranche 2 y Tranche 3, incluye: “Computer Symbol Generator, Digital Video, Voice Recorder, Laser Designator Pod y Maintenance Data Panel”, informó Fernando Peces, responsable del programa Eurofighter en Airbus en España. Actualmente en la fábrica de Getafe hay dos aviones que se están modernizando.


Ala derecha de un Eurofighter de Kuwait fabricada en Getafe (Madrid)

Los planes de Airbus contemplan que en 2023, cuando acaben estos trabajos de la Tranche 1, se comience el programa de “retrofit” del radar de barrido electrónico E-SCAN en todos los aparatos. Esta adaptación implicará mejoras en las siguientes capacidades: detección, ataque e identificación; modos SAR (radar de apertura sintética); transmisión de imágenes; medidas electromagnéticas; e integración de armamento inteligente. La integración del radar E-SCAN es un programa binacional en el que participan España y Alemania. Supondrá una mejora de las funcionalidades de procesamiento y guerra electrónica.
 

 Hay que recordar que el Consejo de Ministros aprobó en diciembre una subida del techo de gasto para llevar a cabo estas mejoras en el Eurofighter con 906 millones adicionales (el presupuesto inicial de este programa lanzado en 1997 era de 9.254 millones).  Para un futuro a medio plazo (2025), Airbus espera también hacerse con un nuevo contrato con el Ministerio de Defensa español para reemplazar la flota de 85 cazas F-18 “Hornet”, en servicio en el Ejército del Aire desde 1986. Apremia el relevo de la veintena de cazas de la base de Gando (Gran Canaria), que podrían ser relevados por otros F-18 de la Península como solución interina.

Imágenes de la planta de Getafe proporcionadas por Airbus DS (actualmente solo hay dos en construcción y otros dos en modernización)


Desde Airbus se subraya el impacto en la industria nacional y el retorno de la inversión que genera: “3.000 empleos directos, 4.000 indirectos y 15.000 inducidos”.  España, a través de Airbus DS, participa en el programa Eurofighter con el 14% (Alemania con Airbus tiene el 30%; Reino Unido con BAE Systems el 36% e Italia con Leonardo el 20%). La carga de trabajo adjudicada a la planta de Getafe es el ensamblaje de todos los cazas destinados al Ejército del Aire y el ala derecha de todos los Eurofighter mundiales. Actualmente en la línea de fabricación del ala derecha se pueden observar las alas con destino a la fábrica de Leonardo en Italia para su posterior exportación a Kuwait. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://abcblogs.abc.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook