lunes, 31 de agosto de 2015

Las Fuerzas Armadas españolas no tendrán su propio «robot asesino».


Atlas, robot desarrollado por Boston Dynamics y la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados del Departamento de Defensa de EE.UU. Sayonara, baby. España no tendrá su propio robot asesino, su propio «Terminator», su propia Arma Autónoma Letal, como se llama técnicamente. Porque, por mucho que pueda sonar a ciencia ficción, el Gobierno ya tiene una posición oficial al respecto: «Las Fuerzas Armadas españolas no disponen, ni tienen previsto desarrollar, ningún sistema de arma letal totalmente autónomo o que esté basado en la llamada Inteligencia Artificial». Y no, tampoco se «está financiado ningún proyecto de investigación» en este campo. Esto no es una película. Ya hay quien ha calificado los Sistemas de Armas Autónomas Letales (LAWS, por sus siglas en inglés) como la tercera revolución en el arte de la guerra, después de la pólvora y las armas nucleares. El objetivo: crear robots que seleccionen y alcancen letalmente sus objetivos sin intervención humana alguna. 

Todavía no se han desplegado, pero serían un escalón más en los sistemas con los que ya cuentan países como Estados Unidos, con el x47-B —un avión que puede aterrizar y despegar solo—; Corea del Sur con el Samsung SGR-1 —un robot que patrulla la frontera con Corea del Norte—; o Israel con la «Cúpula de Hierro». Sin embargo, en estos casos la decisión de disparar recae en una persona. Y ahí está la diferencia. En los LAWS la decisión la toman los robots. El Gobierno «comparte la preocupación» por el desarrollo de estas armas robóticas, según su respuesta del pasado mayo a una pregunta escrita en el Senado, tanto porque puedan funcionar y matar autónomamente, como por sus consecuencias en el respeto de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario. «Se apoya la necesidad de establecer un marco jurídico general e internacional con objeto de impedir una eventual carrera de armamentos o su posible adquisición por actores no estatales», declaraba por escrito.

«Los Kalashnikovs del mañana»
La tecnología ha llegado a un punto en el que el despliegue de este tipo de sistemas sería posible dentro de pocos años. Ni siquiera habría que esperar décadas, según dice el científico Stuart Russell en Nature. Y según va pasando el tiempo, son más quienes piden que se prohíba su desarrollo, como desde la plataforma Stop Killer Robots, el Comité Internacional para el Control de Armas Robóticas (ICRAC) o Human Rights Watch. Stephen Hawking, Elon Musk, Steve Wozniak, Jaan Tallinn o Frank Wilczek, por su parte, son algunas de las 20.000 personalidades que han firmado una carta abierta pidiendo su prohibición. «Las armas autónomas de hoy se convertirán en los Kalashnikovs del mañana», dicen. Esto no es una película. 

Para ellos, la pregunta clave es si la humanidad quiere involucrarse en una carrera mundial de armas basadas en la Inteligencia Artificial (IA) o evitar que esta se inicie. «Si alguna potencia militar sigue adelante con el desarrollo de armas de IA, será prácticamente inevitable que esa carrera armamentística se produzca». Por su parte, quienes defienden el desarrollo de los LAWS, destacan que aportarían una mayor protección; multiplicarían la fuerza empleada; evitarían muertes innecesarias y minimizarían el tiempo de reacción respecto al de los seres humanos. Además, un robot nunca actuará por pánico, venganza u odio racial, dicen. Pero como explicaban Cesáreo Gutiérrez y María José Cervell en la Revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos, esto no implica que las máquinas vayan a ser más objetivas en sus acciones. El ejemplo, decían los expertos, está en el vuelo 655 de Iran Air que fue derribado por un buque de guerra estadounidense en 1988: el sistema AEGIS con el que estaba dotado identificó un avión como un F-14 iraní. 

Pese a las dudas de la tripulación, finalmente se confió en la máquina y murieron 290 civiles. Gutiérrez y Cervell creen que son las «ventajas militares y el menor costo económico y político, los factores que explican por qué son cuantiosos los recursos que algunos Estados dedican a la investigación de las Armas Autónomas». Los dos investigadores se muestran pesimistas, calificando de «poco realista» esperar que los Estados vayan a renunciar a estos sistemas. La última Convención sobre Armas Convencionales (CCW) de la ONU, celebrada en abril, acabó sin conclusiones. Mientras, desde Stop Killer Robots siguen albergando esperanzas: «Tras dos años [de conversaciones], es el momento de alcanzar un alcanzar un avance sustantivo». El próximo mes de noviembre la ONU tendrá que decidir si inicia un proceso formal de negociación para establecer una nueva prohibición global. Esto no es una película. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook             

Los Osprey de los Marines operarán desde el navío anfibio “Juan Carlos I” durante el Trident Juncture 2015.


Durante el próximo macro ejercicio de la OTAN, Trident Juncture 2015, cuya fase operativa o LIVEX (Live Exercise) tendrá lugar entre los días 24 de octubre y 6 de noviembre, los convertiplanos Bell-Boeing MV-22B Osprey asignados a los Marines del Special-Purpose Marine Air-Ground Task Force Crisis Response (SP MAGTF-CR) se desplegarán y operarán desde el LHD (Landing Helicopter Dock) de la Armada española, Juan Carlos I (JCI). Los miembros de la fuerza del United States Marine Corps (USMC), que tienen base en Morón de la Frontera (Sevilla), no son ajenos a las magníficas cualidades del Juan Carlos I y a la eficacia de su dotación, que trabaja desde la misma entrega del navío sujeta a los exigentes procedimientos de la OTAN. 

Recordar también que gracias a la excelente planificación de los requerimientos exigidos a Navantia, que construyó el LHD en sus astilleros de Ferrol (La Coruña), éste cuenta con plena capacidad para operar con los Osprey, incluida la posibilidad de bajarlos y subirlos al hangar en los dos ascensores con los que cuenta. Adicionalmente esta capacidad del Juan Carlos I también podría extenderse a los cazabombarderos F-35B, que recientemente han sido declarados operativos con el USMC. Previamente, en junio del pasado año, uno de los MV-22B de la SP MAGTF-CR realizó una serie de tomas, despegues y diversas maniobras de subida y bajada en el ascensor del citado navío de la Armada, quedando los miembros del USMC muy satisfechos de sus características, que por otra parte son similares, aunque algo menores y con menos armamento, a los LHD de la US Navy de la clase Wasp. 

Para realizar la preparación del despliegue durante el ejercicio Trident Juncture una delegación del USMC, encabezada por el coronel Jefe de la Sección de Planes del Mando del USMC para Europa y África, visitó el pasado mes de junio el Juan Carlos I para determinar la participación de parte de los elementos de la fuerza desde el navío anfibio. Así, y aunque las cifras no están todavía totalmente definidas, embarcarán a bordo unos 140 miembros de la unidad del USMC, de los que unos sesenta serían fusileros, un pequeño número trabajarán en el seno del Estado Mayor de la OTAN que embarcará en el navío español y el resto de personal será del denominado Marine Medium Tiltrotor Squadron (VMM) 261, que es la unidad aérea con sede en New River (Carolina del Norte), actualmente parcialmente desplegada en Morón, en la que están encuadrados los MV-22B. La misión de estos últimos marines será posibilitar las operaciones de los Osprey que operarán desde el navío, que serán presumiblemente cuatro. 

Las citadas aeronaves del USMC trabajarán junto a las aeronaves (cazabombarderos AV-8B Plus Harrier II y helicópteros) de la Flotilla de Aeronaves (FLOAN) de la Armada, que participarán en este gran ejercicio de la OTAN. Uno de los momentos claves del supuesto táctico será el asalto anfibio que se desarrollará en el campo de maniobras del Retín (Cádiz), en el que la primera ola, formada por los citados miembros del USMC e infantes de Marina del Tercio de Armada (TEAR), serán transportados en los Osprey embarcados en el Juan Carlos I. En suma, se trata de una operación que demuestra la gran interoperabilidad del más avanzado buque de la Armada española y su capacidad para operar con los exigentes miembros del USMC, que han encontrado en él un excelente medio para su entrenamiento, lo que abriría además la posibilidad de realizar eventuales operaciones combinadas en situaciones de crisis real. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook             

viernes, 28 de agosto de 2015

La modernización de los Harrier de la Armada Española.


El Presupuesto del Ministerio de Defensa para 2016 contempla en el epígrafe “Modernización de las Fuerzas Armadas” que uno de los proyectos a los que se dará continuidad será la “potenciación del Arma Aérea, con la modernización de los aviones AV-8B”. Recordemos que las restricciones presupuestarias a las que se enfrenta el Ministerio obligaron a la Armada a anunciar en enero del año pasado la baja cuatro de los dieciséis AV-8B que no habían sido modernizados a la versión AV-8B Harrier II Plus dotada de radar multimodo AN/APG-65, entre otras mejoras. 

Por entonces corría ya el rumor de que los problemas financieros harían desaparecer el Arma Aérea de la Armada cuando los Harrier agoten su vida útil y dando por imposible adquirir su sustituto natural, el F-35B de Lockheed Martin. Sin embargo, se anunció prolongar el Memorando de Entendimiento (MOU) durante otros diez años alargando la fecha de defunción hasta el año 2034, asignando para ello 47,6 millones de euros, como publicamos en noviembre del año pasado. Los cuatro AV-8B que no fueron actualizados estaban listos para ser modernizados dentro del programa SNUG (Spanish Navy Upgrade) que incluía todas las mejoras de la versión II Plus salvo el radar (fuselaje rediseñado, mayor capacidad de combustible, nuevo motor, nueva aviónica, compatibilidad con tecnología ROVER para comunicación con unidades terrestres y capacidad para usar armamento de precisión guiado por GPS como las JDAM. 

Sin embargo estos cuatro aviones se supone servirán como fuente de repuestos para los 12 restantes aviones en servicio. En febrero de este año supimos que los Harrier de la Armada recibirán veinte nuevos soportes inteligentes para el lanzamiento de armamento de precisión. Se trata del soporte BRU-70/A de la firma Exelis. Es un soporte (Bomb Release Unit) tiple que se fija en los puntos de fijación de armamento del avión y permite el uso de tres bombas por cada soporte. Los Harrier de la Armada podrán transportar hasta seis bombas de precisión como las GBU-38 JDAM de 600 libras y guiado GPS-inercial o las GBU-12 Paveway II de guiado láser o combinaciones de estas. Este contrato se incluía en uno de 181 soportes para los marines estadounidenses firmado en el marco del MOU junto a España e Italia. A mediados de marzo los marines estadounidenses ya habían probado estos sistemas en operaciones contra el Estado Islámico. 


En noviembre del año pasado los marines anunciaron que la baja de sus AV-8B Harrier se produciría en 2025 en lugar de 2030, por una cuestión de reducción de costes valorada en 1.000 millones de dólares. Mientras tanto, sus aviones seguirán siendo modernizados instalándoles sistemas de contramedidas electrónicas ALE-47 v2, receptores de alerta radar ALR-67 y contenedores de contramedidas electrónicas ALQ-164, además de plantearse la adaptación del moderno enlace de comunicaciones Link-16. En el área de armamento, recibirá los misiles aire-aire de medio alcance AMRAAM AIM-120 C/D, los misiles aire-aire de corto alcance Sidewinder AIM-9X Block II y la última versión de la barquilla de designación de objetivos Litening de la israelí Rafael. La última noticia en este sentido ha sido el anuncio, a comienzos de agosto, del Departamento de Defensa estadounidense que confirmaba la instalación del sistema de comunicaciones Link 16 en los AV-8B Harrier por un importe de 71,5 millones de dólares. 

La incorporación de esta tecnología podría comenzar este mismo año yh permitirá la operación de este avión con modernas plataformas aéreas o navales. Por el momento desconocemos el alcance de la potenciación a la que se refieren los Presupuestos del Ministerio de Defensa español, si afectaría sólo a los aviones que quedan en servicio, o si se plantea recuperar los cuatro aviones de los que se anunció la baja. Igualmente resultaría interesante poder aprovechar la tecnología incorporada en los Harrier estadounidenses que serán dados de baja en 2025, nada menos que diez años antes de que lo hagan los españoles. La adquisición de sistemas, repuestos o incluso células completas de las unidades más equipadas podría dar un nuevo brío al Arma Aérea de la Armada hasta el momento en que esta desaparezca o la situación presupuestaria permita sumarse al F-35B como ha hecho Italia por ejemplo. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook           

¿Qué les ha sorprendido a las tropas francesas y libanesas de las españolas?

¿Qué les ha sorprendido a las tropas francesas y libanesas de las españolas?

Zapadores, ingenieros, equipos de desactivación de explosivos y una célula de estabilización de sanidad española han llevado a cabo un ejercicio de integración junto a militares franceses de la Force Commander Reserve (FCR), y con miembros de las Fuerzas Armadas Libanesas, en la base Miguel de Cervantes, en Líbano. Según el Estado Mayor de la Defensa, el ejercicio tuvo lugar el pasado 24 de agosto y en él “se llevaron a cabo prácticas y procedimientos de desactivación y remoción a distancia de artefactos improvisados y municiones sin explosionar, empleo de detectores de metales y de equipos cinológicos para detección de explosivos; apertura de brechas y extracción de bajas bajo fuego enemigo” 


Además, en el ejercicio se realizaron prácticas de tiro de combate y precisión con equipos de trabajo plurinacionales con el objetivo de mejorar la comunicación y el intercambio de impresiones. El EMAD destacó que las tropas francesas y libanesas quedaron sorprendidas y “quizás” un poco celosas “por las capacidades y medios” que el Ejército español despliega en Líbano. El despliegue incluye las instalaciones de la base, el equipo y las herramientas específicas de los ingenieros, el robot TEODOR, el Sistema de Manguera Explosiva Ligera y el fusil de asalto G-36 E. La Brigada Líbano (Brilib) XXIII quiso aprovechar la ocasión para trabajar con algunas de las 39 nacionalidades desplegadas al sur del río Litani, en Líbano para aprender de sus experiencias y conocimientos. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook           

jueves, 27 de agosto de 2015

Intercambio de “combat patches” en Irak.

Los protagonistas: Emblemas de la 82 Airborne y la BRIPAC.

Paracaidistas norteamericanos, siguiendo la tradición, impusieron a los españoles el emblema de su Unidad, y éstos respondieron de la misma manera. Es frecuente que los militares estadounidenses lleven dos emblemas, uno en cada brazo. El del brazo izquierdo es el de la unidad de destino, y el del brazo derecho (conocido como el “combat patch”) el de la unidad con la que han combatido o desplegado en el exterior. 

Esta bonita tradición, que se remonta a la Segunda Guerra Mundial, se continúa practicando hoy en día, y los norteamericanos imponen el mencionado emblema a su personal y al de países amigos que han combatido o trabajado con ellos, como reconocimiento a su labor. Ésta tradición se escenificó ayer en FOB “Hammer”, Besmayah, sede de la Task Force “2 Panther”, grupo táctico en base al 2º Batallón del 505 PIR (Regimiento de Infantería Paracaidista), cuyo escudo es una pantera alada. Los “paracas” americanos, antes de su marcha (relevan en septiembre) quisieron imponer a sus compañeros de armas españoles y portugueses el “parche” de su unidad, la “82 Airborne Division”, en el día de su cumpleaños. Esta división, aunque fundada el 25 de agosto de 1917, saltó a la fama en la Segunda Guerra Mundial por sus lanzamientos paracaidistas en Sicilia, Normandía y Nimega (Operación “Market Garden”). 

Intercambio de emblemas.

Su escudo lo forman las iniciales “AA”, que proviene de “All Americans”, ya que inicialmente la división se constituyó con personal procedente de todos los estados de la Unión, cuando lo habitual era reclutarlos en uno sólo. Tiene su sede en Fort Bragg, Carolina del Norte (450 km al sur de la capital, Washington) y es considerada la “élite” del US Army. Al sencillo acto asistió sólo una representación de cada unidad. Es de reseñar que el jefe de la Task Force “2 Panther”, Teniente Coronel J.C. White, se encuentra desplegado en los combates de Ramadi con parte de sus efectivos, y el grueso del contingente hispano-portugués involucrado en actividades de instrucción. Presidieron el jefe accidental, Mayor Scott A. Basso y el jefe del contingente, Coronel Javier Romero. La anécdota la protagonizaron los paracaidistas españoles, que tras recibir el “combat patch” de la 82, impusieron a sus homólogos estadounidenses el emblema de la Brigada Paracaidista. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook          

Mandos de la OTAN ya están en Zaragoza preparando las mayores maniobras de la historia de la Alianza.

Conferencia de planificación del 'Trident Juncture' de la OTAN.
Conferencia de planificación del 'Trident Juncture' de la OTAN

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital, Zaragoza ya acoge a un grupo de oficiales y personal militar de la OTAN. Comenzaron a llegar a la capital aragonesa a principios de este mes en varios vuelos que aterrizaron en la base aérea local. La mayoría de ellos provienen de Estados Unidos, Alemania y Austria, y se están encargando de tareas logísticas. 

El objetivo de este equipo es tener todo listo para mediados de septiembre, cuando comenzará el despliegue de los 20.000 efectivos –del total de 30.000- que participarán en los escenarios españoles del ‘Trident Juncture’. Fuentes militares aseguran que el ayuntamiento de Zaragoza ha puesto a disposición de estos equipos varias instalaciones y solares municipales. Parte del ejercicio se desarrollará en la base aérea y en el campo de maniobras de San Gregorio. Se trata del mayor ejercicio de la OTAN desde el final de la Guerra Fría, y se desarrollará en 16 escenarios. Ocho de ellos estarán en territorio español, y el resto en Italia y Portugal. Involucrarán a 30 países –incluyendo a todos los socios de la Alianza-, una docena de organizaciones de ayuda humanitaria, y supondrá el despliegue de cientos de carros de combate, aeronaves militares y buques por toda la península y su litoral. 

Durante la segunda parte del ejercicio, denominada LIVEX y que se realizará entre el 24 de octubre y el 6 de noviembre, se llevarán a cabo el grueso de operaciones, que incluirán misiones de fuerzas especiales, desembarcos anfibios, paracaidistas, ofensivas terrestres… Según informó el ministro de Defensa durante la presentación del ejercicio, del total de fuerzas participantes la aportación nacional se aproxima a los 8.000 efectivos, de los Ejércitos y la Armada, siendo la más numerosa del ejercicio. El Ejército de Tierra aporta más de 4.700 militares, 23 carros de combate, 93 blindados y seis helicópteros, dos de ellos de ataque y cuatro de apoyo y transporte. Por su parte, la Armada interviene con 2.650 efectivos, 13 buques, cuatro helicópteros y dos aviones y el Ejército del Aire contribuye con 516 militares y 31 aeronaves. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook          

Cómo ser francotirador.



Son los ojos de su unidad, capaces de disparar y hacer blanco a más de un kilómetro de distancia, eliminar objetivos y proteger a sus compañeros. El viento, la temperatura, la distancia y, sobre todo, el estrés, son los factores con los que tienen que lidiar en operaciones reales... Además de tener paciencia y buen pulso. "Nuestra misión es la eliminación de problemas”. Protegen a los militares de su unidad de amenazas lejanas en escenarios peligrosos. Por eso, al apretar el disparador, “no tenemos un sentimiento de responsabilidad con el enemigo, sino con la protección de los compañeros". Por otra parte, dice, “Estoy orgulloso de mi compañía y de los hombres que mando; su profesionalidad en escenarios como Afganistán me sorprende cada día”, reconoce el sargento primero, jefe de la patrulla de tiradores de la compañía de Reconocimiento Avanzado de la Brigada Paracaidista –BRIPAC-. 

La estabilidad emocional es el rasgo común en todos. Sólo así pueden enfrentarse a situaciones reales y encarar los peores momentos. “Tuvimos la desgracia de perder dos hombres en un atentado en Afganistán, en 2007. Eso es lo más duro, pero también te puede pasar aquí. Asumimos el riesgo en la paz y durante la guerra”. Y, aunque el cine los ha mostrado como personas calculadoras, capaces de abatir a un enemigo a sangre fría, su trabajo es noble, concreto y redunda, también, en “la seguridad de los civiles”. No entran por la fuerza en una casa, sin saber a quién se van a encontrar dentro, ni bombardean una ciudad, ni colocan minas anti-personas que puede pisar cualquiera. Saben quién es su objetivo, le vigilan durante horas o días y, cuando deben hacerlo, lo neutralizan, evitando daños colaterales. Eso es primordial: no causar daño a terceros. 

Cómo trabajan


Los cerca de 300 francotiradores de las Fuerzas Armadas españolas pueden trabajar aislados o integrados en una unidad. En la compañía de Reconocimiento Avanzado de la BRIPAC hay dos equipos de fusiles pesados y dos de fusiles medios, aunque lo habitual es que las compañías dispongan de tres medios y uno pesado. Cada equipo dispone de un fusil, pero van siempre en binomios, es decir, por parejas. Uno es el tirador, el que efectúa el disparo, y el otro el observador, el que se encarga de darle las indicaciones oportunas para que tenga éxito. Este, con sus prismáticos, tiene una visión de campo mucho más amplia que la del tirador a través de la mira del fusil. 

Por eso, es el encargado de localizar el objetivo, indicar a su compañero hacia dónde debe apuntar, estar pendiente de cualquier movimiento y, además, realizar todos los cálculos que garanticen un disparo certero: la velocidad del viento, la presión atmosférica, la distancia, la posición, el ángulo al que debe colocarse el arma, etc. Todos estos indicadores “son más importantes que el disparo en sí mismo, porque es lo que consigue que salga bien. Eso sí, si lo haces todo de manera correcta y, al final, fallas, no habrá servido para nada”, explica el sargento primero. Por eso, normalmente, el observador es el militar con más experiencia del binomio. En ocasiones, hay un tercer tirador de apoyo. Este se encarga tanto de dar cobertura al tirador principal -que no puede estar pendiente de lo que ocurre a su alredea repartir el peso de la carga que deben transportar cuando se infiltran en terreno enemigo. 

A qué tipo de situaciones se enfrentan

En escenarios híbridos, como Afganistán, donde el enemigo se ‘camufla’ y hace vida normal entre la población civil, su labor consiste en “identificarlo, según las descripciones que recibimos, seguir sus movimientos, etc. y enviar al mando toda la información”, explican. Y cuando sus superiores deciden, en una situación extrema, que hay que eliminar el objetivo, disparar. “Somos los ojos del mando y su dedo en el gatillo”, afirman. En otros casos, se encargan de garantizar la seguridad de sus compañeros en una zona concreta. Por ejemplo, cuando los desactivadores de artefactos explosivos están trabajando sobre el terreno para evitar que una bomba estalle, los francotiradores vigilan el perímetro por si se acerca algún enemigo. 

Uno de los principales objetivos de un francotirador suele ser el mando contrario, para descabezar a una unidad. Otro, frenar una acción inminente que suponga un peligro grave -por ejemplo, que el enemigo esté preparando un misil para lanzarlo-. Sin olvidar que hay que localizar, también, a posibles francotiradores del otro bando, para que no actúen.En muchas otras operaciones, su misión consiste en la eliminación de objetivos materiales, que son todos aquellos que puede 'estropear' una bala: por ejemplo, contra un camión de transporte o contra equipos de comunicaciones para que los enemigos no puedan hablar entre si. De hecho, los tiradores de la BRIPAC han llegado a dañar motos a un kilómetro y medio de distancia. 

Cómo entrenan
En la BRIPAC, los francotiradores realizan ejercicios duros y exigentes, entre dos y tres veces al mes, eso sí, sin el estrés que supone una operación real, pero en condiciones similares. Estos se realizan por la noche y suelen durar más de 12 horas. En ellos, ataviados con sus uniformes de camuflaje, deben acercarse a 200 metros de objetivos ficticios –en una operación real serían 600-. Una vez ahí, deben seguir las indicaciones de los mandos, hasta que les ordenan realizar disparos de fogueo sin ser detectados por sus compañeros. 

La primera parte de una misión, el planeamiento 

Se trata de la fase en la que se planifica la ruta a seguir desde el lugar donde están los francotiradores hasta el sitio desde el que deben aguardar el instante de disparar. Es en este momento cuando se decide por dónde irán y qué uniforme de camuflaje se pondrán. Y lo que es más importante: dónde se colocarán para llevar a cabo la misión. Tras el planeamiento, que dura, como mínimo, 48 horas, "llega el turno del enmascaramiento", indica el jefe de la unidad de la BRIPAC. Es decir, se ponen el uniforme y se enmascaran para mimetizarse con el entorno. Una vez listos, deben trasladarse a pie o, en muchas ocasiones, reptando para no ser vistos, hasta la zona donde realizan el ‘acecho’. ¿Y qué es el ‘acecho’? 

El momento en el que se aproximan a sus posiciones finales de tiro y, sin ser descubiertos, deben localizar al objetivo. Durante todo el tiempo, mantienen la comunicación con el mando, de quien reciben las instrucciones y a quien informan de cualquier eventualidad: si el objetivo se mueve, si hace algo extraño, dónde está o qué está haciendo. Esta información también ayuda a trabajar al resto de la unidad, ya que saben si pueden operar tranquilos en una zona concreta o las previsiones que deben tener en cuenta. Esta parte también puede durar horas, por ejemplo, si tienen que esperar a que el enemigo salga de una casa o si necesitan encontrar a un francotirador del otro bando que, como él, también esté escondido. 

A qué riesgos se exponen
El principal riesgo que asumen es el de ser localizados por el enemigo tras infiltrarse en un terreno hostil. En estos casos, las posibilidades de salir indemnes son pocas. A no ser que estén integrados en una unidad, los francotiradores van en equipos de, como mucho, tres hombres, por lo que es más difícil defenderse contra un número mayor de enemigos. Además, otros ejércitos o grupos terroristas a los que deben hacer frente también cuentan con francotiradores, cuya misión es dar con ellos y neutralizarlos. Otra de las situaciones más críticas que puede vivir uno de estos profesionales es perder la comunicación con el mando, por ejemplo, porque el enemigo tenga inhibidores que interrumpan las transmisiones o porque haya algún problema con los equipos de radio. 

En estos casos, los francotiradores y los observadores se quedan completamente solos. “Llevamos planes de contingencia, pero tenemos que asumir una gran responsabilidad porque, aislado, eres tú quien debe tomar las decisiones”, reconoce el sargento primero. Además, “en una operación estás bajo muchísimo estrés”, indica. Hay muchas cosas que pueden salir mal: “recuerdo una ocasión en la que, después de estar toda la noche al acecho, el arma se encasquilló justo en el momento de disparar, porque había mucho polvo. Al final, pudimos abrir fuego con otro fusil, pero son momentos de mucha tensión, en los que te juegas mucho”. 

Qué sienten al disparar
El disparo es la parte más importante, ya que supone la culminación de horas y horas de preparación. Por eso, no se dejan llevar por impulsos. “Nosotros realizamos un disparo consciente, cuando nosotros queremos”, asevera. Para ello, en los cursos de instrucción se corrigen las posibles manías del francotirador principiante. “Yo no tengo manías al disparar; he sido tirador de fusil medio y cuando comencé con el pesado me costó amoldarme”, reconoce el experto. Ellos son capaces de aislarse del entorno y mantener la concentración para disparar con precisión tanto en situaciones ofensivas -las de mayor estrés-, como defensivas -mientras están siendo atacados-. 

"Cuando vas a disparar, ves un punto negro -a pesar de lo que sale en las películas, a cientos de metros no le ves el rostro-. Además, una vez que focalizas el blanco centras la mirada en la cruz del visor, por lo que el objetivo se te desenfoca y sólo ves algo borroso. Entonces, vacías los pulmones de aire... y sueltas el disparo", explica. ¿Y después de disparar? "Recargas el arma directamente. No te quedas a ver lo maravilloso que eres o si has fallado". De eso se encarga el observador. ¿Qué sientes? "Es cómo en un ejercicio. Cuando vives una situación real, como la que he vivido yo en Afganistán, te das cuenta de que el combate es como lo has entrenado", indica el sargento primero. Al fin y al cabo, “somos conscientes de que es la misión. No buscamos que nos satisfaga… pero tampoco podemos tener remordimientos”. 

Por qué decidió ser francotirador
Como en todas las profesiones, para algunos es vocacional y otros las descubren por casualidad. En el caso del jefe de la patrulla de Reconocimiento Avanzado de la BRIPAC, ser francotirador se cruzó en su carrera cuando ascendió a sargento. "Se me encargó dirigir la instrucción de los tiradores de mi unidad. 
Por aquel entonces no sabía mucho de esto, pero el tema me gustó y comencé a interesarme por libros, material de otros países -sobre todo EE.UU.-, hablando con gente... Después, hice el curso de tirador y ya llevo en esto 12 años", explica. Y reconoce que, para eso, hace falta realizar "un sacrificio personal". "En 2014 participé en 30 ejercicios, por lo que renuncias a mucho tiempo con tu familia. Por eso, es fundamental contar con su apoyo y su respaldo". 

Así van equipados
Los francotiradores deben cargar con equipos muy pesados: Fusil de precisión, de asalto, pistola, medios de visión nocturna, prismáticos, telescopio, agua, comida, equipos de transmisiones... En total, cuando el despliegue es largo -3 ó 4 días-, el peso de sus mochilas puede alcanzar los 40 kg; en el caso de operaciones más cortas -de un día-, el peso se reduce a unos 15 kilos. Su principal herramienta son los fusiles. Las Fuerzas Armadas españolas disponen de dos tipos: los Accuracy y los Barret. Los primeros se utilizan, normalmente, contra objetivos humanos, a unos 600 metros de distancia. Pesan unos siete kilos, su precio ronda los 12.000 euros y el cartucho en torno al euro y medio. 

Con los segundos, generalmente, se abaten objetivos materiales: equipos de transmisiones, vehículos, etc., a entre un kilómetro y kilómetro y medio. Pesan cerca de 11 kilos y su precio puede alcanzar unos 24.000 euros. Sin embargo, “ambos alcanzan distancias mayores –sobre 900 y 1.700 metros, respectivamente-, pero nos acercamos más para garantizar el tiro, aunque, cuanto más cerca estemos, más peligro corremos de ser descubiertos”, indica el francotirador. Además de los trajes guillie -como el de la foto superior-, disponen de monos blancos que pintan con sprays en función del terreno en el que deban desenvolverse. "Tenemos varios: uno de montaña con zonas verdes, otro para la nieve, otro para terrenos rocosos, para zonas urbanizadas hay otro con pintura gris e, incluso, tengo uno de color ladrillo", explica el jefe de la patrulla. Además, cuentan con pinturas de enmascaramiento y redecillas de colores que simulan un pasamontañas. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook          

miércoles, 26 de agosto de 2015

Encuentro en la mar entre el Buque ‘Galicia’ y el buque colombiano ‘7 de agosto’.

El 'Galicia' y el 7 de agosto tras la maniobra de aprovisionamiento

El pasado sábado tuvo lugar un encuentro en la mar entre el Buque de Asalto Anfibio ‘Galicia’ y el buque colombiano ‘7 de Agosto’. El contra almirante Alfonso Gómez Fernández de Córdoba, Comandante de la Fuerza Naval (FCdr) que la Unión Europea tiene desplegada en el Océano Indico, visitó el buque colombiano en el transcurso de una patrulla en el Golfo de Adén. El trasbordo del FCdr, junto con sus acompañantes, se produjo a través del helicóptero colombiano. Se realizó un ejercicio de aprovisionamiento de pesos muy ligeros entre ambos buques en el que se intercambiaron productos típicos de ambos países. “Muchas gracias por la acogida a bordo durante estas dos horas. Me he sentido como si estuviese en un buque de la Armada española. Esto es gracias a las buenas relaciones entre las marinas colombiana y española. 

Honores al Force Commander
Honores al Force Commander

Gracias a los medios de los que disponéis a bordo, vuestra colaboración en la Operación Atalanta va a ser de gran ayuda”, comentó el Comandante de la Fuerza de la Operación Atalanta. El Comandante del ‘7 de Agosto’, capitán de navío Darwin Alberto Alonso Torres, agradeció la oportunidad única de navegar juntos y el apoyo proporcionado por la Armada española durante su despliegue. El Buque colombiano ‘7 de Agosto’ se integró en la Operación Atalanta el pasado 9 de agosto de la mano de la Armada española. La misión fundamental del buque colombiano durante su paso por la operación será el de proteger los buques del Programa Mundial de Alimentos y de la Misión Africana en Somalia, así como cualquier buque vulnerable en tránsito por las aguas de la Cuenca de Somalia y el Golfo de Adén, apoyando en la detección y disuasión de las actividades piratas. Desde su integración en el despliegue, el buque colombiano ha patrullado el Golfo de Adén y el Corredor Internacional de Transito Recomendado (IRTC). 

Force commander y el CN Alonso Torres
Force commander y el CN Alonso Torres

Además, ha realizado una patrulla en la Cuenca de Somalia, a pesar de las condiciones meteorológicas adversas provocadas por el monzón de verano. La Armada española está liderando por primera vez la integración de un buque no europeo en la Operación Atalanta. EL buque de la Armada colombiana ‘7 de Agosto’ cuenta con un equipo de enlace español para llevar a cabo las coordinaciones necesarias. Para la Armada Colombiana, la integración en una Operación militar multinacional supone un hito importante y es una muestra de los grandes avances alcanzados por la Armada colombiana en los últimos años. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook          

martes, 25 de agosto de 2015

Desmayos y renuncias de cadetes en los primeros días de academia militar.

Formación de cadetes en la Academia Militar de Zaragoza.
Formación de cadetes en la Academia Militar de Zaragoza

A lo largo de la pasada semana se produjo la recepción de nuevos cadetes en las principales academias militares de España. Los nuevos alumnos de Zaragoza, Marín o San Javier ya se encuentran desde entonces realizando el denominado periodo de aclimatación a la vida militar. Se trata de un espacio de tiempo –unas dos semanas- que les permitirá conocer mejor el estilo de vida castrense, una iniciativa pensada para aquellos que hubieran accedido a la carrera militar con una idea errónea de lo que iban a encontrar allí. Durante ese periodo, las bajas son habituales. Y este año ya se han producido algunas, según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes militares. De momento se desconoce el número de cadetes que han decidido poner fin de forma prematura a su estancia en las academias, pues para ello deben realizarse los trámites burocráticos que certifiquen oficialmente las bajas. Pero al menos una docena de quienes recibieron la carta de bienvenida ya no continuarán.

Según ha sabido ECD, en algunos casos se ha alegado incompatibilidad personal con el tipo de labores que se desempeña en los centros de formación militar o con algún aspecto puntual de la disciplina –“bastante estricta pero sin agobios excesivos” explican voces militares-. Las bajas serán cubiertas en los próximos días por aquellos candidatos que no consiguieron plaza directa en la oposición, pero que se mantienen en la lista de sustitutos. Las llamadas se realizarán esta semana, confirman fuentes militares. Por otra parte, estos primeros días de Academia están dejando algunas anécdotas sobre la dureza “sin excesos”, insisten a ECD militares involucrados en tareas de formación de algunas pruebas físicas a las que se somete a los nuevos cadetes. Tras alguna de ellas se ha registrado algún que otro desmayo, principalmente por altas temperaturas durante la práctica deportiva.

Una de las anécdotas más llamativas que deja este inicio de curso, y que ha conocido ECD por fuentes militares, es la de un cadete que se presentó en su centro el día y la hora señalada, pero que incumplía “casi punto por punto” las normas de presentación personal: en el plan de acogida enviado a cada alumno se especifica que debe presentarse de paisano pero con “atuendo sea acorde con su nueva condición de cadete”. Algo que no cumplió este cadete, que se presentó con pantalón corto, camisa de tirantes, varios piercings y el pelo teñido de un color estridente. Según explican, “fue directamente al peluquero de la base”. Una de las novedades este año ha sido la puesta en marcha de una visita guiada para familias. Hasta ahora, las familias acompañaban al cadete hasta la puerta y allí se despedían de él, pero en este curso han podido conocer las instalaciones, resolver dudas y conocer en profundidad como será la vida de sus hijos en el centro militar. Una iniciativa que ha sido muy bien recibida. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook         

lunes, 24 de agosto de 2015

La Armada cree que Navantia puede hacer un S-90 al año y medio de construir el S-80.

El capitán de corbeta e ingeniero del nuevo submarino S-80, Juan Manuel Torrijos, asegura en una entrevista concedida a infodefensa.com que «Navantia sería capaz de construir un submarino S-90 un año y medio después de terminar la serie 80». Aunque, por el momento, los astilleros aún no han concluido el diseño definitivo de la futura arma submarina a la que la Armada bautizará con el nombre de Isaac Peral. A día de hoy, según altos cargos de la Armada, su botadura oficial en la Flotilla del Arsenal de Cartagena está fijada para el año 2020.

El ingeniero militar se muestra partidario de que los astilleros nacionales comiencen a plantearse un nuevo programa para que no se pierdan los conocimientos adquiridos durante el proceso de construcción del S-80. Esto se debe, explica el experto, a que Navantia tiene que mantener todo lo que ha aprendido hasta ahora para estar preparada ante la posible demanda que puedan tener otros ejércitos respecto a la adquisición de armas submarinas. «Si el astillero, que además subcontrata mucho, sabe que después la Armada española no le va a comprar y tiene que esperar a que alguien de fuera le pida algo, pues concluirá que tiene que deshacerse del personal y acabará perdiendo conocimientos», lamenta el capitán de corbeta.

Torrijos apunta a que esto se debe a «un problema de percepción de la sociedad española». Por eso, sostiene que «pueblos como el americano, el francés o el inglés tienen la seguridad nacional muy en la sangre y eso les permite gastarse más de un 2% de su producto interior bruto (PIB) en Defensa». Aun así, el marino aclara que «yo tampoco pido eso, lo único que tenemos que hacer es mantener la experiencia, el astillero de Navantia y los suministradores logísticos». En cuanto a la comercialización del buque, Juan Manuel Torrijos desvela que «nuestros astilleros tienen una ventaja respecto al resto de países fabricantes. En Navantia son expertos en la integración de sistemas ajenos en sus naves, como ocurre con las conocidas fragatas F-100». Esta cualidad le permitiría a los astilleros vender submarinos S-80 equipados con sistemas específicos que requiera cada flota de guerra.

A la par que un nuclear yanqui
Pese a las modificaciones del S-80, que ahora es más largo y pesado, el ingeniero lo compara con el submarino nuclear Virginia de la fuerza naval estadounidense. «No hay que fijarse en que sea nuclear o no, sino en lo que nosotros llamamos ´estado del arte´. A diferencia de otros sumergibles, el S-80 tiene, al igual que el Virginia, tiene todos los sistemas de combate integrados», concluye.

Fuente: http://www.laopiniondemurcia.es/

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook          

El «Príncipe de Asturias» acumula treinta meses oxidándose en Ferrol.

El portaviones «Príncipe de Asturias» cuando atracó en el muelle de Navantia en el que todavía permanece.

El portaviones Príncipe de Asturias continúa su agonía amarrado en Ferrol sin que, por el momento, haya nada cerrado acerca de su subasta para acabar en el desguace. El Ministerio de Defensa todavía mantiene en el aire las fechas exactas para que se produzca el necesario concurso público que permita a las compañías interesadas concurrir al mismo. Tampoco se ha determinado con claridad el precio de salida. Fue el 8 de febrero del 2013, hace más de treinta meses, que el que era buque insignia de la Armada española llegaba a la ciudad naval para atracar de manera definitiva y proceder a su desarme y a retirar todos aquellos elementos que la Armada considerase de valor o pudiesen ser reutilizados. Todo ese proceso se concluyó hace ya tiempo y, ahora, el buque continúa bajo la custodia del Arsenal de Ferrol, que mantiene vigilancia sobre él las 24 horas del día. 

¿Cuándo tendrá lugar la subasta pública? Diferentes fuentes consultadas la sitúan ahora en la recta final del presente ejercicio, aunque con anterioridad ya se barajaron otros calendarios y, hasta el momento, no se han cumplido. No es, sin embargo, algo inhabitual. Las fragatas de la clase Baleares, por ejemplo, también estuvieron acumulando óxido durante mucho tiempo en los muelles militares de Ferrol antes de que Defensa las sacase a subasta. En ello influyen diferentes aspectos, aunque lo fundamental son las cuestiones internas de carácter administrativo. Totalmente descartado está ya, salvo sorpresa mayúscula, que el portaviones pueda ser comercializado a la Marina de otro país, una posibilidad que se exploró y en la que hubo naciones interesadas, pero que nunca ha llegado a cuajar. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook         

La Armada busca en Francia una solución para evitar que España se quede sin submarinos.

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital, el Almirantazgo ha iniciado gestiones con los astilleros DCNS para intentar solventar este problema de plazos. En palabas del vicealmirante Fernando Zumalacárregui, “estamos pasando por un momento difícil” debido a los retrasos en los submarinos. En concreto, lo que busca la Armada es que estos astilleros galos acometan una carena en los submarinos de la Serie 70 para extender su vida útil y evitar que España se quede sin sumergibles. Fuentes de la Armada explican que los S-70 se encuentran en el último tercio de su vida, pero que se hallan en buen estado de conservación. 

En los últimos años, por ejemplo, se han modernizado los sistemas que les permiten cumplir sin contratiempos con sus actuales cometidos, añaden. DCNS es una compañía francesa de defensa naval con sede en Francia. Está considerado como uno de los principales constructores navales europeos. El grupo diseña, construye y brinda soporte para buques de superficie, submarinos, sistemas y equipos de navegación. Sobre los submarinos S-80, la Armada española espera que el diseño definitivo esté listo para finales de este año, lo que permitiría a Navantia comenzar a producirlo ya en 2016. Hasta entonces, España tendrá una “baja disponibilidad de arma submarina” a la espera de que llegue el primero de los ansiados S-80 en 2017. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook         

sábado, 22 de agosto de 2015

La labor de los paracaidistas españoles en Irak, reconocida por el jefe de la coalición internacional.

La labor de los paracaidistas españoles en Irak, reconocida por el jefe de la coalición internacional

El segundo jefe de la coalición internacional contra el yihadismo, el general británico Robert B. Bruce, ha visitado la base española en Irak y ha destacado el trabajo de los paracaidistas españoles en sus labores de adiestramiento del ejército iraquí. Según informa el Estado Mayor de la Defensa, el general de división británico visitó el jueves la base "Gran Capitán", situada en la localidad de Besmayah, así como el centro de adiestramiento. Tras pasar una jornada con los militares españoles, la mayoría pertenecientes a la Brigada Paracaidista (Bripac), el general británico escribió en el libro honor: "Los paracaidistas españoles han establecido un magnífico nivel. Es evidente lo bien que los iraquíes responden a la instrucción y lo mucho que los respetan".

Durante su visita se reunió con el jefe del contingente español, coronel Javier Romero, con quien acudió asimismo a visitar las actividades de instrucción de personal iraquí a cargo de militares españoles, portugueses y norteamericanos que se desarrollan en el Besmayah Range Complex. El general Bruce es el Deputy Commander (segundo jefe) de la "Combined Joint Task Force, Operation Inherent Resolve" (CJTF-OIR) que es la fuerza conjunto-combinada que la coalición mantiene desplegada en Oriente Medio. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.onemagazine.es/

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook         

viernes, 21 de agosto de 2015

Los paracaidistas prueban el lanzamiento de misiles Spike para vehículos en movimiento.

Misil Spike.
 
Los todoterrenos utilizados han sido unos Uro Vamtac ST5 a los que se les incorporó el sistema de combate Spike LR-Dual. Era la primera vez que una brigada del Ejército lanzaba estos misiles contra carro portátiles de tercera generación sobre un afuste de un vehículo. El Spike fue lanzado en movimiento a una distancia de 2.800 metros. El sistema de control electro-óptico del misil permitió que pudiera ser guiado hacia el blanco deseado. Las pruebas fueron realizadas en unos ejercicios desarrollados en el campo de maniobras y tiro de San Gregorio, en Zaragoza, por la Compañía de Defensa Contracarro número 6 de la Bripac. 

A la espera de los resultados finales, en Tierra consideran que han sido un éxito. Todavía queda por conocer los parámetros de vibración y rodaje que arrojen las pruebas que se están desarrollando en el Instituto Tecnológico de La Marañosa. Hasta ahora, el lanzamiento de los Spikes sólo se había realizado a través de trípodes. Es decir, utilizando tubos lanzadores en estático. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook