viernes, 20 de abril de 2018

Escocia, Báltico o Noruega: los ejercicios de la fragata «Álvaro de Bazán» con la OTAN.


La fragata Álvaro de Bazán (F-101) de la Armada Española se ha integrado este viernes en la  Agrupación Naval Permanente de la OTAN nº 1 (SNMG-1 de sus siglas en inglés). Este grupo naval, que tiene su área de influencia en el Atlántico Norte y mar Bático, está comandado por un oficial danés y cuenta con otros cuatro buques (el danés Niels Juel, el canadiense St. John’s, el alemán Erfurt y el turco Gediz). La fragata española formará parte del despliegue durante los dos próximos meses. Zarpó desde su base en Ferrol (La Coruña) el pasado martes.

Lanzamiento de un misil ESSM desde la Álvaro de Bazán, en una imagen de archivo

«Las operaciones de las Fuerzas Marítimas Permanentes se enmarcan dentro de la defensa colectiva como propósito fundamental de la OTAN. La SNMG-1, que se encuentra en situación de muy alta disponibilidad, es uno de los elementos del núcleo del componente marítimo de la Fuerza de Respuesta de la OTAN (NRF de sus siglas en inglés). Tiene como misión principal contribuir a la seguridad de la Alianza proporcionando una capacidad marítima permanente que permita una reacción inmediata ante situaciones de crisis», explican fuentes de la Armada Española.

Durante su integración participará en los ejercicios “Joint Warrior” en aguas de Escocia y “Baltops” en aguas del Báltico con la OTAN. También en el ejercicio “Dynamic Mongoose” en aguas de Noruega. Al mando de la F-101 se encuentra el capitán de fragata Manuel García Ruiz. La fragata Álvaro de Bazán cuenta con una dotación de 200 marinos y un equipo operativo de seguridad (EOS) de la Infantería de Marina del Tercio de Armada. (Jesús.R.G.)
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

El Grupo de Regulares de Melilla avanza en la respuesta con fuego ante incidentes con IED.

La Sección de Reconocimiento del Tábor “Alhucemas” I del Grupo de “Regulares de Melilla” nº 52 de la Comandancia General de Melilla, desarrolló, el 16 de abril, un ejercicio de respuesta armada ante el ataque con un Artefacto Explosivo Improvisado (IED) contra un convoy. En la instrucción participaron dos pelotones de reconocimiento y uno de defensa contracarro, con vehículos VAMTAC y equipados con ametralladoras, lanzagranadas y misil Spike.

La detonación de un IED al paso de uno de los vehículos de la columna detiene el convoy y exige de la rápida actuación de toda la sección. Sin embargo, la recuperación del vehículo se complica ante una ofensiva enemiga, que implica una reacción rápida de todo el personal. “Por un lado, debemos garantizar la protección del vehículo alcanzado por el artefacto explosivo y, por otra, tenemos que dar una respuesta armada al enemigo para responder a sus ataques”, declara el teniente Romero, jefe de la Sección.

La misión de los tiradores
Binomio tirador-observador de Barret en acción

La misión de los dos equipos de tiradores Barrett que han participado en el ejercicio ha sido de gran importancia para su desarrollo. En ese sentido, el teniente ha destacado que su misión va más allá del ataque armado: “tienen la capacidad de observar lo que hay a vanguardia y estudiar los movimientos del enemigo”.

Junto a cada uno de los tiradores, es fundamental la labor del observador, que controla todos aquellos aspectos que pueden afectar al tiro, y aporta una información que le da una mayor precisión al tirador. Una vez aislada la zona, y tras comprobar que es seguro retirar el vehículo alcanzado por el artefacto IED, se procede a garantizar una salida del lugar. Con este tipo de ejercicios, la unidad se adiestra y trabaja para dar una mayor respuesta ante incidentes con empleo del fuego y les permite estar mejor preparados ante un posible requerimiento de actuación. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+