Páginas vistas en total

lunes, 16 de enero de 2017

España da el relevo al Reino Unido al frente de la 'punta de lanza' de la OTAN.

Relevo entre los generales Cebrián y Elviss

España ha cedido el mando de la Fuerza de Respuesta de Muy Alta Disponibilidad (VJTF, en sus siglas en inglés) de la Alianza al Reino Unido en un acto celebrado en Gloucester, en la sede del Cuartel General Británico (ARRC) de la OTAN, el 11 de enero. Con ello se pone fin al liderazgo español de la que ha sido la primera “punta de lanza”, en la que el Ejército de Tierra ha aportado el grueso de la Fuerza —sobre la base de la Brigada “Galicia” VI—, así como un elemento de apoyo avanzado de la Fuerza Logística Operativa. Además, el Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad (NRDC) de Bétera (Valencia) ha estado al frente de su Mando Componente Terrestre.

El relevo se llevó a cabo entre el jefe del NRDC español, teniente general Varela Salas, y su homólogo del ARRC, teniente general Radford; y del jefe de la “Galicia”, general Cebrián, con el jefe de la 20 Brigada Acorazada británica, general Elviss. Esta unidad británica es la que aporta el mayor número de efectivos terrestres a la VJTF, que incluye dentro de su estructura para 2017 un Grupo Táctico reforzado de 800 efectivos procedente de la Brigada de la Legión. Por su parte, la Brigada “Galicia” continuará durante este año como reserva de la VJTF, lo que supone que su tiempo de reacción, en caso de tener que ser desplegada, pasa de 5 a 30 días. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Aviones Eurofighter españoles participarán por primera vez en el ejercicio “Red Flag”.


En un desayuno informativo con medios especializados en asuntos de Defensa, el Jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA) ha confirmado la presencia de 8 aviones de combate Eurofighter españoles en las maniobras “Red Flag” a celebrar en Nellis (Nevada) desde el 27 de Febrero al 10 de Marzo. 
“Red Flag” es un avanzado y exigente ejercicio de entrenamiento de combates aéreos con el objetivo de capacitar a los pilotos para situaciones reales de combate. Esto conlleva el uso del hardware “enemigo” y munición real para los ejercicios de bombardeo que permite a los pilotos operar con un entrenamiento próximo a la situación real. Esta será la primera vez que el caza más avanzado con el que cuenta el Ejército del Aire participe en unas maniobras multinacionales con la presencia de otros países aliados ya que en ediciones anteriores en las que España ha sido invitada (2007,2008, 2016) siempre han participado aviones F-18 de las Alas 12 y 15. Los aviones que se desplegarán durante el mes de febrero pertenecen a las Alas 11 de Morón y 14 de Albacete ya que son las dos únicas Bases que cuentan con este moderno caza. 

Para dar el gran salto de cruzar el Atlántico, los cazas españoles serán reabastecidos en vuelo por un Boeing KC-767A de la Aeronáutica Militar Italiana al carecer España de este tipo de aviones. Desplazar estos aviones a 5.000 millas náuticas de distancia, requiere un gran esfuerzo de medios y una proyección de personal y material que ayudará a preparar la llegada del grueso de la Agrupación Aérea Expedicionaria. Este equipo coordinará próximamente diversos aspectos operativos y logísticos en la Base Aérea de Nellis. El número de aviones que tomarán parte en estas maniobras además de los de España y Holanda, será de 70 a 80 en su mayoría de la US Air Force. Como novedad para los Eurofighter españoles, será la realización de diversos ejercicios con fuego real de ataque aire-tierra y aire-aire ya que hasta el pasado año no han estado equipados con autoiluminación láser para atacar objetivos y el guiado por señal GPS. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

El contrato de las corbetas para Navantia en Arabia Saudí más cerca.

El contrato de las corbetas para Navantia en Arabia Saudí más cerca
Durante su viaje a Arabia Saudí Felipe VI ha mantenido hoy un desayuno de trabajo en Riad con una treintena de directivos de empresas españolas que tienen interés en hacerse con proyectos en Arabia Saudí en sectores como las infraestructuras ferroviarias, la construcción, la ingeniería o el tratamiento de aguas. El encuentro ha tenido lugar en el Palacio del Rey Saud, la residencia donde se ha alojado don Felipe durante su visita oficial a Arabia Saudí, antes del foro con compañías españolas y saudíes con el que se va a cerrar el viaje. Al desayuno también han asistido el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna; la secretaria de Estado de Comercio, María Luisa Poncela; el de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, y el de Defensa, Agustín Conde.Entre los empresarios, algunos han viajado desde España con motivo de la visita del Rey y otros son representantes en Arabia Saudí de compañías que tienen proyectos en marcha en la primera potencia económica del Golfo Pérsico.

Uno de los invitados al evento ha sido el presidente de la empresa pública Navantia, José Manuel Revuelta, que está a punto de cerrar un acuerdo para vender cinco corbetas al Ejército saudí a cambio de unos 2.000 millones de euros que permitiría mantener la actividad a medio plazo en los astilleros de Cádiz y Ferrol (A Coruña).La operación está pendiente solo de la ratificación del Gobierno saudí, aunque aún no se ha concretado si podría cerrarse durante la visita del Rey. La reunión también contó con una destacada delegación del sector ferroviario, encabezada por el presidente del consorcio español que trabaja en las obras del AVE entre La Meca y Medina, Jorge Segrelles.

Junto a él, el presidente de Renfe, Juan Alfaro, y el de CAF, Andrés Arizkorreta, además de un directivo de Talgo.Por parte de las constructoras, participaron el consejero delegado de OHL, Tomás García Madrid; el vicepresidente de Acciona, Juan Ignacio Entrecanales, y directivos de FCC Internacional y Sacyr Construcción.En la reunión con Felipe VI hubo además responsables de Indra; Typsa; Elecnor; ACS Industrial; Idom; Sener; Imeco; Mondragon Wintec; MCI; Arpa; TSK; Aqualia y Middle East.Al grupo se unieron el vicepresidente de la CEOE, Joaquim Gay de Montellà, y el director de Relaciones Internacionales de la patronal, Narciso Casado, así como el consejero delegado del ICEX, Francisco Javier Garzón, y el director de relaciones internacionales de la Cámara de Comercio de España, Alfredo Bonet.Tras el desayuno, el Rey y la delegación de empresarios van a asistir a un foro económico con directivos saudíes para tratar de identificar proyectos de los que se puedan beneficiar las compañías españolas.

Arabia Saudí puso en marcha el pasado año la estrategia Visión 2030, con la que pretende diversificar su economía y fomentar la inversión extranjera para reducir su dependencia del petróleo.El seminario empresarial será el colofón a la visita de don Felipe al país árabe, si bien antes se va a trasladar al Centro Rey Abdalá de Energía Atómica y Renovable, donde habrá una presentación de los programas locales en el sector de las energías limpias abiertos a la inversión extranjera.El jefe del Estado se reunió ayer, domingo, con el rey Salman bin Abdelaziz, quien le condecoró con la máxima distinción reservada a mandatarios extranjeros.Se vio igualmente con los ministros de Comercio y de Finanzas para reforzar el mensaje de que las compañías españolas quieren seguir participando de grandes proyectos tras las adjudicaciones del AVE del desierto y el metro de Riad.El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, igualmente formaba parte del grupo que acompañaba a Felipe VI a Riad, pero ayer emprendió rumbo a Bruselas para asistir a un reunión con sus colegas europeos. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.onemagazine.es/
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

viernes, 13 de enero de 2017

El Batallón de Policía Militar, una pieza clave en el despliegue español en Irak.


Los componentes del equipo, que se completa con dos perros expertos en detección de explosivos, velan por la seguridad de las instalaciones en la que viven y trabajan los soldados españoles. Desde principios del pasado mes de octubre 5 policías del Batallón de Policía Militar nº1, con sede en Bétera (Valencia), forman parte de la fuerza española que tiene por misión principal adiestrar a los soldados y agentes del orden de este país que llegan al campo de maniobras de Besmayah, centro de referencia en la instrucción de militares iraquíes  que se encuentra a unos 50 kilómetros al sur de Bagdad.

Tras un año de presencia de tropas españolas en Irak, el Mando de Operaciones detectó la necesidad de proveer a la Base “Gran Capitán” de personal especializado en control de accesos, mejora que propició los primeros estudios y, finalmente, el despliegue de un pelotón de policías militares -cuyo desempeño esencial está orientado a ese tipo de controles- pero cuyas misiones abarcan un espectro mucho más amplio y que va desde el acompañamiento de visitas VIP hasta la realización de patrullas de orden pasando por los controles de trabajadores en el interior de la base, pruebas de alcoholemia, observancia del plan de circulación, fiscalización de la paquetería, control de objetos perdidos, investigación sobre accidentes de tráfico, sustracciones, sustancias prohibidas o desplazamientos a puntos de control iraquíes para el registro de vehículos, si fuese preciso. 

 La presente rotación, que comenzó siendo de cinco miembros pero que se completó a finales del mes de noviembre con los perros Vili y Cira y su correspondiente guía, concluirá su mandato dentro de pocas semanas, fechas en las que será relevada por otro equipo de la misma unidad que permanecerá en zona de operaciones hasta la transferencia de autoridad del BPC V, con lo cual ambas rotaciones habrán cumplido 4 meses cada una, de manera que el equipo que comience su misión con el BCP VI podrá extender su trabajo durante los 6 que dure la estancia de los siguientes instructores españoles en Irak. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

miércoles, 11 de enero de 2017

Programa SEA 5000: La Armadas de Italia y España despliegan fragatas F-100 y FREMM a Australia para promocionarlas.

En una interesante muestra de apoyo a Navantia y Fincantieri, las Armadas de España e Italia, respectivamente, han desplegado dos de sus fragatas misileras, la F-105 Cristobal Colon y la F-593 ITS Carabinieri han zarpado hacia aguas del sudeste asiático y Australia con la finalidad de realizar operaciones navales y para mostrar el moderno diseño de ambos navíos a la Armada de Australia, entidad que evalúa la compra de nuevas fragatas en el marco del programa SEA 5000.  
La Armada de Australia administra el programa SEA 5000 con la finalidad de adquirir un lote de nuevas fragatas misileras y para tal fin ha preselccionado en la corta lista de porveedores a tres fabricantes internacionales de reconocido prestigio: BAE Systems con su fragata Tipo 26 (conocida también como Buque de Combate Global) que es un producto en desarrollo, sin ningún producto navegando aún; Fincantieri con su variante de las fragatas multimisión FREMM y Navantia con sus fragatas F-100, una variante de la cual ya ha sido adquirida por la Armada australiana a través del programa Destructor de Defensa Anti Aérea (Clase Hobart).

El gobierno australiano espera autorizar el programa SEA 5000 en 2018 para que con un contratista ya seleccionado inicie en 2020 la fase de diseño en detalle y pasar a la construcción de la primera fragata hacia finales de 2021 o inicios de 2022, en astilleros del país continente, con significativa participación de la base industrial australiana. Se busca un producto que fortalezca las capacidades de guerra anti-submarina, no un mero reemplazo de las fragatas de la Clase Anzac, cuyo programa de modernización – dicho sea de paso – está programado para conclusión hacia finales de año y que servirá de referencia para el diseño en detalle. Las nuevas fragatas deberán complementar a los destructores de la clase Hobart. (Jesús.R.G.)
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

La fragata Cristóbal Colón zarpa hoy hacia su gran misión industrial en Australia.



Las relaciones entre la Armada Española y la Marina Real Australiana vivirán este año un nuevo capítulo con el despliegue de la fragata Cristóbal Colón (F-105) durante cuatro meses en las antípodas, de febrero a junio. Una de las misiones de esta fragata española, que zarpa hoy de su base en Ferrol (La Coruña), será apoyar la carencia temporal que sufre la marina australiana en su capacidad de escolta en la mar, además de aumentar la interoperabilidad entre ambas armadas y, de paso, incrementar el adiestramiento de la dotación del buque español.

Con estos objetivos la fragata Cristóbal Colón participará en las maniobras navales «Ocean Explorer», «Sea Explorer» y «Sea Raider» que tendrán lugar a los largo de las costas este y oeste de Australia. Hay que recordar que este no es el primer despliegue de una unidad de la Armada Española en Australia: en 2013, el buque de aprovisionamiento Cantabria se desplegó allí durante nueve meses. En esta nueva misión austral, la fragata española -construida por los astilleros de Navantia y en servicio desde octubre de 2012- se integrará en una fuerza de buques australianos y a bordo recibirá marinos australianos con el objetivo de que éstos reciban adiestramiento por parte de sus homólogos españoles. «Todo ello sin que suponga un coste adicional ni una merma de las propias capacidades operativas de nuestra Armada», aclaran fuentes de la propia Armada Española.

F-105, “MÁS ESPAÑOLIZADA”
Pero más allá de estos ejercicios conjuntos, desde la «Royal Australian Navy» y el Ministerio de Defensa de Australia existe un gran interés en conocer los detalles de operatividad de la fragata F-105 española.

Esta es la otra gran misión industrial de la Cristóbal Colón, última fragata de la clase F-100 «Álvaro de Bazán» y que, a diferencia de las anteriores, cuenta con un sistema de combate «más españolizado» a partir del estadounidense Aegis de la compañía Lockheed Martin. En esta españolización del sistema de combate Aegis participaron empresas como la propia Navantia, Sistemas Faba, Indra Sistemas (radares, o comunicaciones), Tecnobit (vigilancia optrónica o de datos) o Sainsel (cartas marítimas digitales). «Este despliegue es una muestra más del apoyo de la Armada a la industria de defensa nacional. El despliegue de la fragata Cristóbal Colón durante 120 días podrá mejorar la posición de Navantia de cara a los programas en que nuestra empresa nacional participa en Australia», subrayan las mismas fuentes militares.

OTRO CONTRATO FIRMADO: DOS BUQUES LOGÍSTICOS
Desde Navantia esto último lo saben bien y destacan la importancia de este tipo de misiones para que el cliente potencial compruebe de primera mano el «producto».  Sin ir más lejos, el despliegue del buque Cantabria en Australia hace cuatro años propició que Navantia fuera designado el pasado mes de mayo como el astillero constructor de dos buques logísticos. Todo ello frente a un duro competidor como fue el astillero surcoreano Daewoo. Estos dos buques logísticos se construirán en la factoría de Ferrol y se entregarán en 2019 y 2020.

Ahora, además de apoyar el adiestramiento australiano de las dotaciones de los tres nuevos destructores de la clase «Hobart» diseñados por Navantia (también denominados «Air Warfare Destroyer») y que comenzarán a ser entregadas en agosto de 2017, Navantia también espera que la presencia de la fragata Cristóbal Colón en Australia pueda aumentar las posibilidades del astillero estatal para hacerse con el mayor contrato de su historia: la construcción de ocho fragatas, como reemplazo de las actuales ANZAC. Este proyecto denominado SEA 5000, en el que Navantia ya es uno de los tres candidatos últimos junto a la empresa italiana Fincantieri y la británica BAE, «tiene grandísimas implicaciones, por el volumen, relevancia y consolidación de Navantia internacionalmente. Será un proceso muy exigente que necesitará todo el apoyo institucional posible», explica Francisco Barón, director de Navantia Australia.

AQUEL CONTRATO DE 2007
Navantia ya trabaja en la fase de ingeniería y se espera que presente su oferta antes del próximo julio. En caso de resultar el astillero ganador, la firma del contrato se prevé para mediados de 2018. En principio, las ocho nuevas fragatas australianas se construirían en el astillero de Navantia en Adelaida, aunque también tendría su impacto industrial en las instalaciones españolas.

De hacerse con este contrato, Navantia rubricaría con la Marina Real Australiana una auténtica historia de éxito que comenzó a finales de 2007 cuando el Gobierno «aussie» adjudicó al astillero español la construcción de dos buques de desembarco anfibio similares al «Juan Carlos I» de la Armada Española y el programa de construcción de los tres destructores de la «clase Hobart». Todo ello para sorpresa de un sector que pudiera dar por hecho que un país como Australia preferiría a la industria estadounidense o británica para construir sus buques de guerra. Durante estos años, Navantia se ha hecho con otros contratos de construcción de doce lanchas de desembarco (fabricadas en San Fernando, Cádiz), los dos buques logísticos citados y otros tres de mantenimiento.

FILIAL DE NAVANTIA EN AUSTRALIA
Esta estrecha relación con Australia, uno de los países que ha impulsado la renovación de su flota en la última década, hizo que Navantia abriera su primera filial internacional en el país oceánico. En las instalaciones de Sidney, visitadas por ABC, se encuentran los ingenieros que desarrollan como labor principal la de mantenimiento. Navantia también cuenta con instalaciones en Adelaida o Canberra.

«Tenemos un producto probado que cumple los requisitos. Ya hemos desarrollado el proyecto de los tres destructores AWD y contamos con esa experiencia. Estamos arraigados en Australia con una presencia local importante y contamos con gran credibilidad respecto al cliente; además las relaciones entre las armadas de España y Australia son magníficas», expone el director de Navantia Australia cuando es preguntado por las posibilidades de que el astillero español se haga con el contrato de estas ocho fragatas australianas frente a italianos o británicos.

ESCALA IMPORTANTE EN ARABIA SAUDÍ
Durante su despliegue que comienza hoy la fragata Cristóbal Colón también llevará a cabo otras escalas que bien pudieran ser consideradas de «diplomacia de defensa industrial». Una de ellas de producirá los próximos 20 y 21 de enero en el puerto saudí de Yeda. Hay que recordar que Navantia se encuentra aún a la espera de certificar un contrato con el Gobierno de Arabia Saudí por el cual se construirían cinco corbetas y una base naval para la Armada de ese país del Golfo.

Además, en su tránsito de ida hacia Australia la F-105 visitará los puertos de Bombay (India) o Singapur, países que tienen interés en renovar parte de su flota de guerra. En su regreso estival, la fragata española atravesará el Pacífico, por lo que circunnavegará la Tierra. Así, realizará escalas en los puertos de Papeete (Polinesia francesa), Callao (Perú) y tras pasar el Canal de Panamá se dirigirá a Cartagena de Indias (Colombia). La duración de las escalas será de entre dos y tres días. Su regreso a la base de Ferrol se espera para la primera semana de agosto. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

martes, 10 de enero de 2017

España desbloquea la compra de drones Reaper con un precontrato de 53 millones de euros.


En noviembre de 2015 Estados Unidos publicó la ‘letter’ –un preacuerdo- por la que autorizaba a General Atomics Aeronautical Systems la venta de cuatro drones MQ-9 Reaper y dos estaciones de control a España. Defensa elegía así el sistema norteamericano por delante del Heron TP israerlí de IAI.  Sin embargo, el gobierno en funciones no avanzó en la negociación del contrato y éste quedó a expensas de que el próximo ministro de Defensa y el próximo gobierno electo tomaran una decisión al respecto, aunque el compromiso de compra ya estaba cerrado.

Y así ha ocurrido. El pasado 4 de enero, el Departamento de Defensa de Estados Unidos informaba de una ‘Undefinitized Contract Action’ entre España, el gobierno de EEUU y el fabricante. Se trata de una figura utilizada por el Pentágono para proceder al cobro de parte de una adquisición ya pactada, pero que no tiene aún unas condiciones finales estipuladas. Ni de coste ni de plazos. Es decir, en este caso España debe pagar 56 millones de dólares –unos 53 millones de euros- pero el importe total del contrato aún no está fijado. La cifra final podrá oscilar entre los 171 millones de euros autorizados por el Consejo de Ministros y los cerca de 250 millones que estiman fuentes del sector consultadas por ECD.
Esos 53 millones de euros, según las mismas voces, corresponden a las ‘anualidades’ establecidas para los años 2016 y 2017, años en los que España ya podría haber recibido su primer aparato. Sin embargo, la primera de las entregas se espera “como muy pronto” para mediados del año 2018. En 2020 llegaría la última de las unidades. En el anuncio se establece además una fecha, el 31 de enero de 2019, como previsión para completar los trabajos de construcción de los aparatos, que se realizarán en la factoría que General Atomics tiene Poway (California). Mientras, España deberá intensificar la formación de los futuros operadores de estos sistemas, que deberán completar su instrucción en la base de Holloman (Estados Unidos) con un curso de seis meses tanto para pilotos como operadores de sensores. De momento, y tal y como informó ECD , ningún grupo del Ejército del Aire ha tenido noticia de la convocatoria de cursos especiales para los futuros Reaper. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

El Consejo de Ministros aprueba la prórroga de las misiones en el exterior hasta finales de 2017.




El Consejo de Ministros ha aprobado un Acuerdo por el que se prorroga hasta el 31 de diciembre de 2017 la participación de Unidades y Observadores militares en operaciones fuera del territorio nacional. En este momento, las Fuerzas Armadas participan en las operaciones de la Unión Europea en los Balcanes (EUFOR ALTHEA); en el Cuerno de África (Operación EUNAVFOR Atalanta y Misiones "EUTM Somalia" y "EUCAP Nestor"); en Mali (EUTM Mali); en la República Centroafricana (EUMAM RCA) y en aguas del Mediterráneo Central Meridional (EUNAVFORMED "SOPHIA"). 

Además, España también participa en la Operación "Resolute Support-RS" en Afganistán, liderada por la Alianza Atlántica; en la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano (UNIFIL) y en la "Coalición Global contra DAESH" en Irak y países adyacentes. El objeto de este Acuerdo es mantener los efectivos desplegados en las mismas operaciones, de conformidad con las Resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, adaptando nuestra participación a la evolución de la situación y del entorno geoestratégico. 

Misiones
Por tanto, se prorroga la participación en las siguientes misiones fuera de territorio nacional, con los efectivos que se señalan a continuación: 
  • EUFOR/ALTHEA (Bosnia-Herzegovina): 5 
  • EUNAVFOR ATALANTA (Cuerno de África): 375. 
  • EUTM/Somalia (Somalia y Kenia): 38. 
  • EUTM/Malí (Malí): 110. Se prevé aumentar temporalmente a 140 efectivos cuando corresponda a España el mando de la misión, posiblemente en 2018. 
  • Operación Apoyo a Mali (A/M) (Senegal): 60. 
  • EUTM RCA (República Centroafricana): 25. 
  • Operación Apoyo a la República Centroafricana A/C (Gabón): 50. 
  • EUNAVFOR MED SOPHIA (Mediterráneo Central): 250. 
  • RESOLUTE SUPPORT (Afganistán): 30. 
  • UNIFIL (Líbano): 635. 
  • IRAK - Apoyo a Irak Coalición contra el DAESH: 300. 

Ampliación en Irak
Además, se autoriza la ampliación en la Coalición Global contra el DAESH, con 25 efectivos de la Guardia Civil dedicados a la formación e instrucción de la fuerza de policía de Irak y con 125 efectivos para seguridad, protección, apoyo logístico, sanitario y para el proyecto de formación de personal iraquí. 

OTAN

También figura la asignación, despliegue y certificación en la Fuerza de Respuesta Reforzada (eNRF) de la OTAN con unidades terrestres, aéreas y navales y en el área de responsabilidad del comandante supremo de la OTAN en Europa (SACEUR), de las unidades y personal de apoyo necesarios con un máximo de 350 efectivos. La participación en la defensa aérea de la OTAN, mediante las misiones de policía aérea en Estonia, será por un período de cuatro meses, con un contingente aproximado de 130 efectivos. 

Por su parte, en el Mediterráneo una fragata de la clase "Álvaro de Bazán" se desplegará durante dos bimestres y en Turquía una batería "PATRIOT" integrada en el sistema de defensa de la OTAN, con un máximo de 150 efectivos. La Operación OTAN de Seguridad Marítima en el Mediterráneo 'SEA GUARDIAN' aportará un patrullero en el Mediterráneo con un equipo de operaciones especiales, un submarino en el Mediterráneo, durante dos períodos de 45 días, y un avión de patrulla marítima que efectuará hasta cuatro salidas mensuales. 

Fuerza de Respuesta Rápida 
Este acuerdo también autoriza la preparación específica y certificación de la Fuerza de Respuesta Rápida de la Unión Europea "EU-BATTLE GROUP PACKAGE" como Nación Marco en la segunda rotación semestral de 2017, y prorroga el despliegue de un máximo de 50 observadores/monitores militares, oficiales militares de enlace y asesores militares, a solicitud del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, para contribuir a determinadas misiones de ayuda humanitaria, operaciones de paz y gestión de crisis que realicen aquellas organizaciones internacionales a las que España pertenece. 

Los gastos derivados de la participación española en estas operaciones se financiarán con cargo a la rúbrica presupuestaria "Participación de las FAS en Operaciones de Mantenimiento de la Paz". (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

lunes, 9 de enero de 2017

El ambicioso proyecto de Defensa del ‘Combatiente del Futuro’ está olvidado en un cajón.

Pruebas del ComFut.
Pruebas del ComFut

Fue, durante  una década, uno de los proyectos más mediáticos del Ministerio de Defensa. El Combatiente del Futuro, un programa para dotar a la infantería española de un traje y equipo con todo tipo de sensores y sistemas de combate, está olvidado en un cajón. Según los planes iniciales, los militares deberían estar usándolo ya este año.

Hace justo cinco años, el Boletín Oficial del Estado recogía la última referencia al ‘Programa EN9922’ ‘ComFut’ (Combatiente del Futuro). Se encargó a Cassidian –antigua EADS- la “evolución e integración de subsistemas” por 900.000 euros, en un contrato negociado y sin publicidad. Desde entonces, ni una sola noticia oficial al respecto.
El soldado del futuro
El proyecto, que arrancó a principios de este siglo, buscaba dotar a los soldados españoles de un traje y equipo futurista para mejorar las capacidades de combate, comunicación y autoprotección de la infantería. Cerca de una decena de empresas españolas y extranjeras se implicaron en el desarrollo de los nuevos equipos, entre ellas Indra, EADS, Amopack, GMV, Iturri y Fedur. Tras un largo proceso de I+D+i, en 2007 los fabricantes aportaron 12 sistemas individuales a la Academia de Infantería de Toledo para la realización de pruebas y la evaluación del prototipo.
Tal y como contó ECD, las pruebas terminaron en 2010. Defensa debía tomar una decisión sobre si seguir adelante con el programa o aparcarlo en espera de mejores tiempos económicos. Los recortes en materia de defensa en esos años dejaban poco margen de maniobra, teniendo en cuenta los aproximadamente 20.000 euros que costaría equipar a cada soldado.
Paralizado
Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes militares que trabajaron en dicho plan de desarrollo, el programa ha quedado “congelado” y sin previsión de ser recuperado a corto o medio plazo. Defensa lo ha guardado en un cajón, y tal y como explican estas voces, no hay voluntad en la DGAM de revitalizarlo.

Siguiendo el plan inicial trazado por el Ministerio durante la fase de definición del proyecto, en 2011 debería haberse producido un primer lote de 3.000 equipos. Estos servirían para realizar instrucción y pruebas conjuntas durante los años que durase la segunda fase de producción, prevista para 2015. En 2017, según este mismo plan, el ComFut debería estar ya plenamente integrado en la infantería española.
Cámaras en el rifle, trajes ‘invisibles’, lasers…
Es decir, según las previsiones iniciales, las tropas españolas desplegadas actualmente en Irak o Líbano deberían ir equipados con un sistema de comunicación inalámbrico que conectase al militar con un sus mandos, de forma que estos pudiesen ver su ubicación precisa y ver lo que ven sus ojos, o sensores que informen del estado de salud y estrés del combatiente, o un laser integrado que permite mejorar la puntería. O un traje ‘Ghost’, invisible a los visores térmicos del enemigo, gracias a la reducción de firma infrarroja. O la cámara instalada en el fusil G-36 para que el militar pudiese disparar sin apuntar directamente.
Fuentes militares consultadas aseguran que las pruebas del ComFut “fueron satisfactorias” en lo referente a alguno de los siete subsistemas que lo conformaban, especialmente los de puntería. Pero había “fallos de desarrollo que necesitaban más trabajo de maduración en los prototipos” y requerían más fondos, lo que suponía encarecer aún más el programa. Además, “quienes los probaron destacaron resultaban pesados y algo agobiantes a la hora del combate” indican estas voces, relacionadas con el desarrollo de los test. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook