lunes, 9 de septiembre de 2019

Riad encomienda al expresidente de Navantia que replique el modelo para el Ejército saudí.

Arabia Saudí quiere replicar el modelo de Navantia en su propio Ejército

Arabia Saudí quiere tener una compañía como Navantia al servicio de su Ejército. Esta es la clave principal de la incorporación de José Esteban García Vilasánchez, expresidente de la compañía de astilleros españoles, a la sociedad Saudi Arabia Military Industries (SAMI), fundada en 2017 por el Gobierno del país de Oriente Medio para crear toda una industria en materia de Defensa. 

A tal efecto, SAMI ha creado una división de negocio específica, denominada Sistemas Navales, al frente de la que estará quien fuera máximo responsable de Navantia precisamente cuando se firmó el acuerdo de venta a Arabia Saudí de cinco corbetas fabricadas en los astilleros españoles. La operación, cerrada el pasado año, dio lugar a la creación de una sociedad conjunta, participada al 51% por SAMI, que daba cuerpo a esta alianza. Sin embargo, el objetivo a largo plazo del Gobierno saudí es, precisamente, no tener que recurrir a empresas extranjeras para equipar su Ejército, tal y como tiene que hacer en la actualidad. SAMI fue creada para convertirse en una de las 25 mayores empresas del sector en el mundo y alcanzar así el propósito de que en el plazo de diez años el 50% del gasto total en Defensa se genere en el país. Dos años después de su creación y tras alcanzar acuerdos estratégicos con empresas como Boeing y la propia Navantia, SAMI ha emprendido una profunda renovación tanto de su estructura de mando como de las divisiones de negocio. 

En este proceso, que se ha desarrollado a lo largo de todo este año, se enmarca el nombramiento del alemán Andreas Schwer como consejero delegado y también la llegada de García Vilasánchez para hacerse cargo de la nueva división. Hasta la fecha, SAMI contaba con cuatro patas de negocio: aeronáutica, sistemas terrestres, armas y misiles y electrónica de Defensa, una de cuyas subdivisiones estaba relacionada con los sistemas de combate navales. Con el fichaje del expresidente de Navantia, ésta pasará a ser la quinta área de SAMI, bajo su mando como director general. Su principal cometido será tratar de replicar el modelo de Navantia, especialmente en lo que se refiere a tecnología y sistemas. 

La clave tecnológica 
El desarrollo tecnológico de la compañía española fue una de las claves para que el Gobierno saudí se decantara definitivamente por Navantia para la adquisición de las cinco corbetas. Dentro del objetivo general de SAMI, la intención de los mandatarios saudíes es construir su propia Navantia. 

Arabia Saudí es el segundo país del mundo que dedica mayor presupuesto a Defensa, lo que supone una costosa factura que el país pretende aligerar reduciendo su dependencia del exterior y de proveedores internacionales, aunque en el corto y medio plazo seguirá potenciando alianzas como la que formalizó recientemente con Navantia. La de García Vilasánchez no ha sido la única incorporación de SAMI a su equipo ejecutivo, que está formando por trece miembros. Schwer también ha incorporado al francés Bruno Delile, con una larga trayectoria en compañías como Air France-KLM y Zodiac Aerospace, para su división de aeronáutica. (Jesús.R.G.)

Fuente:
https://www.vozpopuli.com/


Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales! 

Para obtener noticias más actualizadas siga las páginas oficiales de Twitter y Facebook 

La venganza de España con Airbus: escoge a Indra como coordinador nacional del avión de combate europeo.

Tras las numerosas ocasiones en que Airbus ha marginado a España (eligió a Amparo Moraleda como consejera pese a la oposición de nuestro país, Francia y Alemania han usado el avión A400M y el accidente de 2015 para calumniarnos y se han repartido los grandes puestos), llega el momento de la venganza. 

Y es que el Gobierno ha escogido a Indra como coordinadora nacional del programa europeo de Defensa (FCAS), que incluye el futuro Eurocaza que sustituirá al Eurofighter. La compañía que preside Fernando Abril-Martorell lo ha celebrado en bolsa este viernes, siendo el valor que más sube del Ibex (+4,69%), pues se trata del mayor programa conjunto europeo de Defensa hasta la fecha y el más ambicioso en términos de desarrollo tecnológico. Además, es un proyecto de gran valor y mayor margen para Indra, según los analistas del Banco Sabadell, y llega después de que se frustrara la compra de ITP y también de la imputación de Indra como persona jurídica y de su expresidente (Javier Monzón) en el ‘caso Púnica’ ante las que publicó un comunicado en su página web. Por cierto, curiosamente, estas dos noticias no hicieron mella en la cotización, la cual se movió al alza cuando se conocieron. 

Ahora, con un motivo bien distinto, en otro comunicado, Indra ha presumido de que su elección como coordinador nacional del FCAS “es un reconocimiento de las capacidades de Indra en sistemas de Defensa, su experiencia en programas internacionales y su idoneidad para coordinar y ejercer de elemento tractor de la industria española”. Mientras, a Airbus no le ha gustado la decisión del Gobierno Sánchez, pues considera que ninguna otra compañía tiene su conocimiento para afrontar el proyecto. El fabricante aeronáutico europeo debería recordar, como dice el refrán, que tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe… y parece que España se ha cansado de tantos desplantes. (Jesús.R.G.)

Fuente:
https://www.hispanidad.com/


Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales! 

Para obtener noticias más actualizadas siga las páginas oficiales de Twitter y Facebook