lunes, 30 de octubre de 2017

Todos los F-18, al taller.


El reciente accidente del F-18 en la base de Torrejón de Ardoz, que supuso la muerte del teniente Fernando Serrano, sigue despertando extrañeza entre el personal del Aire. Tanto entre pilotos como mecánicos. Con la investigación oficial en marcha, aún se desconoce qué fue exactamente lo que falló en el motor para que, aparentemente, no ofreciese al caza toda la potencia necesaria para elevarse en el aire durante el despegue. Sin embargo, desde el Aire hay fuentes que apuntan a que el problema puede radicar en el sistema de ingestión de combustible. Argumentan que, en el caso del caza del teniente Serrano, parecen haber fallado los dos motores. Demasiada casualidad que el fallo se duplique a la vez en los dos turbofán General Electric F404. Con uno sólo intacto, explican, podría haber despegado sin problema. En base a estas sospechas, según aseguran fuentes del Aire a El Confidencial Digital, en las bases donde operan los escuadrones de F-18 se ha recibido orden de realizar una revisión completa y minuciosa de los aparatos. 

Poniendo especial atención en el sistema de alimentación de combustible. La medida, que no supone la paralización de la actividad de las ocho decenas de aparatos que componen la flota, afecta a las bases de Torrejón –Ala 12-, Zaragoza –Ala 15- y Gando –Ala 46-. Además, explican las mismas voces a ECD, en el Aire se han establecido contactos con otros ejércitos del Aire extranjeros, también operadores del F-18, para solicitar “informes de incidencias” similares a los que parece haber sufrido el caza del teniente Serrano. Otras fuentes apuntan a que el foco de la investigación se está poniendo sobre las piezas de repuesto que iban acopladas en el F-18, para determinar si tenían demasiada fatiga por uso –en todas las unidades hay “piezas recicladas” de otros aparatos-. Sin embargo, fuentes bien posicionadas niegan a ECD este extremo, y aseguran que “no hay problema alguno” con las piezas de repuesto “después de 40 años de operaciones”. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+     

El nuevo Eurofighter (Tranche 3), «solución más probable» para renovar el F-18 del Ejército del Aire.

El nuevo Eurofighter (Tranche 3), «solución más probable» para renovar el F-18 del Ejército del Aire
El Ministerio de Defensa trabaja ya en buscar «una solución de transición» para renovar su flota de 85 aviones de combate F-18 «Hornet», en servicio en el Ejército del Aire desde 1986.
Sobre todo, urge la adquisición de un nuevo modelo de caza para sustituir a una veintena de estos aparatos que, adquiridos de segunda mano a la Marina estadounidense en 1999, componen el Ala 46 de la fuerza aérea española, con base en Gando, Gran Canaria. (Imagen superior).

A estos cazas les restaría entre tres y cinco años de vida operativa, mientras que los F-18 «Hornet» de las bases de Zaragoza o Torrejón de Ardoz (Madrid) podrían seguir volando hasta 2025. En total, el Ejército del Aire dispone de 85 cazas F-18 «Hornet» en servicio, del total de 96 unidades compradas. Desde 1988, once aviones F-18 del Ejército del Aire han sufrido accidentes: el último el pasado 17 de octubre tras un fallo en la potencia del motor en la maniobra de despegue, causando la muerte al teniente Fernando Pérez (las causas de este siniestro aún están siendo investigadas).


Según fuentes del Ministerio de Defensa consultadas por ABC, la «solución más probable» para sustituir a los F-18 de la base de Gando es adquirir aviones Eurofighter de la denominada «Tranche 3». Se trata de una nueva evolución del avión de combate europeo que también está en servicio en el Ejército del Aire en las bases de Morón de la Frontera (Sevilla) y Los Llanos (Albacete). Hay que recordar que en mayo de 2013 España recortó por la crisis el pedido inicial de este tipo de aviones de 87 a 73 unidades, un ahorro que fue estimado en 2.966 millones de euros. Ahora podría volverse a recuperar la compra adicional de este avión cuya fabricación también tiene un impacto en la fábrica de Airbus D&S en Getafe.

No obstante, las mismas fuentes argumentan que hay otras dos opciones para sustituir a la veintena de F-18 «Hornet» de la base canaria de Gando: el F-18 «Super Hornet» de la compañía aeronáutica estadounidense Boeing y el F-35A «Lightning II» de la también estadounidense Lockheed Martin. «Hemos enviado una RFI a las tres compañías. A Airbus, a Boeing y a Lockheed Martin», explican a ABC. RFI es el acrónimo de «request for information» o solicitud de información para poder comparar en una fase inicial del concurso las tres ofertas de los tres modelos de avión.


Este nuevo pedido de aviones Eurofighter permitiría seguir funcionando a la base de Getafe, que el próximo año prevé haber entregado ya todas las unidades al Ejército del Aire. La construcción del caza Eurofighter es compartida por tres empresas y cuatro países: Airbus Defence&Space (Alemania y España), BAE Systems (Reino Unido) y Leonardo (Italia). Cada país ensambla el avión de combate destinado a su fuerza aérea y al país para el que haya conseguido el contrato de exportación (en esto compiten unos contra otros), aunque las piezas procedan de los países constructores por separado.

La planta española de Airbus DS de Getafe (Madrid) se encarga de producir las alas derechas de todos los Eurofighter, los «leading-edge slat» (dispositivo hipersustentador de borde de ataque) de ambas alas y el ensamblaje de todos los aviones del Ejército del Aire.
¿Y Torrejón y Zaragoza? La opción del Eurofighter de la «Tranche 3», el nuevo F-18 de Boeing o el F-35 de Lockheed Martin sólo serviría para relevar a los F-18 desplegados en Canarias. ¿Y el resto? Para los de la base madrileña de Torrejón y la de Zaragoza, el Ministerio de Defensa es partidario de esperar al nuevo proyecto de avión de combate que impulsan los Gobiernos de Alemania y Francia, el «FCAS» («Future Combat Air System»).


Este proyecto contaría con la participación de las empresas Airbus D&S y la francesa Dassault (fabricante de los cazas Rafale), aunque todavía no hay nada formalizado de modo oficial. «España se sumaría desde el primer momento en caso de que se consolide tal posibilidad», explican las mismas fuentes de Defensa. Este sistema de avión de combate del futuro, que ha recibido el visto bueno de Angela Merkel y Emmanuel Macron, compaginaría la acción de aviones de combate con la de drones. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+     

Científicos españoles desarrollan materiales reforzados con grafeno para aplicaciones de protección balística.


Investigadores españoles han desarrollado un material nanocompuesto (nanocomposite) reforzado con grafeno que ha mejorado sensiblemente las propiedades mecánicas del material compuesto original. Pruebas realizadas con impacto de municiones militares han mostrado mejoras significativas de los compuestos reforzados con grafeno en lo que se refiere a protección balística. Se trata del primer estudio macroscópico del que se tenga constancia en esta línea de investigación y constituye un avance significativo en las tecnologías de protección personal (chalecos y placas antibalas), que podrían permitir la sustitución de los sistemas actuales por otros que proporcionen una mejor protección, siendo éstos más ligeros y confortables. 

Estas características podrían incrementar la seguridad y la protección de las unidades de las Fuerzas Armadas Españolas y por tanto, sus capacidades operativas. El grupo de expertos, formado por científicos de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), ha fabricado una serie de laminados con matrices de resinas reforzadas con fibras y dopadas con grafeno, con el objetivo de estudiar sus propiedades mecánicas más significativas para su potencial aplicación dentro del sector de la defensa. En términos de propiedades con aplicación estructural (tensión de rotura, módulo de Young, delaminación, resistencia en impacto Charpy, etc.), el nanocomposite desarrollado en este trabajo es más resistente que el laminado sin modificar, gracias a la capacidad del refuerzo de grafeno para mejorar la interacción entre la matriz y las fibras a escala nanométrica. 

Los ensayos para la caracterización de las propiedades balísticas (límite balístico, absorción y disipación de la energía, capacidad multi-impacto, etc.) han sido efectuados en colaboración con el Tercio de Levante del Cuerpo de Infantería de Marina en sus instalaciones de la Estación Naval de la Algameca (Cartagena). Las pruebas se llevaron a cabo según estándares OTAN con munición militar 7,62x51 mm FMJ disparada mediante un fusil de precisión Accuracy International AW. El nanocomposite desarrollado ha demostrado poseer un límite balístico que mejora significativamente el del laminado original, presentando también una mejor capacidad para disipar la energía del impacto y sin aumentar su densidad de manera apreciable. Los resultados obtenidos se han presentado en la prestigiosa conferencia científica Graphene Week 2017, celebrada en Atenas el pasado mes de septiembre y se mostrarán a especialistas nacionales en el V Congreso Nacional de I+D en Defensa y Seguridad (DESEi+d 2017), que tendrá lugar el próximo mes de noviembre en la Academia de Infantería del Ejército de Tierra ubicada en Toledo. 

El proyecto, de dos años de duración, denominado “Aplicaciones del grafeno en equipos personales para defensa (AGEPAD)”, fue seleccionado en la pasada edición del programa COINCIDENTE (Cooperación en Investigación Científica y Desarrollo de Tecnologías Estratégicas) convocado por la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa. Diversas compañías y organizaciones internacionales del sector, como por ejemplo la Agencia Europea de Defensa han manifestado su interés por estas nuevas tecnologías. 


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+