sábado, 28 de julio de 2018

El giro de Trump y Reino Unido hacia China que puede dejar fuera de juego a Navantia.

Un alto mando de la marina estadounidense lo ha confirmado recientemente: las armadas de los cuatro países están negociando la posibilidad de sustituir el sistema de combate AEGIS por otro nuevo, el COMBATSS-21, de diseño y fabricación estadounidense.

Se buscaría así homogeneizar las capacidades tecnológicas de las flotas de Estados Unidos, Reino Unido, Canada y Australia. Cuatro naciones que se encuentran inmersas en distintos proyectos para renovar su flota de fragatas. Estados Unidos tiene previsto adjudicar su programa FFG (X), que supone la construcción de 20 fragatas, 15 para Canada con su Canadian Surface Combatant (CSC), Reino Unido espera por sus Type-31 y Australia acaba de adjudicar 9 fragatas ‘Type 26’ a la británica BAE.

Efectos para Navantia
Preguntadas fuentes del sector sobre el impacto que podría suponer para Navantia la llegada de un nuevo sistema de combate alternativo al AEGI, son tajantes: podrían dejar a Navantia en fuera de juego de cara a concursos futuros, ya que supondría perder una exclusividad.

Otras fuentes son más comedidas y admiten que pese a que el movimiento no sería positivo para Navantia, el nuevo sistema de combate propuesto por Estados Unidos para las fragatas del futuro “mantendría la interoperabilidad con el AEGIS sin problema ya que es un derivado de este, seguiría siendo una tecnología eficaz y probada, y seguiría siendo una opción más económica” advierten. Eso sí, Navantia perdería una baza negociadora de cara al futuro.

Un movimiento con China y el Pacífico de fondo
En el sector se entiende la intención de homogeneizar el uso de un mismo sistema de combate entre estas cuatro marinas como un gesto que viene a confirmar el progresivo giro estratégico del eje Atlántico al eje Pacífico.

Con unas relaciones cada vez más deterioradas entre Estados Unidos y otros aliados de la OTAN a costa del gasto militar, la 'guerra comercial' declarada por Trump a China, un Reino Unido post Brexit en busca de nuevos escenarios y aliados comerciales y militares, y el paulatino auge de China como superpotencia dejan entrever que el Pacífico será indudablemente el futuro foco de interés de las próximas décadas.

El Queen Elizabeth al sur de China
Reino Unido ya está dando pasos hacia ello. La pasada semana se produjo un encuentro entre los ministros de Defensa y Exteriores de Australia y Reino Unido. En ella se informó de la intención de Londres de enviar su nuevo portaaviones HMS Queen Elizabeth al Pacífico, y ofreció a Australia que sus buques le hagan de escolta. El objetivo, explicaron tras la reunión, es enviar un mensaje a todos los actores de la zona: el mar de China es una zona de “libre navegación”, vital para el comercio mundial. Un alegato que no comparte Pekín, que reclama esas aguas como propiedad.

Además, Reino Unido ha desplegado este año tres buques de guerra en el Pacífico, incluyendo el portaaviones HMS Sutherland, para unos ejercicios militare con la armada australiana. Era la primera vez que lo hacía desde 2013, y ya fue entendido como un giro en las prioridades militares del Reino Unido.

Navantia, de aprendiz a maestro
Este 2018 se han cumplido 20 años de la alianza estratégica entre Navantia y la norteamericana Lockheed para desarrollar una adaptación del sistema AEGIS destinada a buques de menor dimensión que los pesados destructores de la U.S.Navy -primeras unidades en equipar este sistema-. El AEGIS, que toma el nombre del escudo del dios griego Zeus, es un sistema de armas que permite al buque detectar, analizar y neutralizar todo tipo de amenazas que rodean a un buque o una flota, convirtiendo así a un grupo de escolta en un escudo casi infranqueable.

El éxito de Navantia con la integración del AEGIS en las fragatas F-100 es un hito reconocido internacionalmente. En un vídeo difundido este año con motivo del 20 aniversario de la unión Navantia-Lockheed, ingenieros de la firma norteamericana aseguran que “el aprendiz” (Navantia) se acabó convirtiendo en “maestro”. De hecho, una de las fortalezas que ofrece Navantia en todos los concursos de construcción de fragatas a los que se ha presentado se basa en la plena integración y conocimiento del sistema AEGIS  en buques de nueva construcción. Navantia, que acaba de perder un contrato de 22.500 millones para fabricar las nuevas fragatas australianas, tendrá que colaborar con la oferta ganadora -BAE- para que las ‘Type 26’ equipen este sistema AEGIS. Una exigencia del concurso. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.elconfidencialdigital.com/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook