jueves, 12 de diciembre de 2019

Navantia, a punto de ensamblar el casco del primer submarino S-81.

Navantia, a punto de ensamblar el casco del primer submarino S-81

El casco del primer submarino de la serie S-81 «Isaac Peral» estará ensamblado completamente la próxima semana, según informan fuentes conocedoras del proyecto de la Armada Española. Su botadura está prevista para 2020, una vez que se superaron hace ya dos años los problemas de su fase de diseño relacionados con el peso. «La fecha de entrega del primer submarino se ha programado para septiembre de 2022, y las tres unidades restantes lo harán, sucesivamente, hasta 2027», informan. Se trata de un proyecto que ha supuesto un gran desafío para Navantia y el resto de la industria española. «Una vez que la clase S-80 entre en servicio, tendremos uno de los submarinos convencionales más avanzados del mundo, que proporcionará a la Armada Española las nuevas capacidades que ahora carecen. 



En cuanto a la proyección del poder naval en tierra, el S-80 contribuirá decisivamente a la tarea de «golpe profundo» de la Fuerza Naval con misiles de ataque terrestre que aseguran el elemento disuasorio de la fuerza, incluso si no se ha controlado completamente el aire y el mar. En relación con la Guerra Naval Especial, la capacidad de proyección de los grupos de Operaciones Especiales también mejorará significativamente con la nueva clase S-80. Con respecto a la protección de una fuerza naval, los submarinos contribuirán a lograr el control marítimo del teatro de operaciones, facilitando la llegada de una Fuerza Naval al área. También ayudarán a la defensa ASUW (siglas en inglés de anti-surface warfare, guerra antisuperficie o contra buques de superficie) con sus capacidades de misiles y torpedos, y la ASW (Anti-submarine warfare, antisubmarina) a través de sus sistemas de detección y armas. 


Del mismo modo, este submarino tendrá la capacidad de llevar a cabo operaciones CSAR (Combat Search and Rescue) y evacuación discreta de personal, así como realizar misiones de colocación de minas ofensivas encubiertas. Todas esas capacidades se mejorarán gracias al nuevo sistema de propulsión independiente del aire (AIP) que permitirá que el S-80 permanezca sumergido en aguas profundas durante unos 15 días, dependiendo del uso táctico realizado por el oficial al mando. Hay que recordar que este proyecto tenía un techo de gasto inicial de 2.135 millones de euros, que finalmente se elevó en otros 1.706 millones (27 de julio de 2018), situándose el total en 3.841 millones.

Fuente: https://abcblogs.abc.es/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook

Thales dotará de capacidades de guerra antisubmarina a las fragatas F-110.

Los dos sonares que irán incorporados en las futuras fragatas F-110: el Blue Master, en proa; y el Captas 4 Compact, en popa

Las futuras fragatas F-110 de la Armada Española estarán equipadas con dos sonares de última generación de Thales (Captas 4 Compact y el Blue Master) que proporcionarán capacidad de guerra antisubmarina a los cinco buques. Además, la compañía tecnológica aportará a las F-110 el sistema acústico digital BlueScan, que permite procesa altos niveles de datos del sonar desde diferente tipos de plataformas. 

El contrato es por un importe «superior a 160 millones de euros»,según fuentes conocedoras del acuerdo. Estas capacidades de Thales se integrarán en las cinco fragatas a través del sistema de combate «Navantia Scomba F-110» y «permitirán el servicio para llevar a cabo misiones de vigilancia marítima, búsqueda y protección en cualquier teatro de operaciones». 

ENTREGA DE LAS FRAGATAS ENTRE 2026 y 2030
Hay que recordar que la construcción de las fragatas F-110 es el proyecto estrella de Navantia y la Armada Española para la próxima década. El 29 de abril el Gobierno dio luz verde al contrato valorado en 4.300 millones de euros en su totalidad. Se espera que su construcción comience en 2020 en los astilleros de Ferrol (La Coruña). «Las fragatas se entregarán gradualmente entre 2026 y 2030. Una vez entregadas, cada barco requerirá un año de pruebas de resistencia y pruebas en el mar», informan fuentes de la Armada Española. Con la equipación de los dos citados sónares y el sistema acústico digital de Thales, la Armada Española se sumará a las marinas de Reino Unido, Francia, Italia, Noruega y Australia, que también tienen esta capacidad de guerra antisubmarina (ASW, en sus siglas en inglés). 

Firma del acuerdo entre Gonzalo Mateo-Guerrero (izq.), director de Operaciones y Negocios de Navantia, y Alexis Morel, vicepresidente de sistemas submarinos de Thales

«Acogemos con entusiasmo la decisión de España tras dos años de conversaciones. Dada la complejidad del entorno submarino y el nivel de sofisticación del enemigo, las técnicas de digitalización y fusión de datos son la única forma efectiva de contrarrestar las amenazas submarinas en el siglo XXI», declaró Alexis Morel, vicepresidente de Sistemas Submarinos de Thales. El ejecutivo de la multinacional tecnológica francesa precisó que es una oportunidad para fortalecer la cooperación entre Thales y Navantia, además «la industria local desempeñará un papel importante en la producción, integración y mantenimiento de los sistemas junto con la Armada Española».

Fuente: https://abcblogs.abc.es/

Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales!  

Ya puedes seguir las páginas oficiales de Poderío Militar tanto en Twitter y Facebook