martes, 11 de septiembre de 2018

Sánchez aprueba inversiones en Defensa por 4.232 millones en sus cien días de Gobierno.

Sánchez aprueba inversiones en Defensa por 4.232 millones en sus cien días de Gobierno

El Gobierno aprobó el pasado viernes la modernización de los 17 helicópteros de transporte militar Chinook del Ejército de Tierra. Se trata de un contrato valorado en 1.060 millones de euros. Los trabajos se desarrollarán en la fábrica de la aeronáutica Boeing en Filadelfia (EE.UU.). La medida, aprobada en el Consejo de Ministros, no tuvo la publicidad ni el comentario posterior de la ministra portavoz, Isabel Celaá. Sí constaba su explicación dentro del texto de la referencia que cuelga en su página web La Moncloa los viernes por la tarde, aunque sin especificar la cuantía del contrato en lo referente a los helicópteros Chinook.
 
Con este último gran acuerdo, el Consejo de Ministros presidido por Pedro Sánchez ha dado luz verde a seis grandes contratos de inversión en Defensa en sus primeros cien días de Gobierno. Estas inversiones comprometen 4.232 millones de euros para futuras anualidades. El 20 de julio se aprobó la modernización del misil de crucero Taurus por 30 millones de euros (2018, 2019 y 2020). El 27 de julio se dio luz verde a subir el techo de gasto para construir los cuatro submarinos S-80 con otros 1.706 millones y también se aprobaron gastos de 1.397 millones, entre 2023 y 2037, para el uso de dos nuevos satélites de comunicación militar (Spainsat y Xtar-Eur). El 3 de agosto se rubricó un contrato por 21,6 millones para el sostenimiento de los aviones del Ejército del Aire. El 31 de agosto, la adquisición de un nuevo helicóptero de salvamento y rescate Súper Puma As332 por 18 millones.


Ahora con la esperada inversión en los helicópteros Chinook se autoriza la transformación de estos aparatos de la actual versión “D” a la “F”. “Esta nueva actuación supone dotar a las actuales aeronaves de una nueva configuración, y conlleva la adquisición, renovación y modernización de los medios CIS [sistemas de información y comunicaciones], los equipos de apoyo en tierra, de planeamiento de misión y el sistema de simulación asociado al sistema, además de formación de pilotos y mecánicos y la documentación técnica”, explica la referencia del Consejo de Ministros. La modernización de los helicópteros Chinook no fue la única medida que acometió el Gobierno el pasado viernes y que afecta a la cartera de la ministra Margarita Robles. 


El Consejo de Ministros también “aprobó la modificación de los límites para adquirir compromisos de gasto en el Ministerio de Defensa, para atender programas especiales de modernización de las Fuerzas Armadas”. De este modo, se da continuidad a la planificación organizada por el anterior Ministerio liderado por María Dolores de Cospedal. Estos compromisos de inversión a los que se dio luz verde afectan a los Presupuestos “que van desde el año 2019 al 2031”. La nueva reprogramación afectará a sistemas de armas ya iniciados como los buques de acción marítima BAM, la adquisición de nuevos helicópteros de trasnporte NH-90, aviones apagafuegos, y los programas tecnológicos del vehículo 8×8 (esencial para el futuro de las nuevas brigadas del Ejército de Tierra). Además, se menciona la fragata F-100, un programa de la Armada Española ya terminado. Salvo error en esta última partida, no se deja constancia de la nueva fragata F-110, esperada asimismo por los astilleros estatales de Navantia.


“Con este acuerdo se modifican los límites establecidos en el Consejo de Ministros del 27 de julio de 2018, donde se reprogramó el mencionado submarino S-80”, informa la citada referencia. Por último, el pasado viernes también se detalla la reprogramación del programa del helicóptero NH-90 del Ejército del Aire, que propone la tramitación de un nuevo programa especial NH-90, lo que se traduce en la adquisición de nuevas unidades “con el fin de garantizar sus capacidades potenciales de misiones a realizar y su grado de operatividad”.
Este nuevo lote de helicópteros NH-90 construidos por Airbus en Albacete también formaba parte de los planes del anterior Ejecutivo. Según fuentes consultadas por ABC, supondría la adquisición de entre 20 y 25 nuevos helicópteros.


En vísperas de la Cumbre de la OTAN de Bruselas, el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, aseguró que el Gobierno daría “luz verde” a la inversión de 5.000 millones en el denominado nuevo ciclo inversor de la Defensa. Por su parte, el presidente Sánchez adquirió el compromiso ante los aliados de la OTAN –y el presidente de EE.UU., Donald Trump- de aumentar la inversión en Defensa del 0,9 por ciento del PIB al 2 por ciento. Es una subida gradual hasta 2024. Pese a la aprobación de estos seis grandes acuerdos, aún resta que el Gobierno apruebe el programa de las fragatas F-110 (estimado en 4.000 millones), la construcción de los vehículos 8×8 (más allá del programa tecnológico aprobado) o la adquisición de nuevos aviones de combate que sustituyan a los F-18 del Ejército del Aire y los Harrier de la Armada Española, aunque estas dos últimas decisiones podrían esperar un lustro.


CONTRATOS APROBADOS POR EL EJECUTIVO DE SÁNCHEZ EN CONSEJO DE MINISTROS
– 7 de septiembre: modernización de los 17 helicópteros Chinook por 1.060 millones de euros. Además se reprograman nuevas adquisiciones como helicópteros NH-90 adicionales.
– 31 de agosto: adquisición de un helicópteros de salvamento y rescate Súper Puma por 18 millones.
– 3 de agosto: mantenimiento de aviones por 21,6 millones.
– 27 de julio: se eleva el techo de gasto del submarino S-80 en otros 1.706 millones.
– 27 de julio: pagos al operador Hisdesat para el uso de dos nuevos satélites de comunicaciones militares entre 2023 y 2037 por 1.397 millones.
– 20 de julio: modernización del misil de crucero Taurus por 30 millones. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                    

Inquietud de Navantia porque el Gobierno no ha firmado la construcción de la fragata F-110.


El Gobierno aún no ha firmado la Orden de Ejecución de las fragatas F-110 para la Armada española. Una orden que en un primer momento se esperaba para el año 2017 y que fue poco a poco retrasándose hasta que el ejecutivo de Mariano Rajoy la prometió para el primer semestre de 2018. Sin embargo, llegó el mes de junio y la orden aún no había sido firmada, pese a que había un compromiso explicito del Ministerio de Defensa con la Armada y con Navantia, el fabricante de los buques. 

La moción generó nervios 
La salida del PP del gobierno, a través de la moción de censura, y la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa generaron dudas en la marina española y en la compañía naval. Sobre todo, porque la ratificación de los Presupuestos Generales del Estado estaba en el aire. Los PGE elaborados por el PP antes de la moción ya incluían los 251,9 millones de euros destinados a iniciar la fase de construcción de las cinco F-110. 

Fondos que serían aportados por el Ministerio de Industria, como ocurre con los grandes proyectos de Defensa. El pasado mes de agosto, la presidenta de Navantia Susana Sarriá admitió durante una visita a los astilleros de Ferrol que la orden de construcción se firmaría antes de finales de año. Sin embargo, de puertas para adentro, fuentes internas de la compañía admiten que existe “cierto nerviosismo” ante un posible cambio de parecer del Gobierno de Pedro Sánchez al respecto. 

La firma no llega  
Ya en julio, durante una reunión en Madrid entre Pedro Sánchez y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, el gobierno aseguró que firmaría la ejecución de las F-110 antes de finalizar el año. Lo que preocupa en la compañía es que “todo listo y a falta de la firma solamente”, esta no llegue. Recuerdan las fuentes consultadas que este año se ha finalizado la Etapa de Preparación de la Ejecución, tras aprobar la SDR (Revisión de la Especificación de Diseño del Sistema) en noviembre del año pasado. 

Un retraso generaría sobrecostes 
El plan inicial marcado entre Defensa, Armada y Navantia establecía que, para cumplir los plazos lo más ajustados posibles a los diez años necesarios para la consecución del proyecto, el final de la fase de definición y el inicio de la fase de ejecución deberían estar “sincronizados”. “No hace falta recordar que el programa va con cierto retraso ya, y en este punto es únicamente una cuestión de voluntad política. 

El dinero ya está aprobado y Estados Unidos ya ha aceptado la venta de los cinco sistemas de combate” asumen estas voces. “La prisas no son sólo de Navantia, el propio ministerio reconoce textualmente que cualquier retraso en el arranque del programa supondría un sobrecoste así como una infrautilización de medios”. Una frase que, efectivamente, figura en el documento de definición del programa elaborado el pasado mes de junio por Defensa. 


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                    

Una teoría sobre el Global Hawk de EE.UU. que cayó en el golfo de Cádiz.

Una teoría sobre el Global Hawk de EE.UU. que cayó en el golfo de Cádiz

Una fuente del Ministerio de Defensa español reconoció ayer que «sí habían tenido conocimiento» de que el avión no tripulado RQ-4 Global Hawk de EE.UU. se había estrellado frente a las costas de Cádiz el pasado 26 de junio. Sin embargo, extraña que no hubiese información al respecto ante un tema tan sensible que pudiera generar una innecesaria polémica posterior. Porque aquí el problema no es que el avión no tripulado cayese, sino que no se haya informado con anterioridad. Otra fuente militar, conocedora del tráfico aéreo de drones en zonas cercanas a España, explica que tanto Defensa (con la defensa del espacio aéreo) o Fomento (de todo el tráfico aéreo y su control) deberían tener constancia del siniestro que motivó la pérdida y posterior operación de rescate para trasladar el aparato a la base de Rota (Cádiz), donde hay presencia estadounidense. 

«Pudo haber una pérdida de señal de comunicación. Ante eso, el procedimiento normal hubiese sido volver a la base de Sigonella (Italia), pero si falló algo del sistema que afectase a la starter-generador, se quedaría sin energía eléctrica. El dron muere cuando se acaba la batería, y vuela hasta que se acaba el combustible». La misma fuente sugiere que el avión cisterna que despegó desde la base de Zaragoza lo hizo con el objetivo de derribarlo metiéndose en la estela del Global Hawk, un avión no tripulado valorado en 123 millones de dólares. Por ello eligieron el polígono del Arenosillo para su derribo -algunas fuentes apuntan a este lugar exacto destinado a pruebas de tiro o vuelos de UAV del Ejército español-, libre de navegación marítima y aérea y relativamente cerca de Rota, y también próximo a la provincia de Huelva. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook